Networking | Noticias | 14 JUN 2016

Ese largo camino recorrido hacia el nuevo mundo de la 5G

Roque Lozano, presidente de Nokia en España, repasa en este artículo para los lectores de Network World cómo evolucionarán las comunicaciones móviles con 5G, y cómo contribuirá al desarrollo de nuevos modelos de negocio, mercados y oportunidades.
Roque Lozano - presidente Nokia España

Las comunicaciones móviles han marcado muchos de los avances tecnológicos que se han producido en las últimas tres décadas. Pensemos en aquellos primeros móviles producidos en los años 80, que tenían  el tamaño de un ladrillo, y comparémoslos con el smartphone 4G actual – en cierta medida, su versión más pequeña y eficiente con el valor diferencial del acceso a datos y a aplicaciones tipo PC.

Sin embargo, la 5G no debe interpretarse como el siguiente hito tras la 4G simplemente; hay quienes argumentarán incluso que no debe considerarse ni siquiera en el mismo contexto que las otras generaciones que la precedieron. Por supuesto, la 5G aportará velocidades aún mayores en las comunicaciones móviles, pero ha sido diseñada con un propósito mucho más amplio y trascendente: la comunicación de miles de millones de dispositivos, sensores y personas, conectados por redes omnipresentes con unos niveles de capacidad y eficiencia espectral sin precedentes.

La 5G mejorará las comunicaciones de voz y datos en cotas desconocidas hasta ahora, y gestionará ingentes cantidades de datos generados por el creciente número de dispositivos móviles en uso. También aportará un mayor nivel de virtualización y programabilidad, apoyándose en técnicas fundamentales como la partición virtual de red y la distribución de la computación hacia el extremo de la red móvil en una arquitectura multiservicio que transformará el concepto de eficiencia gracias a la distribución de los elementos de red. Además, la 5G afrontará la esperada proliferación de “cosas” que se comunicarán a distancias cortas liberando recursos en las redes de transporte para otras aplicaciones. No solamente será una red más capaz, también será más ágil para asignar y adaptar los recursos a múltiples servicios con diferentes requisitos.

Usted y yo seguiremos en el núcleo de la 5G, pero seremos uno más de sus múltiples beneficiarios; ya que facilitará las comunicaciones a un amplísimo espectro de aplicaciones e industrias verticales sobre la base de la Internet de las cosas – que será siempre para el disfrute de las personas - y de las tecnologías máquina a máquina.

Las velocidades de red que alcanzarán los 10 Gbps, la latencia en niveles rayando cero y la conectividad constante abrirán espacio para nuevas aplicaciones como la conducción autónoma, segura y eficiente – coches conectados que transformarán el tráfico rodado, especialmente en las congestionadas ciudades pero también en el transporte de mercancías. La 5G dará nueva vida a la infraestructura TI, por ejemplo en el sector bancario y financiero, o en la salud y los servicios de atención con una población cada vez más longeva con el consiguiente  aumento de trastornos crónicos que habrían resultado fatales para generaciones anteriores. En el entorno industrial, la 5G propiciará nuevas aplicaciones para la manufacturación, la producción agrícola y otras industrias pesadas, facilitando una producción más eficiente, flexible y totalmente automatizada.

Éste es uno de los principales atractivos de la 5G para nosotros en Nokia: la capacidad de desarrollar mercados y oportunidades completamente nuevos. Su arquitectura flexible comportará nuevos modelos de negocio, en particular para los operadores que encontrarán nuevas fuentes de ingresos en servicios como los contenidos de alta y ultra-alta definición en el hogar y en movimiento, incluso en la evolución a la realidad virtual. Miles de millones de puntos de transacción y control de datos creados por la red servirán para facilitar servicios totalmente nuevos favorecidos por los datos contextuales generados en tiempo real y no-real. Los operadores podrán desarrollar nuevos modelos de negocio sobre esa información con diversas industrias como los proveedores de servicios de realidad aumentada, de sistemas de gestión del tráfico en servicios a ciudades inteligentes, de sistemas logísticos e infraestructuras de suministro de energía e industrias de servicio público… Sin olvidar el análisis en tiempo real del big data generado.

En el Mobile World Congress celebrado a primeros de año en Barcelona, Nokia mostró varias aplicaciones de 5G en vivo que pretendían dar una idea de lo que ya es posible hacer con esta tecnología; si bien la comercialización de 5G aún no es posible, estamos cada vez más cerca, quizá mucho más cerca de lo que algunos piensan: ya estamos desplegando pilotos comerciales en los que aplicamos tecnologías listas para 5G –como nuestra tecnología de acceso radio AirScale– y los operadores están ya experimentando las posibilidades de 5G y su potencial para nuevos usos y aplicaciones. Esto me lleva de vuelta al inicio de este artículo; las comunicaciones móviles se han definido en los últimos 30 años con aplicaciones lineales: al principio, hacíamos y recibíamos llamadas; después, enviamos y recibimos mensajes; y finalmente, pudimos conectarnos a Internet. La 5G convertirá las comunicaciones móviles en tridimensionales, las hará expandirse en cualquier dirección posible; transformará la forma en que nosotros (o las cosas) nos comunicamos e interactuamos; quizá tendrá incluso potencial para transformar la sociedad como no lo ha hecho ninguna tecnología anterior. Es evidente por qué muchos ser refieren a la 5G como la próxima revolución industrial.

 

 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información