Telecomunicaciones | Artículos | 01 NOV 2007

Redes de Nueva Generación: garantizar la competencia efectiva

Mª Carmen González.
La transición a redes de nueva generación en España es una tarea urgente y necesaria, dado que de ello depende el impulso definitivo de la competencia en el sector de las telecomunicaciones y la consolidación de la Sociedad de la Información en nuestro país. La regulación sobre esta materia afectará a todo el modelo del sector de las telecomunicaciones de banda ancha. Si bien el pasado 18 de mayo de 2007, la CMT planteó a los operadores y demás interesados una consulta pública sobre este tema, parece que el debate se está planteando sólo entre dos partes –operador dominante y regulador–, a tenor de las propuestas de uno y los posicionamientos del otro hechas públicas por ambos sobre este asunto.
Desde Astel consideramos que la regulación de la Nueva Generación de Redes es un asunto de vital trascendencia para el sector y el futuro del país y, por tanto, la participación de todos los actores ha de ser real y no ficticia, ni debe estar hipotecada desde su nacimiento. En este sentido, la regulación vigente sigue siendo necesaria, como garantía de los derechos de los competidores en el mercado. Si hubiera que establecer una profunda reforma, sería para reforzar su aplicación, a la que se ha venido resistiendo el operador dominante mediante continuos incumplimientos.
En las redes fijas, la fibra óptica es el medio de transmisión que mayor capacidad tiene en la actualidad. Una de las cuestiones clave es saber si la extensión de la red se hará de extremo a extremo (FTHH), o si, por el contrario, convivirá con la red de cobre en modelos mixtos (FTTC,FTTB) basados en tecnología VDSL2. Cuanto mayor despliegue de red de fibra óptica, mayor capacidad y mayor ancho de banda tendremos, pero la extensión de extremo a extremo exige una gran inversión.
En la nueva normativa los operadores deberían continuar teniendo libertad para comercializar su solución de acceso. Además, el despliegue de nuevas redes requiere una gran inversión que debe poder contar con los ingresos adicionales derivados de los nuevos servicios y provenientes tanto de los usuarios finales como de los prestadores de servicios y aplicaciones.
En Astel consideramos que el escenario más adecuado para la competencia, en el contexto de la evolución de la red del dominante, sería la estabilidad de las condiciones regulatorias y una adecuada configuración de servicios mayoristas (el actual acceso desagregado, el acceso al subbucle y el acceso a los DSLAM VDSL2 situados en los nodos), sin perjuicio del mantenimiento de las condiciones que permitan invertir en red propia.


Mª Carmen González Lloréns
Directora general de Astel
Asociación de Empresas Operadoras y de Servicios de Telecomunicaciones

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información