Movilidad | Artículos | 01 DIC 2008

Japón y Corea, a la cabeza en servicios de banda ancha móvil

Daniel Comino.
(Japón y Corea).- Con el fin de conocer en detalle las ventajas de las redes 3G, Qualcomm nos invitó a conocer la realidad de las redes móviles de alta velocidad en dos de los mercados más avanzados del mundo, el japonés y el coreano.
El avance de redes, dispositivos y servicios basados en redes 3G es imparable. Según se desprende de un estudio realizado por Wireless Intelligence, actualmente existen más de 670 millones de suscriptores a redes de tercera generación. No obstante, 2012 aparece como el año de referencia, ya que en ese momento las previsiones elevan el número de usuarios de 3G hasta los 1.600 millones. De hecho, según Strategy Analytics, para 2012 el 92% del mercado de banda ancha estará capitaneado por alguna de las variantes de la familia 3G.
Otro dato que viene a confirmar la explosión definitiva de esta tecnología son las previsiones de ventas de terminales, donde, una vez más, los modelos 3G representarán el 55% del mercado dentro de cuatro años, con un 33% correspondiente a dispositivos de tipo smartphone. Ya para 2009 se espera que comience el paulatino descenso en las ventas de terminales 2G.
Además de los teléfonos, este tipo de redes afectará a todo tipo de negocios y dispositivos, desde los ordenadores de sobremesa hasta los portátiles ultraligeros, aunque los productos más atractivos para consumir servicios 3G serán los que van desde las 4 hasta las 12 pulgadas.

Mercados de referencia
En la tercera generación, tanto Corea de Sur como Japón son dos de los principales referentes para desarrolladores, fabricantes y operadores, ya que cuentan con una extraordinaria capacidad de adaptación a las nuevas tecnologías. Por ejemplo, en Corea, el 95% de la población tiene acceso a Internet, y el 93% dispone de teléfono móvil (se comercializan anualmente alrededor de 24 millones de terminales); de hecho, la tecnología HSUPA ha empezado a desplegarse ya este año, creando un caldo de cultivo perfecto para lanzar pruebas piloto entre la población. Por su parte, Japón ha completado ya la migración de sus redes a 3G, alcanzando el 93,6% de cobertura en el país, con una tasa de penetración del 85,6%.
Los operadores asiáticos han realizado grandes inversiones en actualizar sus infraestructuras. NTT Docomo, por ejemplo, el operador más importante de Japón, actualmente se encuentra en pleno despliegue de su red HSPA, cuya velocidad de descarga se sitúa entre los 7,2 Mbps y los 14,4 Mbps, con 5,7 Mbps de subida. Además, para 2010 tiene previsto comenzar a desplegar su red Super 3G con tecnología LTE, cuyas primeras pruebas, realizadas en marzo de 2008, han arrojado velocidades de hasta 250 Mbps de descarga y 50 Mbps de subida.
Desde un punto de vista general, los servicios más atractivos en el mercado asiático son los que integran opciones de geolocalización, el correo electrónico o la posibilidad de acceder a recursos privados (intranet, redes privadas virtuales), todo ello de forma segura y sencilla.
En cuanto a las utilidades que están por venir, destacan fundamentalmente los servicios de banca móvil (e-banking). También se están haciendo avances para usar el móvil como medio de pago (e-wallet) para realizar todo tipo de compras. De hecho en Japón están proliferando bastante las máquinas de vending que aceptan pagos por el móvil.
Una de las aplicaciones que están creciendo bastante en Japón es Navitime, una solución que ofrece, de forma integrada, un sistema de navegación a través de varios tipos de medios de transporte, desde navegación pedestre hasta navegación desde el coche, o incluso en autobús, taxi o tren. De esta forma, el cliente puede experimentar, desde su propio terminal móvil, un sistema de navegación integral de extremo a extremo. Actualmente, Navitime cuenta con una base de dos millones de suscriptores de pago, y está planeando su expansión internacional.

TV móvil
Otro de los servicios que está pegando fuerte es el acceso a la televisión desde el móvil. Si cogemos el ejemplo de Corea de Sur, existen dos tipos de servicios que ofrecen televisión en el móvil, uno gratuito, T DMB (terrestre), y otro de pago, S DMB (satélite). Contrariamente a lo que la lógica nos lleva a pensar, el que más éxito tiene es el sistema por satélite (con 1,6 millones de suscriptores), debido fundamentalmente a los proveedores de contenido, que han optado por esta alternativa para ofrecer sus programas.
Todos estos servicios son posibles en redes puramente 3G con ancho de banda suficiente como para soportar grandes cargas de datos de forma inalámbrica. En nuestro país, esto será posible, previsiblemente, a corto plazo (entre 12 y 18 meses), gracias a la prevista bajada de los precios tanto de los terminales como de las tarifas de acceso al medio. En Japón, por ejemplo, ya se aplica, desde noviembre de 2003, un sistema de tarifas planas que permite a los usuarios decidir cuál es su consumo habitual, y en base a estos umbrales, establecer límites de precios. No obstante, además de ser más accesible y de contar con una base de repetidores más amplia, la principal novedad es que, cuando el cliente rebasa este límite de tráfico, la velocidad no decrece (como ocurre actualmente con los dispositivos USB que proporcionan acceso a Internet).


El ecosistema de Qualcomm
----------------------------------------
Una de las empresas que más están promocionando el desarrollo y despliegue de redes móviles 3G es Qualcomm, cuyo modelo de negocio depende de un entorno basado en la banda ancha móvil de tercera generación. Dentro de este entorno, Qualcomm ofrece un abanico de soluciones dirigidas al segmento de las redes móviles de banda ancha. Entre ellas destaca su plataforma Snapdragon, compuesta de un chipset que alberga un procesador de 1 GHz, una batería de larga duración y conectividad 3G. Se trata de un concepto que se utiliza sobre todo en sistemas basados en informática de bolsillo o multimedia móvil, por ejemplo. Otra de las soluciones interesantes es Gobi, un sistema diseñado para equipos portátiles que permite, de forma transparente, conectarse a redes tanto 2G como 3G, y puntos de acceso inalámbricos, de forma simultánea y automática, además de aprovechar los servicios que los operadores ofrecen dentro de sus redes, como las capacidades de localización. Por último, OnmiTRACS es un sistema que aprovecha las comunicaciones móviles de los satélites en modo bidireccional para geolocalizar la posición de los distintos emisores que tenga enlazados el sistema. Se trata de una iniciativa diseñada sobre todo para sistemas de control de flotas.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información