Movilidad | Artículos | 04 JUN 2012

Por un Wi-Fi inteligente

Network World

 

Para bien o para mal, los cambios que introdujo Internet para siempre en el acceso a la información, lo está haciendo el Internet Móvil en el panorama de las redes informáticas. El aluvión de tráfico de datos que está impactando las redes corporativas y móviles desde nuevos smartphones con Wi-Fi, iPads y otros dispositivos que consumen un elevado ancho de banda, está haciendo que las empresas y los operadores deban lidiar con grandes volúmenes de datos que superan fácilmente la capacidad de sus redes y un atestado espectro de radiofrecuencia (RF) por el que es casi imposible navegar. En respuesta, las empresas y los operadores deben replantear la arquitectura de sus infraestructuras desde el exterior junto con la latencia y el retraso que efectivamente matan a las transmisiones multimedia.

De acuerdo con expertos de la industria, el tráfico mensual de datos móviles podría multiplicarse por mil de aquí al 2020. Algunos "superteléfonos" tienen un promedio de más de 1 GB al mes y, como categoría, consumen alrededor de 700-800 MB de datos cada mes. Asimismo, un estudio de Cisco sobre las tendencias de datos móviles estima que el 66% del tráfico de datos móvil mundial será de vídeo en 2014 y que el vídeo móvil crecerá a una tasa anual del 131% durante los próximos cinco años. Si es verdad, supone un problema inminente para las redes inalámbricas.

Millones de usuarios de Blackberry y de iPhone ya saben que los operadores móviles tienen un verdadero problema ante sí y una dolorosa experiencia de primera mano. Incluso en áreas donde las redes 3G están muy desarrolladas, la demanda de conectividad supera la oferta a un ritmo sin precedentes. El costo de transporte de datos está creciendo más rápido que los ingresos, y la mala experiencia de usuario fruto de la congestión de la red están aumentando la fuga de clientes, uno de los mayores costes para los operadores.

Utilizar 802.11n y administrar el espectro Wi-Fi es el nuevo mantra
Para un rendimiento Wi-Fi más rápido y fiable es esencial conseguir una señal más alta que el ratio del ruido y de interferencia (SINR). Un SINR más alto significa que se envía una mejor señal a los clientes, mayores velocidades de datos y más capacidad de la red. Pero ¿cómo entregar una señal fuerte a los clientes mientras disminuye la interferencia?

Transmitir mediante dominios beamforming es un enfoque nuevo y popular. El beamforming, opción definida en el estándar 802.11n, hace que el uso del chip Wi-Fi controle la fase y la amplitud relativa de la señal en cada transmisor para crear una señal más fuerte para los clientes, hasta 2 dB en algunos casos.

El beamforming basado en el chip aún no está aplicado ampliamente por los proveedores de Wi-Fi, y casi siempre se implementa usando antenas omnidireccionales que transmiten señales en 360 grados. Debido a que el chip Wi-Fi está ocupado con el beamforming, no puede realizar funciones de multiplexado espacial que son vitales para alcanzar mayores tasas de datos. Por lo tanto la mayoría de las implementaciones de beamforming sólo proporcionarán rendimiento y ganancias de rango mínimos a los clientes existentes de 802.11a/b/g. Lo que es más importante, el beamforming basado en chip no proporciona retroalimentación de los clientes, por lo que el sistema no sabe si realmente está funcionando o no. Y cuando surgen interferencias, no hay manera de que estos sistemas les hagan frente.

Por un Wi-Fi inteligenteLas implementaciones dinámicas emergentes de beamforming y beamsteering utilizan series de antenas inteligentes para evitar estos problemas, centrando las señales Wi-Fi donde más se necesitan al tiempo que se evitan y rechazan otros ruidos de RF que otros sistemas normalmente tienen que escuchar. Estos sistemas de antenas inteligentes operan independientemente de los chips inalámbricos subyacentes y hacen funcionar el beamforming sin molestar al chip Wi-Fi. Esto permite que coincidan el soporte del beamforming, el multiplexado espacial, la unión de canales y otras técnicas esenciales de 802.11n.

Estos sistemas también proporcionan un mecanismo incorporado de retroalimentación de los clientes que permite saber si la emisión que se dirige a los clientes está logrando la mayor velocidad de datos, la mejor relación señal-ruido y la menor cantidad de pérdida de paquetes.

Un beamforming y beamsteering dinámicos da a las empresas el músculo que necesitan para hacer frente a la afluencia de tráfico multimedia que impacta sus redes al tiempo que ofrece un acceso inalámbrico mucho más fiable ya que el sistema puede adaptarse a los cambios del entorno. Estas innovaciones están captando la atención de los carriers que buscan resolver sus propios problemas.

