Telecomunicaciones | Artículos | 01 MAR 2008

La alternativa VPLS. Carrier Ethernet

Las empresas que desean implementar servicios gestionados en entornos WAN ahora disponen de una interesante alternativa: Carrier Ethernet en forma de servicio privado virtual o Virtual Private LAN Service (VPLS).

VPLS es una tecnología en proceso de estandarización en el seno del IETF que permite crear una red privada virtual de Nivel 2 capaz de soportar múltiples sedes en el interior de un único dominio sobre una red IP/MPLS (Multiprotocol Label Switching) gestionada. Diseñada para proporcionar conectividad Ethernet entre cualquier extremo con altos niveles de granularidad y ancho de banda, su objetivo es superar las limitaciones de tecnologías anteriores, como ATM y Frame Relay, proporcionando un servicio WAN totalmente mallado e independiente de protocolos.
La clave que explica la creciente popularidad de esta tecnología radica en su naturaleza de Nivel 2, que, como tal, no requiere que los usuarios compartan sus tablas de enrutamiento con el operador, algo que muchas de las compañías Fortune 100 más dinámicas encuentran cada vez más atractivo. Según Gartner, esta característica aporta un nivel de protección especialmente indicado para manejar documentos y datos fuertemente regulados por las normas generales y sectoriales.
Existen varias opciones de servicios VPLS, pero todas serán válidas si cuentan con las certificaciones correspondientes del Metro Ethernet Forum (MEF), que en verano de 2007 anunció las primeras en lo que respecta a funcionalidad de servicio y rendimiento. Los tests arrojaron retardos de menos de 6 milisegundos entre áreas metropolitanas, suficientes para soportar incluso la más interactiva de las aplicaciones en tiempo real, como VoIP y videoconferencia. En definitiva, las empresas pueden estar seguras de que si el servicio VPLS contratado está certificado, rendirá como esperan.

Todo tipo de ofertas
No obstante, VPLS es tan sólo un servicio Carrier Ethernet más de los muchos disponibles, lo que dificulta la elección del que mejor se ajusta a las necesidades de la empresa. Ethernet Private Line, Ethernet Virtual Private Line, Ethernet Virtual Private LAN Service y Ethernet Transparent LAN Service son todas versiones de Ethernet en la WAN, en una variedad que, según Gartner, puede llegar a confundir al cliente. Ethernet Private Private Line (EPL), por ejemplo, es un servicio punto a punto que proporciona una sola ruta entre dos extremos, mientras que Ethernet Virtual Private Line (EVPL) ofrece múltiples rutas virtuales para unir esas dos mismas sedes. Por su parte, VPLS es una tecnología que vincula de forma fluida múltiples sitios en una ordenación arbitraria.
No sólo se diferencian los servicios unos de otros, también existen diferencias clave entre las ofertas de los operadores que se encuentran dentro de la misma categoría. Por ejemplo, la mayoría de fabricantes VPLS proporcionan la opción de comenzar a velocidades de puerto tan bajas como 1 Mbps, para ir subiendo posteriormente hasta los 100 Mbps en incrementos de 10 Mbps. A partir de este punto, lo normal es que las ofertas actuales comiencen a diferir. Por encima de este ancho de banda, donde la oferta de algunos operadores tocan techo, los hay que proporcionan incrementos de 50 Mbps a partir de los 200 Mbps, y desde aquí, de 100 Mbps hasta 1 Gbps, mientras que otros permiten incrementos progresivos múltiplos de 100 Mbps hasta llegar al Giga. Esta estructura incremental de las ofertas VPLS obliga a las empresas a analizar muy detenidamente sus verdaderas necesidades WAN, buscando lo que mejor satisfaga sus necesidades, no al revés.
De las disponibles en España, ONO LAN VPLS ofrece conectividad de 100 Mbps o 1 Gbps, en incrementos que van de mega en mega en el tramo de 1 a 10 Mbps, de 10 a 10 entre 10 y 100 Mbps, y de 100 en 100 hasta llegar a 1 Gbps. Se puede contratar con cuatro clases de servicio (Platino, Oro, Plata y Bronce), que permiten optimizar el ancho de banda para aquellos tipos de tráfico más prioritarios. La Clase Platino, por ejemplo, se adapta a las aplicaciones de VoIP. El servicio de ONO está gestionado de extremo a extremo, incluyendo los equipos situados en las oficinas del cliente, y es compatible con los accesos tradicionales para redes de Nivel 2, como Fast y Giga Ethernet, XDSL y redes ATM y Frame Relay. 

En proceso de moderación
VPLS es una alternativa efectiva en costes en entornos WAN, sobre todo para las grandes organizaciones que necesitan conexiones seguras de gran ancho de banda entre múltiples sedes, nacionales e internacionales. De todas formas, hay algunos aspectos que conviene tener en cuenta mientras la tecnología madura. Una es que los usuarios acostumbrados a la granularidad de Frame Relay y a los SLA (acuerdos de nivel de servicio) que permite ATM puede que se vean sorprendidos por la relativa imprevisibilidad que caracteriza a VPLS, ya que, al fin y al cabo, Ethernet es Ethernet, y su núcleo es una tecnología no determinista. Como advierte Forrester, casi ningún proveedor de VPLS ofrece ni las métricas ni los niveles de rendimiento que son estándar en MPLS, ATM, Frame Relay o con las líneas privadas. Sin embargo, esto ya está empezando a cambiar y ya hay operadores que ofrecen SLA con una granularidad propia de Frame Relay.
Los expertos aseguran, además, que, al tratarse de tecnología puntera, puede aprovechar los últimos avances en monitorización y gestión, haciendo que los SLA sean más fáciles de manejar. Gartner considera que los servicios Ethernet, dada su novedad, dispondrán de buenos portales y herramientas de gestión, así como de una mayor automatización y mejores capacidades que Frame Relay y ATM. En opinión de la consultora, estas herramientas se encuentran dos generaciones por delante de lo que hoy está disponible para los servicios tradicionales.
En definitiva, VPLS es una buena opción para los negocios y entidades públicas multisede e incluso multinacionales que deseen proporcionar conectividad de alta velocidad entre sus oficinas e instalaciones. La posibilidad de cambiar la velocidad de los puertos y la capacidad de incrementar o reducir el ancho de banda a medida que las necesidades cambian hacen que sea más fácil soportar las nuevas aplicaciones en tiempo real, como la videoconferencia, la colaboración y la VoIP. Y todo ello con la seguridad y confort que aporta Ethernet. 

 

 A tener en cuenta

Una vez que una empresa apuesta por VPLS, ha de tener en cuenta cinco factores a la hora de elegir oferta.

1. Cobertura geográfica. A
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios