Networking | Artículos | 01 FEB 2009

Listos para el salto a 11n

Aunque algunos expertos siguen recomendando esperar a la ratificación final de 802.11n antes de lanzarse a actualizar los entornos wireless, crece el número de empresas que están adoptando ya el borrador del estándar.

Hasta no hace mucho, las empresas han sido reacias ha adoptar la nueva generación de redes locales wireless, en espera de la ratificación final del estándar 802.11n. Sin embargo, se empieza a producir un cambio de tendencia. Según el reciente informe “2008 Webtorials Wireless LAN State-of-the-Market Report Series”, crece el número de organizaciones que ya han adoptado o están dispuestas a adoptar productos Wi-Fi diseñados de acuerdo al draft 2 del nuevo estándar. De acuerdo con las conclusiones del estudio, patrocinado en esta ocasión por Motorola y basado en entrevistas a varios centenares de usuarios registrados en Webtorials de todo el mundo, el número de sondeados que todavía prefieren esperar a la disponibilidad del estándar definitivo ha pasado del 66% al 41% durante los últimos doce meses. Igualmente, si hace un año sólo el 1% reconocía tener requerimientos de ancho de banda que justificaban el despliegue comercial de la versión preestándar de 11n, ese mínimo porcentaje es ahora el 16%. Más directamente, la tasa de usuarios que afirma haber desplegado ya productos basados en el borrador actual en pilotos o áreas limitadas de su organización ha pasado del 15 al 22% durante el periodo analizado, mientras que un 38% asegura que lo hará en el futuro, un 22% más que en 2007.
Esta conclusión final del informe de Webtorial coincide con la de otro estudio, ligeramente anterior, de BT North America, aunque aplicable sólo al mercado de Estados Unidos. Según dicho análisis, publicado el pasado mes de junio, casi una tercera parte de los 226 profesionales TI entrevistados planeaban migrar al borrador de 11n durante los 12 meses siguientes a la fecha del sondeo, es decir, hasta el próximo verano. Tan buenas expectativas movían a los autores a resaltar el ritmo de adopción de 802.11n, “sin precedentes en la historia tratándose de un estándar aún no ratificado”. Aunque también es cierto que casi la mitad de los responsables empresariales entrevistados por BT North America manifestaban no tener prisa para llevar a cabo esta migración ni haber definido planes al respecto.
¿A qué se debe el gran salto que reflejan ambos estudios? ¿Es fruto exclusivo del marketing emprendido por los suministradores de soluciones pre-11n? En parte, quizá sí, pero algunos expertos también adivinan el efecto de los cada vez mayores requerimientos de movilidad en las empresas, así como de disponer de VoIP y de aplicaciones de colaboración en los entornos wireless. Igualmente, por supuesto, la disponibilidad de la certificación de interoperatividad lanzada por Wi-Fi Alliance está jugando a favor de la aceptación de los productos preestándar, ya que supone una garantía de la inversión.

Preparados para la actualización
Aunque son muchos los expertos que recomiendan seguir esperando a la ratificación especial del estándar, prevista para el último trimestre de 2009, otra parte de la opinión cree que ya es el momento de migrar a la nueva generación de Wi-Fi. Para estos analistas, el estándar de mayor velocidad actualmente en uso, 802.11g, publicado en 2003, resulta hoy claramente insuficiente para soportar las demandas de ancho de banda requeridas por las nuevas aplicaciones. Correr, por ejemplo, streaming de vídeo en 11g es arriesgado, porque, si bien el estándar ofrece una velocidad máxima de rendimiento teórico de 54 Mbps, en la práctica sólo soporta la mitad de tal ancho de banda, o incluso menos, lo que resulta claramente insuficiente para trabajar con vídeo de calidad. Sin embargo, ya existen productos que cumplen con el segundo borrador de 11n capaces de alcanzar, en determinadas configuraciones y en circunstancias concretas, hasta 300 Mbps.

No todo es mayor velocidad en 11n
Tan importante como eso son sus mayores niveles de fiabilidad y consistencia en conectividad y rendimiento gracias a la tecnología MIMO. Todo ello hace que, por primera vez en el mundo Wi-Fi, sea factible la idea de confiar en una WLAN como principal medio de acceso cliente a la red, aunque es cierto que el salto exige algunos cambios. La adopción de 11n forzará en algunos casos a las empresas a sustituir sus conmutadores de extremo para soportar Gigabit Ethernet. Además, a fin de obtener el máximo beneficio de la tecnología, también se deberían actualizar las infraestructuras Power-over-Ethernet. Asimismo, el software de gestión WLAN de algunos suministradores puede quedarse obsoleto. No es de extrañar por tanto que, de acuerdo con un estudio de Colubris, firma adquirida el pasado verano por HP, la complejidad técnica que pudiera suponer el proceso de implementación del nuevo estándar fuese citada como principal reto por el 33% de los profesionales, la compatibilidad de los equipos por el 60% y los aspectos relacionados con la seguridad por el 47%.
Para las empresas que quieran ir adquiriendo puntos de acceso basados en el borrador del nuevo estándar pero que prefieran esperar a disfrutar de todas las prestaciones de 11n, Bourton Group, recomienda operar en modo legacy. Este modo operativo permite a los nuevos puntos de acceso comportarse como sistemas 11g/a, pero utilizando algunas de las mejoras del nivel físico de 11n para conseguir así un mayor rendimiento. Cuando todavía son pocas las estaciones 11n instaladas, la consultora considera la mejor alternativa operar los nuevos puntos de acceso en modo mixed, al objeto de que los dispositivos basados en normas anteriores puedan conseguir los mayores niveles de cobertura y rendimiento. Sin embargo, cuando los dispositivos 11n superen en número a las estaciones b/a/g, los despliegues se han de abordar balanceando las prestaciones y ventajas que ofrecen en cada caso tanto el modo operativo como la banda de frecuencia a utilizar, según el tipo de dispositivos a cubrir.

Paso a paso
El primer paso que han de dar los que ya estén decididos a actualizarse al borrador de 11n consiste en realizar una evaluación a fondo de la infraestructura actual, la tecnología instalada y las necesidades futuras. Sabiendo en detalle lo que se tiene y lo que se necesita, el siguiente paso será la elección del producto y del fabricante, teniendo en cuenta que no todas las soluciones son similares aunque hayan sido certificadas por Wi-Fi Alliance. Pueden e

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información