Movilidad | Noticias | 15 MAR 2016

400 millones de personas usarán coches autónomos para 'car sharing' en 2030

Según un informe de esta consultora, 400 millones de personas utilizarán coches robóticos para compartir coche en 2030. Conforme se desarrolla la industria de los smart cars comienzan a enraizar las bases de un nuevo tipo de conducción: la autonomía total.
Los coches robóticos
Un coche de Google

Según el informe de ABI Research, 400 millones de personas utilizarán coches robóticos para compartir coche el 2030. Conforme se desarrolla la industria de los smart cars comienzan a enraizar las bases de un nuevo tipo de conducción: la autonomía total. Un ejemplo de ello es el coche de Google, que ni siquiera cuenta con un volante, emplea tecnología de cámaras exteriores para analizar los carriles o LIDAR, un tipo de radar basado en láseres para iluminar los objetos desplegados alrededor del coche.

Según comenta Dominique Bonte, vicepresidente de ABI Research, esta nueva industria de coches automáticos compartidos son un ejemplo clásico de crowdsourcing, por lo que está atrayendo el apoyo de la generación Y, muy identificada con esta mentalidad.

“La economía de compartir coche llega en tres fases: el alquiler de servicio en la calle, el servicio de compartir un viaje en coche, y por fin el coche robótico”, ha escrito Bonte en una declaración pública. “La industria automovilística está en el proceso de las fases emergentes uno y dos, con servicios robóticos a punto de convertirse en la última forma de transporte accesible, ofreciendo disponibilidad, confort y un servicio asequible”.

Los coches sin conductor están perturbando la industria del coche, impulsando compartir coche como el mejor modo de transporte posible. Zipcar, el servicio y club más importante de compartición de coche, supone el mejor ejemplo de servicio de alquiler de coche en las calles. Los usuarios van a un parquin determinado para desbloquear un coche compartido, lo utilizan para ir a su destino, y después lo dejan a disposición del próximo usuario.

Uber es otro ejemplo del servicio de compartir un viaje, aunque las compañías suelen contratar a conductores privados para conducir sus propios coches y transportar a otros clientes.

El innovador servicio robótico va a marcar el comienzo de una era de cero conducciones humanas, en la que los coches se conducirán ellos mismos para recoger a los clientes. El CEO de Uber, Travis Kalanick, ya advertido de que comprará a Tesla, el fabricante de coches eléctricos, coches automáticos que se conduzcan solos. El CEO de esta empresa, Elon Musk, también ha avanzado que empezarán a comercializar este tipo de automóviles para 2020, aunque no ha anunciado en que cantidades.

Los servicios de coches robóticos transformarán la industria automovilística, resultando en el descenso de compra de coches y entremezclando las líneas entre el transporte público y privado; también permitirá mayor movilidad social, nuevos paradigmas del “infotainment” y sobre todo una consolidación de la industria automovilística en nuevos términos.

“El llamado car sharing supone un gran éxito, ya que incrementa la eficiencia mediante los ratios de utilización del transporte que reducen costes, lo cual resulta en un transporte más barato”, ha explicado Bonte. “¿Por qué gastar dinero en comprarse un coche y un seguro, además de los costes del mantenimiento asociados, cuando puedes aprovechar la economía del car sharing?

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información