Networking | Artículos | 01 ABR 2009

Los retos de la "segunda convergencia". Cisco en el centro de datos

L.S.

El lanzamiento de Unified Computing Systems (UCS) por parte de Cisco el pasado marzo ponía fin a meses de especulaciones y a más de tres años de desvelamientos parciales sobre el verdadero alcance de la gran apuesta de la compañía por el centro de datos. Pero la propia naturaleza de UCS plantea varios retos para todos los jugadores del mercado, incluido el propio Cisco. Para la compañía, el mayor de todos será saber convencer a los responsables de los centros de datos de las ventajas estratégicas de sus nuevos desarrollos hasta el punto de animarles a cambiar de suministradores de servidores, con los que en muchos casos llevan trabajando durante años.
El concepto de UCS es atractivo, por cuanto supone toda una nueva arquitectura integrada para el data center. Ya hay quien considera las propuestas de integrar a tan alto nivel el networking con las arquitecturas de servidor, el almacenamiento y la virtualización como una “segunda convergencia”. Pero al apoyarse UCS en blade servers propios de Cisco y no de las firmas consolidadas del mercado de servidores, con las que ya mantenía compromisos hace tiempo, como HP e IBM, la propuesta del fabricante podría fallar a la hora de conseguir la confianza de los profesionales vinculados a las tecnologías de servidor. Ganarse su apoyo es clave para el éxito de UCS. 
John Chambers, CEO de CiscoLa esperada plataforma UCS introduce una propuesta si no del todo original, ya que Engenera viene ofreciendo algo similar hace años, sí totalmente renovadora para los data centers basados en la tecnología de las grandes firmas de servidores blade tradicionales. Su diseño para integrar estrechamente blade servers propios con funcionalidades de computación, almacenamiento, networking y virtualización supone, como los propios responsables de Cisco señalaron en el lanzamiento de la plataforma, toda una nueva arquitectura. Una marca de partida que, según la compañía, obligaba al fabricante a desarrollar su propio data center fabric al objeto de crear un verdadero “entono unificado” claramente en competencia con los gigantes del mercado de servidores. Para John Chambers, CEO de Cisco, no ha habido elección: “no podemos enfocarnos en lo que está haciendo la competencia, sino en avanzar en la dirección que sigue el mercado”.

Innovación en exclusiva
En el lanzamiento de UCS los responsables de la compañía pusieron el énfasis en su naturaleza innovadora al unir servidores, almacenamiento, networking y virtualización a fin de crear nuevas arquitecturas optimizadas de centros de datos donde todas las operaciones puedan ser gestionadas como un entorno unificado con el soporte de servicios y aplicaciones de firmas como Microsoft, EMC, VMware, Red Hat, Novell y BMC. Tal entorno, según Cisco, introduce ventajas evidentes en reducción de los costes (hasta un 20%), la complejidad de la infraestructura TI y los costes operacionales (hasta un 30%). Es capaz además de gestionar más de 300 servidores y miles de máquinas virtuales como un único sistema y, en consecuencia, mejora la eficiencia energética. Todo ello viene acompañado de mejoras en cada uno de los componentes con técnicas patentadas de expansión de memoria, gestión y conexión del fabric. En cuanto a servidores, Cisco ha diseñado su propio sistema de blades –UCS B-Series– basados en las futuras familias del procesador Nehalem, la evolución inmediata del Xeon de Intel, y con expansión de memoria para trabajar con aplicaciones de grandes volúmenes de datos y una mayor capacidad de máquinas virtuales.
Pero todas estas ventajas se podrían convertir en un inconveniente si los pioneros que adopten UCS no llegan a considerarlas suficientes para cambiar de suministrador y, lo que es lo mismo, de su propia vía de evolución hacia el nuevo centro de datos. No hay que olvidar que los blades de otros fabricantes –al igual que otros componentes de la plataforma–no podrán aprovechar las ventajas de UCS en su totalidad. Insistiendo en el mensaje inicial de Cisco, Rob Lloyd, vicepresidente senior de Worldwide Operations de la compañía, propone UCS como “un sistema que será suministrado y configurado como tal y en el que todas las innovaciones vienen unidas. No es un nuevo blade, es una nueva arquitectura.” En la misma línea, David Lawler, vicepresidente de Marketing de Cisco, recuerda que “ni las soluciones de otros suministradores funcionarán con UCS, porque se trata de un sistema unificado único, ni nosotros desarrollaremos blades para otras plataformas.”
Este modelo de exclusividad en la entrega de los nuevos desarrollos de Cisco para el data center –su incapacidad para aceptar servidores blade de otros fabricantes– representa para algunos expertos su principal obstáculo para ganar la aceptación masiva del mercado. Yankee Group, por ejemplo, recuerda en este punto el modo en que suelen trabajar los clientes con sus suministradores de servidores, más interesados por mejorar las relaciones con sus socios optimizando tanto los costes como la tecnología que en adentrarse en nuevas aventuras. Y no faltan los que echan mano del tópico, advirtiendo de los peligros que supone depender de un solo suministrador.

Toda la industria se mueve
Pero si algo hay cierto es que los nuevos competidores de Cisco en servidores blade, e incluso sus contrincantes habituales en el mundo de las redes, tienen un buen motivo para diseñar nuevas estrategias integradoras. Esperar de brazos cruzados a que la iniciativa de Cisco falle no tiene sentido; sobre todo, porque el nuevo modelo tiene la virtud de aportar una visión unificada del data center que, bien siguiendo un enfoque propietario como Cisco, bien adentrándose en otros modelos multimarca, introduce claras ventajas en el centro de datos.
¿Cómo reaccionarán IBM y HP? En el caso de HP más bien habría que hablar de cómo está reaccionado ya, pues acaba de desvelar planes para utilizar su unidad de redes ProCurve y adentrarse en procesos de integración funcional cada vez más estrechos bajo el modelo blade. Su apuesta ONE es hasta ahora el movimiento más atrevido. Lo de IBM es completamente distinto, porque no dispone de ningún recurso de networking interno del que echar mano. Se explica así su implicación en el recientemente anunciado Stratus Project de Juniper para integrar tecnologías en el data center.
En cualquier caso, está claro que el paso

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información