Convergencia | Artículos | 01 MAY 2010

Convergencia fijo-móvil. Lo mejor de ambos mundos

La convergencia de las comunicaciones fijas y móviles ofrece a las empresas accesos y conexiones ubicuas al servicio del negocio, aportando incrementos de la productividad y racionalizando –e incluso reduciendo– los costes. Esta convergencia avanzada –conocida como FMC (Fixed-Mobile Convergence)– al fusionar los recursos de telecomunicaciones cableadas con las redes wireless y la telefonía móvil proporciona a los usuarios toda la funcionalidad asociada a su teléfono fijo en un dispositivo de mano.

En su estadio más evolucionado, FMC integra las funcionalidades propias de las PBX con Wi-Fi y la telefonía móvil añadiendo además las ventajas de la tecnología de presencia, la mensajería instantánea (IM) y la colaboración propias de las comunicaciones unificadas (UC). En lo que se conoce como Mobile UC, un dispositivo móvil se integra con el mundo Wi-Fi corporativo y el mundo celular público soportando, además de VoIP, herramientas de comunicaciones unificadas como email, presencia, IM y contactos, así como las funciones telefónicas propias de las PBX, como marcación de extensiones, y reenvío y transferencia de llamadas. 
Según IDC, una solución FMC debe cumplir satisfactoriamente los criterios de simplicidad, eficiencia y transparencia. Las empresas deben buscar la simplicidad y disponibilidad de una experiencia de marcación común con independencia del dispositivo, ya sea un teléfono móvil, un teléfono fijo o una interfaz de vídeo; además, ha de ofrecer una única identidad para telefonía y mensajería, es decir, un único punto de comunicación. Por otra parte, una solución FMC da la oportunidad de optimizar las inversiones realizadas durante los últimos años tanto en la migración a redes IP como en movilidad. Finalmente, aporta un medio eficiente de dar soporte a la creciente “movilización” de la fuerza de trabajo ampliando las posibilidades de acceso y permitiendo a los responsables de TI controlar todos los aspectos de la movilidad. Esta transparencia hace posible iniciar, finalizar o transferir llamadas sin interrupciones con independencia de dispositivos o redes. Asimismo, amplía los medios para garantizar la conformidad normativa al permitir que las llamadas y correos móviles también puedan ser registrados.
El concepto de FMC ha ido evolucionando durante los últimos años para abarcar un número cada vez mayor de sistemas de comunicación fijos y móviles. Si en un principio sus objetivos se limitaban a la integración de las redes Wi-Fi corporativas con las redes móviles de los operadores para optimizar los costes de las llamadas de voz y datos, hoy, como se ha visto, incluye también todas las ventajas propias de la telefonía fija y de las comunicaciones unificadas.
Asimismo, si hace unos años las siglas FMC se utilizaban para describir soluciones simplemente ofrecidas como un paquete, ahora el objetivo es que dichas soluciones trabajen de un modo verdaderamente integrado. Según Rafael Martínez Sánchez-Bretaño, director de Marketing para Iberia de la División de Empresas de Alcatel-Lucent, “aunque se habla de FMC como una única solución, en realidad hay dos enfoques: uno primero que consiste en la extensión de los servicios de la PBX a los móviles y un segundo que implica una verdadera integración. A día de hoy, es el primer enfoque el dominante y ya encontramos servicios de telefonía clásicos que se pueden utilizar desde el dispositivo móvil; servicios que denominamos de número único y que se basa en la instalación de clientes en el teléfono móvil. El segundo enfoque está todavía en evolución y es el que aporta facilidades como la presencia tanto fija como móvil y una verdadera integración entre ambas redes. En Alcatel-Lucent trabajamos en el desarrollo e implantación de este tipo de ‘middleware’, del que ya hay pilotos en funcionamiento”.
Básicamente, hay que entender FMC como una fase evolutiva superior de la creciente presencia de la movilidad en la empresa como herramienta laboral. “Las empresas españolas llevan años apostando por la movilidad y, en especial, por la integración de las redes inalámbricas dentro de su infraestructura, y más recientemente, por la tecnología 3G, que está creciendo de forma exponencial con respecto a otras opciones. Según el informe ‘Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en la empresa española 2009’ de AETIC, la presencia de telefonía móvil ya alcanza al 80% de las empresas españolas. De todas formas, no hay que olvidar que en nuestro país, por el importante número de micropymes y autónomos existente, también es necesario hacer esfuerzos de divulgación para explicar correctamente las enormes ventajas que supone la movilidad para la productividad profesional, ya que este colectivo es el que menos recursos destina a este apartado y, según la propia AETIC, sólo el 56% de ellos dispone de móvil de uso exclusivo laboral”, afirma Ruben Monjo, country manager de D-Link Iberia.

Integración, productividad…
Para Rafael Martínez, de Alcatel-Lucent, poder disponer de servicios de la central en el móvil aporta numerosas ventajas. “Podemos acceder a servicios de la central, hacer desvíos, consultas y conferencias, al mismo tiempo que disfrutamos de planes de numeración integrados. No hace falta tener directorios repetidos y tenemos acceso a un único buzón de forma remota. Y gracias al Asistente Personal tenemos el control completo del flujo de nuestras comunicaciones. Evidentemente el grado de integración no es el mismo en todos los dispositivos y va ligado a la disponibilidad del sistema operativo del móvil. Con estos servicios conseguimos que el teléfono móvil sea una extensión más de la central y que el número fijo se convierta en el único punto de contacto independientemente de nuestra ubicación. El paso siguiente es lo que denominamos ‘push Mobile’, que incluye la sincronización del correo”.
En la actualidad, según Antonio Conde, director de desarrollo de Negocio de Colaboración de Cisco en España, “el estado del arte de la tecnología de convergencia permite, por ejemplo, que las empresas puedan construir su propia solución de convergencia con independencia de cualquier condicionante externo o de proveedor de servicios, adaptándola a las necesidades reales del negocio. En este escenario es incluso posible la conmutación de llamadas WI-FI/GSM/WI-FI sin caída de las llamadas establecidas y dependiendo de la zona de cobertura, lo que posibilita que los terminales duales se registren en la propia plataforma de gestión de llamadas como un terminal IP más con todos los servicios y que utilicen la voz sobre red inalámbrica (VoWLAN) con el consiguiente ahorro de costes, conmutando a GSM de manera autom&a

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información