Movilidad | Artículos | 01 OCT 2008

Control medioambiental con WiMAX. Parque Nacional de Doñana

Juana Gandía.

La implantación de una red CarrierClass WiMAX en el Parque Nacional de Doñana permite realizar funciones de control medioambiental y seguimiento de las especies protegidas en toda la zona.
El Parque Nacional de Doñana es un espacio natural que alberga una gran diversidad de ecosistemas y especies. Controlar el hábitat y el comportamiento de las especies protegidas es uno de los principales retos de los responsables de esta reserva. Y, con este objetivo, se plantearon hace dos años la puesta en marcha de una infraestructura de red basada en WiMAX. Además, se decidió crear zonas con cobertura Wi-Fi que permitieran a las familias que viven dentro del Parque disponer de conexión de banda ancha. “Hace sólo unos meses, algunos padres tenían que hacer hasta 20 kilómetros en una tarde para llegar al núcleo urbano más próximo para que sus hijos pudieran hacer sus deberes accediendo a Internet. Hoy, al igual que el resto de ciudadanos, lo pueden hacer desde sus casas, aunque estén aisladas en el campo”, explica Ramón Casimiro Soriguer, responsable científico-técnico de las Instalaciones Científico Técnicas Singulares (ICTS) e investigador del Departamento de Conservación de la Biodiversidad de la Estación Biológica de Doñana.
Parque Natural de DoñanaEl proyecto forma parte de un programa aprobado en 2006 por el Ministerio de Ciencia y Tecnología para dotar de infraestructuras a 24 Instalaciones Científico Técnicas Singulares (ICTS) seleccionadas de toda España. La implantación ha corrido a cargo del integrador Satec, que ha diseñado una red mixta de conexión fija-móvil, utilizando ocho servidores de aplicaciones y almacenamiento para front-end y back-end, además de servidores que actúan de backup desde Sevilla. Estos servidores, además de soportar la recopilación de los datos (algunos sensores hasta con una frecuencia de 20 veces por segundo), procesan y filtran la información, y la almacenan antes de introducirla en el portal web, accesible por los centros de investigación de todo el mundo. “Satec se ha encargado del diseño, ingeniería y despliegue de la red, así como de todo el equipamiento conectado. Además, la compañía ha contado con la colaboración de fabricantes y empresas especializadas en tecnologías de medidas de aguas, plantas, alimentación fotovoltaica…, pero siempre bajo su dirección y coordinación en la parte técnica, y de los investigadores de la Estación Biológica de Doñana en el aspecto biológico y en cuanto a requerimientos”, asegura Gustavo Sánchez, director de tecnología de Satec.
Para la implantación de los servicios WiMAX, Satec seleccionó las soluciones CarrierClass de Alvarion, que constituyen la red troncal de encaminamiento del tráfico generado por las distintas aplicaciones desplegadas, ya que “ofrecen una gran robustez en un entorno tan hostil como es éste, además de ser sencillas de configurar y utilizar. En un principio, sopesamos la utilización para todo el proyecto de una estructura Wi-Fi, pero desechamos la idea porque no aportaba la fiabilidad requerida por una red troncal y por ser una tecnología fundamentalmente de acceso”, comenta Gustavo Sánchez.
Para ofrecer la cobertura radial a toda la reserva se ha utilizado la arquitectura punto a multipunto Breeze- ACCESS VL de Alvarion, que, según Sánchez, “aporta una gran escalabilidad, además de permitir enlaces de bastantes kilómetros, una condición básica para construir una red troncal en un entorno como el de Doñana. Con esta solución hemos conseguido cobertura inalámbrica para servicios WiMAX en un total de 35.000 hectáreas”. En el norte de la torreta cercana al Palacio de Doñana se ha ubicado una estación base con cuatro sectores que ofrecen una cobertura de 17 kilómetros en forma de estrella con 15 equipos remotos. Gracias al sistema de videovigilancia existente en toda la reserva natural se controla, por ejemplo, la vida nocturna de los murciélagos y el comportamiento de especies en vías de extinción, como el lince ibérico.
Por otra parte, BreezeNET B realiza un triple enlace de alta capacidad de 60 kilómetros desde la torreta hasta la Universidad de Sevilla, consiguiendo así el caudal necesario para la operatividad de la red. Esto permite que los investigadores accedan a la información en tiempo real y que ésta sea compartida por los centros de investigación de todo el mundo. “Toda la información ya está disponible, y su actualización se lleva a cabo conforme se va ampliando la infraestructura. Queremos que sea utilizada por todo el mundo que lo desee”, afirma Gustavo Sánchez.

Proyecto abierto y en evolución
El sistema WiMAX coexiste con otras soluciones, como un sistema RFID para la recopilación y envío a través de la red de información relativa al control de entradas y salidas de determinadas especies. También se vigilan las condiciones meteorológicas mediante el despliegue de varios caudalímetros y mareógrafos, y por medio de la telemetría se consigue conocer la flora del parque. Antes de realizar esta implementación, las comunicaciones con el exterior y las mediciones en remoto se hacían mediante conexiones de radio convencional y, las más recientes, por GPRS y GSM.
Actualmente, sólo se ha concluido la primera fase del proyecto, en la que se ha puesto a punto la arquitectura, el diseño y desarrollo de las aplicaciones, y explotación. También se ha desplegado alrededor del 20% de la infraestructura, tanto de comunicación como de sensores, prevista por los responsables de la ICTS de la Estación. “Para el futuro nuestra intención es instalar muchos más puntos remotos con objeto de ampliar la cobertura a otras zonas, así como desplegar más cámaras IP y un mayor número de sensores a fin de tener medidas a largo plazo de cualquier zona que sea de interés para el investigador. Se trata de un proyecto abierto y en constante evolución, lo que significa que iremos integrando soluciones de forma equilibrada para cubrir nuevos usos y servicios, como el control de furtivos”, explica G. Sánchez.


Reserva de especies protegidas
El Parque Nacional de Doñana fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1994, dada la gran diversidad de especies que allí habitan, algunas de ellas en peligro de extinción, como el águila imperial ibérica y el lince ibérico. Sus 50.720 hectáreas albergan una gran variedad

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información