| Artículos | 01 SEP 2002

XML (2)

Servicios Web e integración de aplicaciones
De todo el mundo XML, quizá sean los servicios Web los que están generando mayor atención entre las empresas. No en vano, es este tipo de servicios el llamado a relanzar el comercio electrónico y a adentrar a las empresas en las nuevas estrategias de integración de aplicaciones y sistemas. En ellos nos centramos en esta segunda entrega dedicada a los imparables avances que XML está consiguiendo en las empresas.

Todos los analistas y consultores coinciden en identificar la integración de sistema y aplicaciones como una de las grandes tendencias que liderarán la incipiente recuperación económica del sector de las TIC, junto a la movilidad y todo lo relacionado con la seguridad. Y es precisamente la integridad e interoperatividad entre estructuras, plataformas y lenguajes de programación heterogéneos la funcionalidad clave de los servicios Web. Parece lógico el gran protagonismo de estas tecnologías teniendo en cuenta que, más allá de la pura innovación que ha movilizado al sector en décadas pasadas, ahora el objetivo primario es consolidar y optimizar las novedades ya disponibles.
Los servicios Web aparecen como la arquitectura que hará posible la computación distribuida en un área extensa entre sistemas heterogéneos comunicados por Internet. Sus fundamentos son XML, como tecnología base, y sus derivados SOAP, WSDL y UDDI. Estos estándares, junto con cuestiones como la seguridad, la integración con J2EE y los sistemas ya existentes, representan hoy los factores esenciales de los desarrolladores de servicios Web.
Esta tecnología puede describirse como un paradigma de programación que permite la invocación/llamada remota de objetos de software entre sistemas heterogéneos en Internet, con independencia del tipo de lenguaje. El objetivo de estos servicios –aplicables tanto a los procesos internos de las empresas como al B2B y al B2C– es hacer posible que los sistemas se comuniquen entre sí, reduciendo notablemente los esfuerzos de integración en recursos y tiempo de desarrollo. No hay que olvidar que el trabajo de integrar dos aplicaciones de dos empresas respectivas, una basada en tecnología de Microsoft y otra en Java, y donde entra en juego además CORBA/C++, puede prolongarse por espacio de doce meses aproximadamente con medios convencionales. Utilizando servicios Web, ese periodo puede reducirse a sólo diez días.

Actividad frenética
Estas y otras posibilidades de optimización de las tecnologías existentes justifican la enorme actividad que se está llevando a cabo alrededor de los servicios Web. El Web Services Architecture Working Group, creado en el seno de W3C, con el apoyo de firmas como IBM, Intel, Microsoft, Sun y BEA Systems, es un buen ejemplo. El grupo se ocupa de describir los servicios Web, creando una plataforma común que estandarice las tecnologías que requieren, el modo de interactuar entre sí y las cuestiones de privacidad y seguridad a ellos asociadas. Antes de su lanzamiento oficial, el modelo de arquitectura será remitido para su revisión a los grupos de W3C encargado de estandarizar tecnologías como SOAP y WSDL. No en vano, lo que se persigue no es otra cosa que proporcionar a estos servicios Web una arquitectura común que impida las incompatibilidades.
Cuando W3C apruebe finalmente la especificación, la arquitectura desarrollada por el grupo de trabajo podrá ser adoptada por los fabricantes de herramientas de desarrollo, servidores, bases de datos y aplicaciones. Se espera que la norma pueda ser implementada en productos reales a principios de 2003.
También es de destacar la adopción el pasado mes de diciembre del estándar CRML XML por parte del comité técnico de calidad de información al cliente del consorcio industrial OASIS (Organization for the Advancement of Structured Information Standards). CRML, desarrollado por la empresa MSI Business Solutions, se añade a las especificaciones CIL y XNAL para definir las relaciones con los clientes. Antes de su aparición, se utilizaban métodos para describir características sencillas de un cliente, como, por ejemplo, nombre, número de teléfono y correo electrónico. Ahora, CRML describe relaciones con clientes más complejas en un marco de negocios, de forma que quede garantizada la interoperatividad de aplicaciones y datos basados en XML, fundamentalmente en lo que concierne a CRM (Customer Relationship Management) y servicios Web.
La trascendencia de los desarrollos de OASIS es evidente, teniendo en cuenta que en la iniciativa participan en estos momentos 400 entidades de más de cien países, como IBM, Microsoft, Sun Microsystems, BMC Software, BEA Systems, HP, Novell, SAP o Comerce One.

No sólo palabras
Todavía es pronto para ver un gran despliegue de servicios Web, pero, poco a poco, las empresas empiezan a adoptarlos como una nueva forma de optimizar tanto el comercio electrónico como el resto de aplicaciones y comunicaciones corporativas. Según un reciente estudio realizado por Ilog y Wall Street & Technology a nivel mundial, si el 42% de las empresas encuestadas utilizaban ya XML como estándar para la presentación de datos online, y un 36% lo harán a corto plazo, el 80% coincidió en reconocer que XML es crucial para el futuro de sus empresas, sobre todo como factor estratégico en la integración de sistemas.
Gartner Group pronostica que la gran mayoría de plataformas de servicios Web propietarias (como las de Microsoft, Sun, IBM, HP, Oracle y BEA) soportarán la infraestructura de servicios que ofrecen las tres normas en 2003 a lo más tardar. En ese momento, aventura la consultora, el 75% de los servicios Web correrán sobre soluciones suministradas por IBM, Microsoft y dos o tres fabricantes aún sin determinar.
Incidiendo con igual optimismo en el futuro de los servicios Web, la encuesta “SW Strategies & Investment Survey” realizada por IDC a usuarios finales durante el otoño de 2001 sitúa como segunda prioridad estratégica para la mayoría de las empresas la integración de aplicaciones, por debajo sólo del mantenimiento y mejora de las aplicaciones existentes (más del 60%). Según la citada encuesta de IDC, la integración de aplicaciones resulta crítica para casi el 56% de las empresas, e importante o muy importante para el 41%; en 2004, ambas tasas se elevarán respectivamente al 85,3 y al 13,9% . En cifras de negocio, la consultora estima que el software de integración generará alrededor de 6.000 millones de dólares para pasar a casi 19.000 millones en 2005; concretamente, el mercado de servicios Web registrará crecimientos suaves hasta esa fecha, para alcanzar en 2010 los 80.000 millones de dólares.
Sin embargo, pese a que este tipo de servicios está generando un marketing muy agresivo por parte de la industria, IDC no espera que se produzca alrededor de ellos un boom similar al pronosticado, casi siempre precipitadamente, en otras ocasiones respecto de otras tecnologías. Para la consultora, “el éxito de los servicios Web no vendrá en forma de revolución, sino como la propia evolución de las instalaciones abiertas. Se utilizarán en primer lugar para integrar aplicaciones y sistemas ya existentes; como compartición de recursos globales no llegará hasta 2005”.

En la práctica
Aunque todo lo relacionado con los servicios Web suena más a futuro que a realidad de mercado, ya hay usuarios que los están adoptando en sus organizaciones. El pasado mes de abril, Net

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información