Networking | Artículos | 01 NOV 2008

Confusión, mucha confusión

Quien acuda a los pronósticos de los expertos con el propósito de hacerse una idea más o menos exacta de cómo afectará al sector durante los próximos meses el debilitamiento económico mundial que estamos sufriendo corre un serio riesgo de quedarse como estaba: confuso, muy confuso. La velocidad vertiginosa a la que se suceden los acontecimientos, el alto poder de contaminación que está teniendo la crisis financiera a escala planetaria y las incógnitas que se ciernen sobre el efecto real de las medidas de choque gubernamentales crean un ruido ambiental que distorsiona en cuestión de días –y a veces horas– cualquier cálculo de la situación.
Durante las últimas semanas han ido llegando estimaciones de mercado de un buen número de consultoras, cuyo único punto de coincidencia es la evidencia de que las cosas no seguirán como se preveía hace unos meses; en cuanto al grado de esa esperada ralentización todo son especulaciones encontradas. En lo relativo al gasto TI en general, uno de los indicadores clave del mercado, los relativamente buenos pronósticos de hace unos meses han pasado a ser malos o muy malos. La diferencia es sustancial, porque no es lo mismo crecer poco que decrecer.
El último avance de Forrester Research, tras revisar sus anteriores estimaciones, avisa de que podemos estar a las puertas de “un largo y profundo periodo de recesión”, entendiendo por tal “varios trimestres de caídas en las compras de TI”. Esta es la primera vez que Forrester habla de la posibilidad de una crisis económica capaz de provocar la contracción del gasto TI a largo plazo en lugar de tan sólo una disminución de su ritmo de crecimiento. Más pesimista, UBS, en una nota reciente prevé una caída de entre ¡un 5 y un 15%! del gasto de TI en 2008, abanico negativo que proyecta, aunque con cautelas, también hacia el año próximo.
Gartner pone el punto intermedio en el análisis del comportamiento del gasto en TI. La consultora está convencida de que la actual incertidumbre económica impactará en los presupuestos de las empresas en TI durante 2009, pero no a un nivel tan profundo como sucedió en 2001 a consecuencia de la crisis de las punto com. Ahora bien, Gartner advierte de que en Europa podrían registrarse crecimientos negativos. En el transcurso del Symposium/ITxpo 2008 que la consultora celebró en Orlando el mes pasado, los analistas de la consultora anunciaron un recorte de sus estimaciones sobre el crecimiento del gasto mundial en TI para el próximo año, que, en el peor de los escenarios, pasan del 5,8% previsto inicialmente al 2,3%. “Las economías desarrolladas, especialmente Estados Unidos y Europa Occidental, serán las más afectadas, pero las regiones emergentes tampoco serán inmunes. Europa experimentará un crecimiento negativo en 2009; Estados Unidos y Japón tendrán un comportamiento plano”, aseguró Peter Sondergaard, vicepresidente senior y máximo responsable de investigación de Gartner.

Malas y buenas noticias
Esta difusa situación abre un periodo de expectativas sobre la marcha de las compañías del sector, que tampoco es fácil prever. Las malas noticias se juntan con las buenas, bajo la sospecha general de que los últimos resultados trimestrales hechos públicos, salvo excepciones, todavía no se ven afectados por la situación económica actual y que los próximos no serán tan alegres. Microsoft, por ejemplo, ya ha revisado a la baja sus previsiones, pese a los buenos resultados de su ultimo trimestre fiscal.
La misma situación se produce en la industria específica de redes, tanto en el segmento de empresa como en el de operadores y proveedores de servicios. De momento, todos los ojos miran a Cisco, que está redefiniendo sus expectativas y que ya ha demostrado en otras ocasiones saber salir reforzada de las crisis, incluso ganando cuota. Pese a ello, el mero despido de 129 empleados en Texas ha sido suficiente para que los observadores empiecen a especular. John Chambers, CEO de Cisco, se resiste, sin embargo, a dejarse llevar por fatalismos y recientemente anunciaba un incremento del gasto en tecnología de la compañía en hasta un 10%.
Con todo, los hay que ya ven signos de que se acercan nubarrones. Hace unas semanas, Merrill Lynch aseguraba que los proveedores de networking para operadores y proveedores de servicios ya están experimentado una ralentización de sus ingresos, que podría acabar afectando también a Juniper Networks, una vez que pase el efecto de sus grandes contratos con AT&T y Verizon. A la espera de comprobar si tales vaticinios son acertados, Juniper acaba de publicar los resultados de su tercer trimestre fiscal, reportando una subida del 29% en ingresos y del 75% en beneficios. Según su CEO, Kevin Johnson, “ la demanda del tipo de productos que ofrecemos sigue siendo robusta (...) seguimos siendo optimistas sobre nuestras oportunidades futuras”.

Hacia la consolidación
En la industria de las telecomunicaciones, las cosas no pintan demasiado bien, aunque este segmento ya venía sufriendo un proceso propio de reestructuración que en algunos casos está siendo doloroso.
Ahora, según algunos analistas, se podría sumar además el efecto de la crisis financiera en la construcción de grandes infraestructuras a escala mundial, lo que, sin duda, empeoraría el panorama. El prestigioso experto Paul Kedrosky llega incluso a afirmar en su blog “Infectious Greed” que proyectos de la envergadura del despliegue de redes 3G en China tendrán que ser abandonados ante el escaso crédito disponible. Con un punto de crueldad, Kedrosky llega a asegurar que el mercado de infraestructuras de telecomunicaciones registrará caídas a un ritmo incluso superior al de la economía en general. “Ahora estamos viendo las primeras señales de lo que vendrá (...) en un par de trimestres la crisis estará aquí. Espero que las compañías afectadas ya estén tomando medidas”.
Kedrosky cree que la actual situación –y más la futura a medio plazo– provocará una aceleración del proceso de consolidación que vive este segmento. Es una opinión compartida por todos los expertos, que ven como en estos momentos Nortel podría ser el objeto del deseo de algunos. La capitalización de la compañía, que llegó a ser de 300.000 millones de dólares, está ahora por debajo de 1.000 millones, menos de lo que el fabricante pide por su unidad Metro Ethernet. ¿Resistirá Nokia Siemens la tentación?
Lleguen o no esos terribles trimestres fiscales que pronostica Kedrosky, al día de hoy lo cierto es que, mientras Alcatel-Lucent se mueve en pérdidas y Nortel progresivamente reduce tamaño para concentrarse en áreas de negocio clave, Sony Ericsson prosigue con los recortes de empleos planeados, al tiempo que anuncia pérdidas trimestrales inferiores a las previstas, si bien las ventas de la compañía siguen cayendo. Coyunturales o indicadoras de tendencia, también Nokia registraba pérdidas en su tercer trimestre fiscal, con una caída del 5% de los beneficios. La compañía continúa perdiendo cuota de mercado, pasando del 40% al 38% en tres meses.


Llegan los despidos
-----------------------------
Del mercado de operadores y proveedores de servicios aún hay pocas evidencias de peso sobre el posible efecto de la crisis. Se sabe que el segmento de c

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información