Telecomunicaciones | Noticias | 12 SEP 2013

Bruselas presenta su nueva política de telecomunicaciones

La Comisión Europea propuso ayer la nueva normativa de telecomunicaciones, cuyo objetivo es sentar las bases para alcanzar un mercado de telecomunicaciones común en todo el ámbito de la UE. Una de las principales medidas es la eliminación de los recargos por roaming en 2016.
Neelie Kroes
Network World

Como estaba previsto inicialmente, Bruselas presentó ayer sus planes para que el mercado de telecomunicaciones europeo recupere las posiciones perdidas en los últimos años frente a los competidores norteamericanos y asiáticos. Para ello, según Neelie Kroes, comisaria para la Agenda Digital, la Unión Europea debe avanzar hacia la creación de un espacio común comercial y normativo que ayude a los agentes del mercado a ganar escala y nuevas oportunidades de negocio.

 

Una de las principales medidas propuestas por la Comisión Europea es la eliminación de los recargos tarifarios por roaming, tanto para llamadas como para navegar por Internet, desde julio de 2014 y como muy tarde en el plazo de dos años. Neelie Kroes está convencida de que el pago por roaming "es irritante, es injusto y es algo ya caduco" y para suprimirlo quiere obligar a los operadores a lazar antes de julio de 2014 planes tarifarios que cubran al menos 21 países de la UE y el 85% de la población sin recargos de itinerancia. Los que no cumplan este requisito seguirán sujetas a las normas de la UE que regulan el precio del roaming, que les obliga a recortar un 67% los precios mayoristas de este servicio. Además, sus clientes tendrán derecho cuando vayan al extranjero a contratar servicios más baratos de una compañía local o de un operador rival en el país de origen. En el caso de las líneas fijas, el coste de las llamadas internacionales no podrá ser superior al de las llamadas nacionales de larga distancia.

 

Los operadores se oponen a estas medidas, que ahora deben ser respaldadas por los Gobiernos y el Parlamento Europeo, ya que, en su opinión, reducirán considerablemente sus ingresos y se traducirá en un recorte de las inversiones necesarias para desplegar las nuevas redes de fibra. Bruselas, sin embargo, si bien admite que la supresión del pago del roaming supondrá para las compañías una pérdida de ingresos de 1.600 millones de euros, asegura que dichas pérdidas podrán recuperarse en parte gracias al mayor uso del móvil en el extranjero.

 

Por otra parte, Kroes quiere prohibir a los operadores que bloqueen o ralenticen servicios rivales como Skype o Whatsapp. En la actualidad, este tipo de restricciones afectan al 21% de los usuarios de Internet en línea fija y al 36% de los clientes de Internet móvil (200 millones), según los datos de Bruselas. Las compañías sí podrán ofrecer ofertas diferenciadas, por ejemplo por velocidad, y competir en calidad del servicio, siempre que no sean discriminatorias para ningún tipo de tráfico.

 

Como contrapartida Bruselas acelerará la liberalización del espectro con el objetivo de facilitar la consolidación del sector y permitir que las compañías europeas vuelvan a recuperar el liderazgo que tuvieron en los años 90 y que ahora han perdido frente a Estados Unidos y Asia. Los operadores sólo necesitarán la autorización del Estado miembro en el que estén basados para operar en todo el territorio de la UE y además, se reducirá la regulación del sector. En materia de espectro, Bruselas plantea que las subastas se celebren al mismo tiempo en toda la UE y con criterios similares. También quiere fomentar la comercialización del espectro y que se revoquen las licencias si el beneficiario no las utiliza.

 

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información