Convergencia | Artículos | 01 NOV 2010

Vídeo y negocio

De la colaboración a la generación de ingresos
Francisco Sánchez.
La aplicación del vídeo a las herramientas de colaboración corporativas no se limita a la videoconferencia, la telepresencia o la videovigilancia, hoy en pleno auge. La integración del vídeo con la movilidad y las comunicaciones unificadas comienza ahora a abrir nuevas formas de comunicación y colaboración al servicio del negocio.

El auge de las comunicaciones de vídeo se está convirtiendo en uno de los factores clave de crecimiento del tráfico digital, especialmente en Internet, donde están captando rápidamente el interés de los usuarios en todas sus formas. Desde el intercambio de vídeos personales a través de websites como YouTube al videochat, el videoblog, el marketing online, el vídeo bajo demanda o la WebTV, esta nuevas aplicaciones, potenciadas ahora por su integración con las redes sociales, están abriendo nuevas formas de comunicación que mejoran significativamente la experiencia del usuario. A final de año, el 40% del tráfico por Internet será vídeo, porcentaje que se elevará en 2014 al 60% (y hasta el 91% sumando las transacciones P2P), según pone de relieve un informe de Cisco Visual Network Index (VNI), que prevé que el tráfico global IP se cuadruplique en los póximos cuatro años hasta alanzar los 64 Exabytes por mes.
Las mejoras en la capacidad de ancho de banda, junto con el aumento de la movilidad y la disponibilidad de múltiples dispositivos con mayores pantallas de alta resolución, son factores clave para el incremento del tráfico en la Red.
Esta rápida penetración de las aplicaciones de vídeo en el ocio y el entretenimiento está facilitando también su difusión como herramienta de negocio, al potenciar la colaboración en la empresa y abrir nuevas vías de comunicación con los clientes. La videoconferencia y su versión más evolucionada, la telepresencia, son dos de sus aplicaciones hoy más conocidas por las empresas, pero no las únicas. Aunque todavía incipiente, la integración del vídeo con las herramientas de colaboración y comunicaciones unificadas del mundo de los negocios ofrece múltiples posibilidades tanto para aumentar la productividad como para ahorrar costes y generar ingresos.
“Las comunicaciones en el mundo de la empresa se van a transformar en ‘conversaciones’ multimedia y multidispositivo, de las que el vídeo será un elemento integral más, pero el más adecuado en determinadas situaciones. Hay ventajas claras, como el ahorro de costes derivado de mantener una sesión virtual a distancia, pero hay otra serie de aspectos que van a facilitar la adopción masiva de este medio de comunicación, como, por ejemplo, el vídeo de alta definición”, asegura Javier Cruz Vilches, director de Soluciones e Innovación de la División de Empresas de Alcatel-Lucent. En su opinión, no todo será videoconferencia. “Hay otras necesidades asociadas al vídeo que también serán clave para el desarrollo de las corporaciones –como difusión de contenidos multimedia, televisión corporativa o cartelería digital–, donde el vídeo es el elemento multimedia diferenciador, y no sólo para ofrecer servicios atractivos a los clientes, sino también para enriquecer las capacidades de comunicación de los empleados”.
Para Antonio Conde, director de Desarrollo de Negocio de Colaboración de Cisco España, el vídeo, y especialmente el vídeo de alta definición, “cambiará el mundo de los negocios de forma radical, estableciendo un nuevo escenario de colaboración con tres beneficios fundamentales: ahorro de costes, incremento de la productividad y una relación más estrecha con clientes, partners y proveedores”.
“La posibilidad de acceder a las imágenes en cualquier momento y lugar a través de Internet o de un teléfono móvil supone un cambio radical para cualquier persona o negocio. Pero quizás uno de los mayores cambios que pueden derivarse de estos sistemas es su convergencia con otros sistemas de red, almacenamiento y seguridad que ya utilizan en su día a día la mayor parte de las empresas. Esto transformará, sin duda, muchos de los procesos que realizan las empresas y abrirá un horizonte totalmente nuevo para muchas de ellas”, afirma Luigi Salmoiraghi, director de Marketing y Ventas de D-link para el Sur de Europa.
Tres son las líneas de influencia del vídeo en los negocios, según Juan Gili Manzanaro, director de Gestión de Contenidos Digitales de Soluciones TIC de Telefónica Grandes Clientes: a nivel personal, el ocio y la empresa. “En el futuro, el video se incorporará a los modos habituales de relación entre las personas, en un acercamiento cada vez mayor a lo que hacemos en la vida normal. Esto afectará lógicamente también al formato de relación en el ámbito de los negocios.” Por otra parte, señala Juan Gili, además de las múltiples oportunidades nuevas de negocio que abre Internet y el vídeo para el ocio y el entretenimiento, en el mundo corporativo “se podrán aprovechar estas nuevas capacidades para mejorar y transformar el modo de relación con los clientes y empleados”.

Motores de desarrollo
En una reciente entrevista publicada por Network World en Estados Unidos con motivo del lanzamiento de Aura, conjunto de productos y servicios que llevan el vídeo al entorno de la colaboración en tiempo real, el CEO de Avaya, Kevin Kennedy, consideraba que el crecimiento de este mercado dependía directamente de dos factores: precio y experiencia de usuario. “Cada vez que se reduce a la mitad el precio de una funcionalidad, el tamaño de su mercado crece de tres a seis veces. El mero hecho de que estemos llevando la capacidad del vídeo de alta definición a un tercio de su coste expandirá el mercado. Asimismo, cuando se disfruta de una buena experiencia de usuario, más integrada con otras herramientas –como por ejemplo Facebook, LinkedIn, Twitter o Active Directory– aumenta nuestra dependencia de esa aplicación”.
Con la misma óptica, pero desde una perspectiva más estrictamente de negocio, Chris Barrow, responsable de marketing de Soluciones de Comunicaciones Unificadas de Avaya en la región EMEA, destaca los que en su opinión son los tres motores clave del crecimiento del vídeo en la empresa: una eficiencia de costes sin precedentes, la facilidad de despliegue y lafacilidad de uso. “La compra inicial y los costes operacionales deberán estar al alcance de todas las organizaciones, tanto las pequeñas como las grandes (…). Además, la instalación y el uso del vídeo deberán ser fáciles para el departamento de TI, integrándose estrechamente con los sistemas ya instalados (…) La comunicación a través de vídeo tiene que ser tan sencilla como hacer una llamada telefónica: debe existir únicamente un plan de marcado, un directorio y un único punto de administración”.
David Romero, director de Marketing de Polycom, vincula el crecimiento de la adopción del vídeo al de las comunicaciones unificadas (UC) y el audio, sistemas todos ellos que se verán impulsados por factores económicos y sociales, así como de disponibilidad tecnológica. “La actual coyuntura económica hace que las empresas busquen la mayor eficiencia en la gestión de recursos, sustituyendo costosos desplazamientos

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información