Seguridad | Artículos | 01 ABR 2011

Vemos todo, grabamos lo importante

Ruben Monjo.
El mercado de Videovigilancia IP está creciendo en Europa muy por encima de otras áreas tecnológicas a un ritmo que le permitirá alcanzar e incluso superar a los tradicionales sistemas analógicos CCTV en apenas tres años. Actualmente, las cámaras IP ofrecen las mejores prestaciones en calidad de imagen, fiabilidad, flexibilidad y ahorro de costes, muy por encima de los precedentes analógicos. Pero uno de los pilares de su éxito está en el acceso a su control y monitorización a través de Internet, sin olvidar su sencilla y eficaz integración con los sistemas de información de las empresas (switches, puntos de acceso, servidores, ordenadores, sistemas de almacenamiento, etc.)
Esta oportunidad la encarna hoy en día lo que en D-Link llevamos años definiendo como convergencia IP y que tiene en las comunicaciones unificadas y la integración de la conectividad y la seguridad física una de sus principales piezas. Por ello, estamos convencidos que la integración de una red de conectividad IP, servidores, sistemas de almacenamiento, dispositivos wireless, switches y routers en la mayoría de las organizaciones actuales puede convertirse en el impulso definitivo de la Videovigilancia IP.
D-Link es uno de los principales jugadores del mercado en ambas especialidades, la Videovigilancia IP y las redes convergentes, y en ambos apartados cuenta con una amplia oferta que está renovando y mejorando continuamente, y que abarca desde la infraestructura de red (switches, routers, firewalls, almacenamiento NAS/SAN) a las propias cámaras IP ya sean de interior o de exterior, (con todas las funcionalidades que actualmente demanda el mercado, como son la conectividad inalámbrica 802.11n, soporte 3GPP, software de gestión y monitorización, LED infrarrojos, zoom óptico, etc.) y soluciones complementarias como grabadores de vídeo en red (NVR).
Esta convergencia permite la sencilla implementación de sistemas de Videovigilancia, accesible de manera segura en todo momento, mientras se facilita la gestión centralizada de todas las cámaras y los contenidos que registran, desde una única localización, remotamente a través de Internet, o incluso desde teléfonos 3G, smartphones o tablets como el iPad.
Y en ningún caso hablamos de alta complejidad o costes en cuanto a la infraestructura necesaria. De hecho, para la implementación sencilla de este tipo de soluciones para la pyme, D-Link ha lanzado recientemente su familia de Switches EasySmart, que en su gama Gigabit ya soporta una funcionalidad muy interesante como es la Auto Surveillance VLAN, que permite detectar automáticamente cámaras IP y poder priorizar el tráfico de vídeo para la optimización de la calidad y el rendimiento de la red.
Para la gestión de las cámaras, D-Link incluye en todos sus equipos y de forma gratuita el software de gestión de vídeo D-Link D-ViewCam, que permite gestionar y visualizar hasta 32 cámaras de forma simultánea, pero igualmente trabajamos para la integración de las mismas dentro de las plataformas de gestión de los principales ISVs del mercado. Más allá aún, la aplicación D-Link D-Cam, ya disponible en la AppStore, permite la gestión de las cámaras desde un iPhone o un iPad.
A través de nuestras soluciones NVR (Network Video Recorder) con los modelos DNS-722-4 y DNS-726-4, D-Link proporciona igualmente un software de gestión que permite al usuario la visualización de hasta nueve cámaras, así como la parametrización de las mismas, grabación y búsqueda inteligente de eventos.
Como ya se ha demostrado en otras ocasiones, ampliar el espectro de potenciales clientes reduce el precio final de las tecnologías y, aunque lejos de la demanda de grandes empresas, el uso de particulares y pymes es cada vez más importante, facilitado por la sencillez de instalación, uso y gestión de los nuevos modelos que no requieren conocimientos técnicos avanzados, como exigen los sistemas de circuito cerrado de televisión.
La evolución de las redes está siendo fundamental en este proceso y en especial para acceder a las imágenes en cualquier momento y lugar, a través de Internet o de un teléfono móvil. Esta posibilidad supone un cambio radical para nuestra vida diaria, tanto privada como profesional y todo indica que será más acusada en el futuro próximo, a la vista de otros fenómenos equiparables como el de las redes sociales o la Web 2.0 en general.


Ruben Monjo
Country Manager
D-Link Iberia

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información