Seguridad | Noticias | 10 FEB 2017

Akamai refuerza la seguridad empresarial en Internet

Las soluciones responden a la necesidad de defender a las empresas online de amenazas tanto nuevas como consolidadas.
Akamai Bots
Redacción NetworkWorld

 

Akamai presenta dos herramientas para mejorar la defensa online de las empresas, Web Application Protector proporciona protección frente a ataques DDoS y a aplicaciones web sin apenas trabajo manual y casi sin mantenimiento, mientras Kona Site Defender aumenta la protección contra los ataques dirigidos a las interfaces de programación de aplicaciones (API).

Web Application Protector pone a disposición de los recursos web una protección contra los ataques que no exige más dotación del escaso personal de seguridad, ni tampoco la implantación de servicios de seguridad dedicados a la configuración o el mantenimiento de la protección.  Incluye reglas que Akamai actualiza de forma constante a fin de proteger los sitios de los clientes sin su intervención ni su previa autorización.

La compañía ha reforzado su solución de seguridad web, Kona Site Defender, con nuevas medidas de protección de las API. Las funciones nuevas tienen como finalidad impedir que se aprovechen las vulnerabilidades conocidas de cada API, como la inyección SQL o la denegación de servicio, por medio de una frecuencia excesiva de llamadas y solicitudes POST lentas. Kona Site Defender aporta una capa adicional de protección para las API, cuyo modelo de seguridad positivo está diseñado para identificar y bloquear sin problemas cualquier acceso anómalo que intente sustraer datos o provocar daños o estragos de cualquier otro modo.  

Entre las funciones y características de Web Application Protector se encuentran medidas de protección de la capa de aplicaciones, los clientes no tienen que gestionar las reglas de forma individual, la intención es añadir más funciones de protección sin que haga falta aplicar cambios en la configuración. Se incluyen medidas esenciales de protección contra ataques SQLi, XSS, RFI, LFI y CMDi. Medidas de protección contra DDoS, la solución se implementa en forma de proxy web inverso que descarta todo el tráfico que no proceda de HTTP y HTTPS de manera automática y con independencia del volumen (el tráfico máximo alcanzado en la Plataforma Inteligente de Akamai ha superado los 46 Tbps). Completan las funciones de protección contra DDoS controles adicionales de la frecuencia en la capa de aplicaciones, medidas contra solicitudes POST lentas y controles para los grupos de protección contra DoS.

Las reglas personalizadas de Web Application Protector permite a los clientes implementar hasta diez reglas personalizadas y, así, disponer de flexibilidad suficiente para solucionar problemas específicos de cualquier aplicación con la ayuda de las medidas de protección basadas en la nube. Por último, señalar que está diseñado para el autoservicio, la mayoría de los clientes es capaz de gestionar por completo la implementación y las tareas cotidianas de protección, sin tener que destinar recursos exclusivos a esa ocupación.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información