Telecomunicaciones | Noticias | 03 JUN 2013

GSMA pide reformas para recuperar el liderazgo europeo en telefonía móvil

Para la GSMA Europa necesita emprender una gran reforma normativa que estimule la innovación y nuevas inversiones en telefonía móvil para recuperar el liderazgo mundial en estas tecnologías. Entre otras medidas pide la asignación de nuevo espectro y la eliminación de los obstáculos que dificultan la consolidación del mercado.
Europa
Network World

La GSMA –asociación mundial de la industria de movilidad- ha publicado el informe "Mobile Wireless Performance in the EU and U.S." , donde revela que Europa ahora se encuentra muy por detrás de Estados Unidos en el despliegue de tecnologías y servicios móviles de próxima generación. El informe, desarrollado en colaboración con Navigant Economics, explora los diversos factores que han contribuido a la pérdida de liderazgo del mercado en las comunicaciones móviles por parte de Europa y ofrece recomendaciones sobre el diseño de políticas para restablecer a la UE como un centro de innovación e inversión en telefonía móvil. 

 

"Europa fue el primer líder en telefonía móvil, con una amplia gama de empresas pioneras que han desarrollado nuevas tecnologías y que actualmente proporcionan beneficios a más de 3 200  millones de hombres y mujeres en todo el mundo", dijo Anne Bouverot, directora general, GSMA. "Sin embargo, este informe confirma la cruda realidad de que Europa ha perdido su liderazgo en telefonía móvil y que está teniendo un rendimiento considerablemente inferior al de otras economías avanzadas, como los Estados Unidos. Aunque existen varios factores que han contribuido a que Europa se encuentre en esta situación, queda claro que una reforma progresista de las políticas podría mejorarla, generar beneficios sustanciales para los consumidores de la UE e impulsar el crecimiento económico".

 

Hace solo cinco años, el mercado europeo de telefonía móvil tenía un rendimiento equivalente o incluso superior al de Estados Unidos. Sin embargo, desde aquel momento la situación ha cambiado drásticamente, como se extrae de la llamativa comparación entre los dos mercados que se realiza en el informe.

 

Estados Unidos en cabeza

De media, los consumidores de Estados Unidos consumen más telefonía que los de Europa y la utilizan con más frecuencia; en concreto, mensualmente consumen cinco veces más en minutos de llamadas y casi el doble en datos. Asimismo, Estados Unidos ha consolidado su liderazgo en el despliegue de tecnologías de próxima generación, ya que a finales de 2013, casi el 20%  de las conexiones realizadas en ese mercado se realizarán en redes LTE en comparación con una cifra inferior al 2% en la UE. Además, la velocidad de conexión media para datos de telefonía móvil en Estados Unidos es actualmente un 75% superior a la velocidad de las conexiones en Europa,  y en 2017 será más del doble de rápidas.  En cuanto a inversiones en telefonía móvil, también ese país ha superado a Europa, con un crecimiento del gasto de capital del 70% desde 2007 frente a la caía de inversiones en la UE.

 

"Aunque existen varios factores que conducen a este rendimiento divergente, puede atribuirse parcialmente a la estructura relativamente ineficaz de los mercados de telefonía móvil en Europa", asegura Jeffrey Eisenach, director general de Navigant Economics. "Las políticas normativas de la UE han generado una estructura fragmentada del mercado que impide a los operadores aplicar economías de escala y a su vez inhibe el crecimiento del ecosistema móvil".

 

Por el fomento de las inversiones y la innovación

Ante esta situación, GSMA cree que se necesitan reformas normativas importantes para restaurar el crecimiento en el sector europeo de las comunicaciones móviles. En particular, es necesario centrarse en facilitar las inversiones y la innovación, en lugar de en la gestión directa de los precios. GSMA ofrece las siguientes recomendaciones para crear un entorno regulador nuevo y progresista que se corresponda con la realidad económica actual:

 

Priorizar la armonización y la asignación del espectro. La prioridad inmediata de la Comisión Europea debería ser evitar la excesiva lentitud con que se está lanzando el primer dividendo digital, ya que la mayoría de Estados miembros no han cumplido la fecha de asignación. En los próximos años, Europa se enfrenta a un déficit de espectro considerable que debe solucionarse ahora. Es fundamental que la Comisión Europea garantice la asignación de la banda de 700 MHz para los futuros servicios de banda ancha móvil y que dicha asignación se emita en línea con los planes de banda armonizados internacionalmente.

 

Habilitar una consolidación eficaz. La Comisión Europea debería reducir los obstáculos que impiden la consolidación eficaz de los mercados de telefonía móvil, simplificando la investigación de las fusiones y adoptando un enfoque más cauteloso respecto de la imposición de soluciones. Debería detenerse la discriminación en beneficio de los nuevos participantes y se debería permitir que las fuerzas del mercado determinasen el número de participantes óptimo.

 

Dirigir el mercado europeo de telefonía móvil individual.  El mercado europeo de telefonía móvil podría actuar como activador clave del crecimiento. GSMA cree que la Comisión Europea debe simplificar y flexibilidad la regulación paneuropea revisando por completo la forma de implementación de las regulaciones a nivel nacional. Como resultado, se identificarían las áreas que podrían coordinarse de una forma más eficaz a nivel europeo, como la protección del consumidor. Asimismo, deben introducirse incentivos para poner en marcha inversiones en banda ancha, incluyendo la eliminación de las restricciones al uso compartido de, así como la concesión de subvenciones para cobertura rural.

 

Atraer inversiones e innovaciones a Europa. La Comisión Europea debería crear inmediatamente un plan inteligente que coloque a Europa como centro de inversión e innovación en telefonía móvil, volviendo a centrar sus políticas en fomentar la innovación y aprovechar el singular potencial de este mercado único. La Comisión debería crear una serie de iniciativas de asociación público/privada  en telefonía móvil, visionarias y paneuropeas destinadas a estimular el crecimiento, fomentar la inclusión social y promover la inversión en nuevos servicios y tecnologías.

 

"Creemos que llevar a cabo estas reformas de las políticas es fundamental para restablecer el liderazgo de Europa en el sector de la telefonía móvil, fomentar el crecimiento y la inversión en nuestro sector y, sobre todo, generar importantes ventajas socioeconómicas para los ciudadanos de toda la Unión Europea", añadió Bouverot.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información