Telecomunicaciones | Noticias | 26 NOV 2014

El 'coche conectado' se convertirá en la cuarta pantalla

Tags: Estudios
En 2016 habrá 210 millones de coches conectados, que se convertirán en la cuarta pantalla, por detrás de TV, ordenadores y tablets, y smartphones.
coche conectado
Network World

Según un reciente estudio de SAP sobre el impacto de la hiperconectividad en la industria de automóvil, con el coche conectado como cuarta pantalla se darán situaciones como que los sensores del vehículo puedan deducir que los ocupantes tienen sed y envíen esa información a los sensores de una estación de servicio que rápidamente mandará ofertas para animarles a que acudan a la tienda de conveniencia. O que las estaciones de servicio sean capaces de detectar que un vehículo tiene que repostar y le envíen ofertas personalizadas para que lo haga en sus instalaciones. No estamos hablando de un futuro lejano, en 2016 habrá 210 millones de coches conectados.

 

Las ventajas económicas del coche conectado queda reflejada en el hecho de que, de acuerdo con estimaciones recientes, Estados Unidos podría ahorrar 1.300 billones de dólares cuando los vehículos autónomos o sin conductor estén circulando y conectados online. Esa cifra supone nada menos que el 8% del PIB de Estados Unidos. A esa cifra contribuirán los accidentes que se evitarán, el incremento de la productividad al no necesitar conductores humanos, la reducción o desaparición de atascos y el ahorro en combustible.

 

El impacto de esta tendencia es enorme. Según un estudio de la consultora Accenture, el 37% de los propietarios de un vehículo dicen que es bastante probable que compren un coche utilizando únicamente Internet. En el futuro, los fabricantes deberían sustituir los concesionarios por un número reducido de salas de exposición muy atractivas, localizadas en lugares céntricos e invertir en el contacto online con el cliente. Internet además ha permitido la aparición y desarrollo de nuevos fabricantes, al no tener que disponer de una red de establecimientos de venta.

 

De acuerdo con el citado estudio de Accenture, para el 66% de los encuestados la tecnología del coche es más importante en su decisión de compra que el rendimiento del vehículo en carretera. De hecho, para responder a la demanda de hiperconectividad, los fabricantes tratan de dotar a los coches del mismo nivel de conectividad que proporcionan los smartphones con modernos sistemas de navegación y centros de entretenimiento digital. Asimismo los componentes mecánicos se están transformando y cada vez están adquiriendo una mayor capacidad digital. Según señala el profesor David Bailey, de la Escuela de Negocios Aston de Birmingham, Inglaterra, “en los coches de mayor nivel el 50% del valor corresponde a componentes electrónicos”.

 

Cambios en los procesos de fabricación

Los cambios también están llegando a los procesos de fabricación. Una berlina típica, por ejemplo, puede contener 30 dispositivos electrónicos que el fabricante tiene que ensamblar en su propia planta. Una dificultad que se ve contrarrestada por la mejora en la gestión de las cadenas de suministro, ya que los proveedores colaboran a través de Internet, reduciendo así el coste de las transacciones. La introducción de sensores en el equipamiento utilizado para la fabricación también mejorará la producción. Como resultado, se están dando pasos hacia la “fabricación inteligente”, aunque el cambio no está siendo sencillo.

 

La hiperconectividad está cambiando también el perfil del personal que contratan los fabricantes de automóviles, que se acerca más al de las TI y cada vez hay más personal procedente del sector de alta tecnología. Esa demanda de personal generará problemas, ya que la hiperconectividad afecta a todas las industrias y la elevada demanda de habilidades digitales es un problema universal, puesto que no hay profesionales suficientes para satisfacer esa necesidad.

 

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios