Innovación TI | Noticias | 16 ABR 2015

A bordo del tren del Internet de las Cosas

Si el IoE fuese un tren estaría provisto de sensores en todas las partes, piezas y mecanismos que permanecen en movimiento en el interior de toda su estructura.
Euskotren
Marga Verdú

Cada pistón, todas y cada una de las rodaduras, rotores, engranajes de acoplamiento, ruedas dentadas…  todo estaría monitorizado y controlado, desde los niveles que indican el desgaste de las piezas hasta las causas que generan temblores, pasando por los niveles de temperatura y presión de la máquina.

 

Si nos imaginamos a bordo del “tren del IoE”, la información sería el fuel que alimentaría los sistemas de análisis, identificando faltas potenciales y organizando por adelantado la petición de los sistemas de repuesto. El resultado final de las analíticas reflejaría el estado del monitoreo, y ofrecería consideraciones para avanzar en la mejora de futuros diseños.

 

A todo ello, en el interior de los vagones del tren del IoE, cada asiento, monitor o pantalla informativa estaría mostrando constantemente información acerca del número de pasajeros que viajan en el convoy, y mostraría imágenes de diferentes zonas del mismo incluyendo a viajeros y tripulación. Los aseos del tren del internet de las cosas se limpiarían solos de manera automatizada, y los dispensadores de jabón y agua, avisarían al alcanzar bajos niveles de contenido para su reposición.

 

En el tren del IoE cada ventana, cada enchufe, puerta y panel realizarián evaluaciones constantes de fiabilidad y seguridad. El estado de salud del conductor del tren de las cosas estaría siendo monitorizado en todo momento, mientras los pasajeros recibirían en sus dispositivos recordatorios del personal del tren recomendándoles levantarse de su asiento y caminar un rato cada media hora.

 

El hecho fehaciente de que nuestros sistemas ferroviarios no disponen (todavía) de capacidades como estas es un indicativo del inmenso potencial que ofrece el IoE. Ahora mismo, resulta difícil imaginar el futuro sin la cotidianidad de un escenario de este tipo.

 

Son tiempos tempranos en el internet de las cosas, pero en pocos años veremos nuevos tipos de sensores, nuevas plataforma de software y novedosos procedimientos que revolucionarán el manejo de dispositivos y datos. Cuando el tren del IoE salga de la estación y empiece a tomar velocidad ya no habrá tiempo para empezar a plantearse los beneficios que internet de las cosas puede reportar. Feliz viaje.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información