Telecomunicaciones | Noticias | 05 SEP 2013

Microsoft-Nokia: una operación necesaria

La adquisición del negocio de servicios y dispositivos de Nokia supone para Microsoft una apuesta necesaria si realmente quiere crecer en el futuro en el mercado de móviles. Para la compañía finlandesa la operación representa el fin de una era y el reconocimiento de su falta de recursos para competir con éxito contra Samsung y Apple. Nokia se concentrará ahora en redes móviles y servicios de mapas y localización.
Windows Phone 8
Windows Phone 8
Network World

"Con la movilidad  posicionada como la mayor plataforma de computación y de más rápido crecimiento del mundo,  vemos el paso dado por Microsoft tan audaz como totalmente necesario para la compañía”, afirma  Ben Wood, jefe de investigaciones de CCS Insight. En su opinión, el enfoque de Microsoft en el mercado de móviles, concentrado exclusivamente durante los últimos 15 años en los sistemas operativos –primero con Windows Mobile y más recientemente con Window Phone- ha dejado a los de Redmon con pocas alternativas dada su dependencia casi total de los dispositivos de Nokia desde la alianza alcanzada por ambas firmas en 2011 y la fuerza competitiva de los ecosistemas de Google y Apple.

 

De ser finalmente aprobado, el acuerdo debería ser positivo para las dos compañías. Pero no se debe subestimar el reto que supone integrar las dos organizaciones -advierte Wood-, especialmente en momentos en que Microsoft se encuentra inmersa en la mayor reestructuración que haya emprendida nunca. El mayor cambio para Microsoft es que se convertirá en proveedor de smartphones, pero también tendrá que saber aprovechar el conocimiento y la experiencia de Nokia para asegurarse de que la movilidad impregna toda la compañía.

 

Al rescate de Windows Phone 

Para Carolina Milanesi, vicepresidenta de investigación en dispositivos de consumo de Gartner, “es una cuestión de tiempo, y a Microsoft le quedaba poco para seguir jugando en el  espacio móvil. Con Nokia tenía un socio preferente, pero sin ninguna garantía de que el fabricante de móviles no acabase comprometiese total o parcialmente con otro sistema operativo o de que fuera comprado por un tercero. Creo que la adquisición dejará a Microsoft como el único fabricante de teléfonos Windows, a menos que a Android le ocurra algo significativo”.

 

La velocidad a la que Microsoft-Nokia pueda desarrollar nuevos smartphones, mejorar su sistema operativo y potenciar la creación de aplicaciones por los desarrolladores será clave para el éxito futuro de Windows Phone, que sigue siendo por cuota, y a gran distancia, el tercero en la carrera de los ecosistemas. En los últimos seis meses Nokia ha mostrado una mayor urgencia y Milanesi espera que algo de esa energía se inyecte en Microsoft.

 

El éxito del acuerdo, asegura la analista de Gartner, dependerá en gran medida de la capacidad de Microsoft para persuadir a los mejores empleados de Nokia de que sigan vinculado a la compañía resultante”.  Para Milanesi, lo mejor de los smartphones Lumia tiene que ver más con Nokia que con Microsoft.

 

Como con el resto de fabricantes de smartphones, el éxito de Microsoft dependerá asimismo de su capacidad de ofrecer dispositivos competitivos y de bajo costo en los mercados emergentes, de donde vendrá la mayor parte del crecimiento.  Un reto que Nokia supo superar con sus móviles Asha. Pero al igual que la familia Lumia, esos productos están hoy bajo la gran presión competitiva de los Android de bajo coste, y sus ventas se han resentido.

 

El acuerdo entre Microsoft y Nokia también pone de relieve la enorme competencia existente en el mercado de smartphones, afirma Francisco Jeronimo, director de investigación de dispositivos móviles en Europa de IDC.  “Está muy claro que Nokia estaba peleando, pero ha debido de convencerse finalmente de que no disponía de recursos económicos suficientes para competir, particularmente con Apple y Samsung."

 

Consolidación en marcha

La gran pregunta es qué significa realmente la operación para el conjunto de la industria del móvil, que está experimentado algunos cambios clave.  La adquisición de Nokia por Microsoft llega pocas semanas después de que BlackBerry-que trata de sacar adelante la nueva versión de su sistema operativo-  anunciase la formación de una comisión encargada de explorar alternativas estratégicas para el futuro de la empresa, incluida la formación de compañías conjuntas  e incluso su venta.  "No se trata solo de desarrollos. Este es un mercado muy maduro donde se necesita músculo financiero para competir”, comenta  Jeronimo.

 

Y este no es solo el caso de BlackBerry. HTC corre el riesgo de ser exprimido entre Apple, Google, Microsoft y algunos otros fabricantes al tiempo que ha de luchar contra los proveedores chinos emergentes. Para Ben Wood, la consolidación de este mercado parece inevitable.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información