Los operadores miran al Wi-Fi para la descarga de datos móviles y venta al por mayor
Las sobrecargas graves de tráfico están comenzando a ahogar las redes de operadores móviles. Esto está forzando a los operadores a ajustarse rápidamente a nuevas maneras de aumentar la capacidad económica y ampliar la cobertura de la red. La expansión de la red de fuerza bruta, que requiere duplicar la capacidad de 3G/4G, no es una opción.

Los operadores están adoptando una visión mucho más estratégica de la tecnología Wi-Fi y están interesados ​​en el uso de formas más fiables de la tecnología para descargar el tráfico de datos de sus redes 3G.

Wi-Fi
para la descarga 3G va más allá de puntos discretos que no estén relacionados con la red móvil existente y hace que Wi-Fi sea una parte más integrada de la red del operador móvil. Estos sistemas requieren una completa serie de productos que incluyen equipos en las instalaciones del cliente, puntos de acceso, punto a multipunto de backhaul inalámbrico, servicios de gateway de red y gestión remota - todos ellos pueden trabajar de forma integrada con los servicios existentes de red de núcleo celular.

Debido a que las redes Wi-Fi introducen muchos nodos nuevos en la red del operador móvil, la perfecta integración con el núcleo celular existente y los servicios prestados a través de ese núcleo tienen que funcionar perfectamente sin aumentar la carga en la infraestructura 3G/LTE.

Las innovaciones recientes en este área incluyen capacidades avanzadas que permiten una interacción transparente entre los servicios básicos, tales como HLR / HSS, PCRF y AAA, y la red Wi-Fi. Como consecuencia, las transacciones del tipo inter-AP roaming, la autenticación y otras actividades que ocurren dentro de la red Wi-Fi, no añaden exigencias en el núcleo existente. Por ejemplo, utilizando el estándar IEEE 802.1x y su variante EAP-SIM para una autenticación segura y automática entre los teléfonos inteligentes, los APs y el 3GPP 23.234, ó I-WLAN, la norma ayuda a controlar cómo funciona la autenticación y la implementación de la política se maneja en el núcleo de red del operador móvil sin cambiar nada.

Más allá de la descarga de datos, estos sistemas Wi-Fi inteligentes permiten a los operadores desplegar rápidamente cobertura inalámbrica fiable y capacidad al menor coste posible por bit - lo que les permite hacer frente a la gran oportunidad de los servicios de alta velocidad de datos que alternativas tales como WiMAX no pueden debido a los enormes costes iniciales y a la complejidad de implementación que suponen.

En la India, Tikona Digital Network ha creado la red mallada Wi-Fi al aire libre más grande del mundo - al instalar más de 45.000 puntos de acceso Wi-Fi mallados al aire libre en menos de 24 meses. La red inteligente de Tikona se utiliza para ofrecer niveles de servicio de banda ancha Wi-Fi en la banda de 2.4GHz a cientos de miles de suscriptores en docenas de ciudades.

Modelos rentables de "construir según se crece” para ofrecer servicios de de datos de banda ancha inalámbrica reducen drásticamente los costes de capital de la infraestructura de banda ancha, por lo tanto, ofrecer a los operadores una solución que se puede escalar rápida y fácilmente a medida que aumenta el uso de datos móviles a un precio asequible.

Para alcanzar el pleno potencial de la tecnología Wi-Fi, los operadores necesitan un enfoque de arquitectura bien concebido y de nivel carrier, que abarque la red de acceso radio, el backhaul y la infraestructura celular central. Con una infraestructura Wi-Fi/celular controlada y cooperativa, los operadores pueden ofrecer un servicio de alta calidad a los suscriptores y monetizar los servicios que viajan a través de Wi-Fi.

En última instancia, para que los carriers y las empresas soporten adecuadamente la avalancha de datos que impactan a sus redes, deben pensar en sus redes desde una perspectiva de radio mirando primero a las tecnologías que pueden ofrecer la fiabilidad y el rendimiento necesarios para prestar servicios consistentes. El beamforming dinámico es una tecnología lista para transformar el Wi-Fi, pasando de ser una tecnología de conveniencia a ser un servicio público disponible en todas partes. Una buena noticia que llega en el momento justo para ofrecer una experiencia móvil positiva a los usuarios de iPad durante la próxima década.

Arnaud Le hung, director de Marketing para EMEA

Ruckus Wireless




 

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información