| Artículos | 01 JUL 2003

Wi-Fi

Autel.
La tecnología wireless está de moda o, por lo menos, se encuentra, últimamente, en boca de todos. Una de las noticias más recientes sobre la tecnología sin hilos ha sido la que informaba sobre la condición de ciudad del mundo mejor conectada a Internet que ostenta Zamora. Hasta ahora, sólo se estaban creando "hot spots" (puntos de acceso) en determinados sitios públicos como aeropuertos, hoteles o centros comerciales, pero Zamora es la primera ciudad que está conectada en su totalidad.
Muchos son ya los que creen que la tecnología Wi-Fi (Wireless Fidelity) va a suponer una revolución, y de hecho, además de su penetración empresarial, ya desde hace algunos años su uso se está extendiendo al mercado residencial. Es más, en varias partes de España, se están creando "comunidades wireless" cuya principal filosofía es la de compartir las redes de acceso y poner a disposición del ciudadano lugares públicos desde los que, si se tiene un portátil con una tarjeta inalámbrica, poder acceder a Internet. Esta filosofía, en principio minoritaria, entronca con otros movimientos "libres" como el de la defensa del software libre, y tiene un componente más altruista. Sin embargo, el desarrollo comercial está por venir y como siempre, cualquier iniciativa que ofrezca más alternativa al usuario, en principio, siempre es bienvenida.

Qué es. El origen de esta tecnología se encuentra en el año 1997 cuando Lucent Technologies creó la primera tarjeta wireless que cumplía con la norma 802.11 del IEEE (Institute of Electrical and Electronics Engineers), permitiendo de esta manera que las redes inalámbricas se estandarizaran. Actualmente, la variante que se utiliza es la 802.11 b que opera dentro de la frecuencia de 2,4 Ghz, aunque en estos momentos se busca que se estandarice para operar en el rango de los 5 Ghz.
La principal ventaja de Wi-Fi es precisamente la ausencia de cables, lo que implica movilidad. En este sentido, la experiencia de Zamora abre un camino de nuevos servicios y utilidades que las redes inalámbricas pueden ofrecer. Por ejemplo, desde una perspectiva social se pueden optimizar los servicios de emergencia o de seguridad ciudadana. También, permite pensar en la convergencia que puede llegar a tener con la telefonía móvil y, especialmente, con la tercera generación.
En estos momentos, la tecnología inalámbrica está desarrollando un mercado de servicios de acceso a Internet, donde ya algunas operadoras se han puesto en marcha para crear una red de puntos de acceso a Internet en lugares públicos que, previo pago de unas tarifas, permita a cualquiera poder conectarse a la red.
No obstante, sobre esta tecnología se cuentan inconvenientes que, de momento, pueden impedir su desarrollo, como el precio o las dificultades urbanísticas que pueden reducir el alcance de los puntos de acceso (aproximadamente, 300 metros sin obstáculos) impidiendo que la señal llegue con facilidad o, incluso, que no lo haga. También, a pesar de que su ancho de banda es teóricamente de 11 Mbps, frente al cable, su velocidad es diez veces menor.
Sin embargo, la peor crítica que de momento se hace a las redes inalámbricas es su problema de seguridad, ya que el protocolo WEP que utiliza tiene varios agujeros que amenazan la seguridad de los datos que propagan las ondas. Recientemente, se ha desarrollado una nueva versión de WEP que aunque mejora al anterior estándar sigue sin ofrecer una plena protección.

El impulso de la Comisión. Unido al desarrollo comercial que se está llevando a cabo, por parte de las autoridades se empieza a tener en cuenta. Recientemente, la Comisión Europea ha publicado una Recomendación que insta a los Estados Miembros a fomentar el desarrollo de las redes locales inalámbricas como medio de acceso público a Internet. Esta medida nos parece positiva porque entendemos que puede contribuir a difundir entre los ciudadanos los sistemas de acceso de banda ancha. La recomendación sugiere que los gobiernos fomenten su desarrollo pero sin entrar a regular el sector de manera específica, algo que, en un primer momento, podría coartar el desarrollo de este mercado.
A esta recomendación está pendiente de que le siga otra en la que se identifique el espectro de radio y se armonicen las frecuencias. Este tema está previsto que sea tratado en la Unión Internacional de Telecomunicaciones, que establecerá para las redes inalámbricas un espectro adicional en la frecuencia de los 5 GHz.

AUTEL
Asociación Española de Usuarios de Telecomunicaciones
autel@autel.es

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información