Telecomunicaciones | Noticias | 05 ABR 2016

España, a la vanguardia de la conectividad en Europa

España es el país mejor conectado de Europa y el líder en uso del smartphone y la Smart TV, según el informe de Telefónica ?La sociedad de la Información en España?, que ha llegado a su decimosexta edición. Repasamos sus datos.
informe sie
Redacción NetworkWorld

España lidera en el continente el despliegue de fibra óptica hasta el hogar, con más de tres millones de clientes y un potencial de 15 millones para dar estos servicios.

En telefonía móvil, el 76% de los hogares ya tenían cobertura de 4G en el primer trimestre de 2015, con un aumento del 58% interanual. La cobertura es prácticamente completa en las ciudades de más de 50.000 habitantes.

Quizás la progresión en conectividad, es lo que permite confirmar “la acelerada digitalización de la vida de los españoles”. Los datos señalan que un millón más de españoles que el año anterior se conectan regularmente a Internet, y se alcanza la cifra de 27,15 millones en la franja de edades comprendidas entre los 16 y los 74 años. Además, lo hacen de forma más intensiva y 22,2 millones de españoles, el 81,7% de los usuarios, se conectan todos los días a Internet. Es un millón y medio más que un año antes. “La franja de edad entre 55 y 64 años que han aumentado 6 puntos porcentuales revertiendo la brecha generacional que existía”, destaca el informe.

España consolida su liderazgo en penetración de dispositivos como el smartphone, la tableta, el libro electrónico o el televisor inteligente en relación a países como Reino Unido, Alemania, Argentina y Brasil, donde también opera Telefónica. Un 87% de todos los teléfonos móviles son smartphones en España. Por primera vez, este dispositivo supera al ordenador (diez puntos de ventaja) como dispositivo de acceso a Internet.

Uso de Internet
Aunque la comunicación y el ocio siguen siendo los principales motivos del uso de internet, en 2015 se comprueba una utilización más racional de las redes sociales y un aumento significativo del uso de la Red para actividades productivas y profesionales. Por ejemplo, el empleo de las redes sociales ha descendido 2,4 puntos y los jóvenes dedican ahora más tiempo a conectarse a plataformas de comercio electrónico o aprendizaje online y menos a la conectividad social. Como curiosidad, el 59,7% silencia a grupos y personas y el 44,1% se ha salido de grupos o bloqueado a personas. En el segmento entre 20 y 24 años, los porcentajes suben hasta el 79,1 y el 68 respectivamente.

El pasado año aumentaron significativamente usos como el consumo de vídeos, películas y música (15,2 puntos) hasta el 67,5%, y la búsqueda de información sobre bienes y servicios hasta un 69,6%. La mensajería instantánea siguió creciendo (6,3 puntos) y ya la usan a diario el 93,7% de los españoles. También se realizan más de operaciones bancarias (3,9%) y con la Administración (17,7%).

Privacidad
Un mayor uso ha hecho que aumente la relevancia que el usuario da a su privacidad y el control de sus datos. Según el informe, el 82% de los internautas consideran la privacidad como un valor a proteger y la mayoría no está dispuesta a perder privacidad a cambio de recibir ofertas personalizadas; el 85,2% reclama la posibilidad de identificar y borrar los datos personales, y el 62,2% la capacidad de mover los datos personales a una plataforma o red social diferente. Y muchos ya han extendido acciones activas para protegerse de nuevas amenazas hasta el punto de que el 43% de los internautas desconectan la cámara o la mantienen tapada.

Impacto en la economía
La progresión en el uso de Internet no sólo afectan a nuestro comportamiento personal, sino que “tendrán un gran impacto de la vida económica y la creación de riqueza”, añade el estudio. Así, la utilización masiva del Internet de las Cosas en todos los sectores económicos va a abrir la era del Internet industrial, que implica un cambio de paradigma: ya es posible la monitorización de cientos de elementos de una forma sencilla y la actuación de forma predictiva gracias al análisis de datos.

Se estima que esta tendencia conducirá de forma directa a la creación de riqueza y se prevé que su aportación acumulada al PIB mundial entre 2015 y 2030 oscilará entre los 10,6 y 14,2 billones de dólares en función de las medidas de impulso que se pongan en marcha para favorecer su implantación, pudiendo suponer en España una aportación en dicho periodo entre 108.000 y 137.000 millones de dólares. Este crecimiento supondrá la creación de un número muy elevado de puestos de trabajo de alto nivel de cualificación, como expertos en TIC o científicos de datos.

Transporte, energía, agricultura y ganadería, minería y salud son sectores económicos en los que la utilización masiva de sensores y de herramientas de big data y data analitycs van a tener un gran impacto en la creación de valor. “La necesidad de nuevos profesionales capaces de procesar y analizar todos los datos que se generan en las distintas actividades económicas va a propiciar una alta demanda a los millennials y las mujeres para la incorporación al mercado laboral. El SmartData, la ciberseguridad, la nueva realidad virtual y aumentada con el tacto y los gestos son necesidades presentes que tendrán un gran desarrollo en el futuro próximo”, concluye el documento.

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información