| Artículos | 01 ENE 2006

Vuelva usted mañana

En el primer tercio del siglo XIX, Mariano José de Larra escribió el famoso artículo “Vuelva usted mañana”, en el que de manera delirante describe las costumbres españolas, entre ellas las de dejar las cosas para más tarde. Aquel ensayo sigue estando de plena actualidad para muchas de las facetas de la Administración, pero muy notoriamente en el campo de las telecomunicaciones. En un año como el de 2005, marcado por un dinamismo sin precedentes desde hace un lustro en el terreno corporativo, con un aluvión de compraventas de empresas, de alianzas, y de nuevos desarrollos tecnológicos, la Administración se ha zambullido en una situación de “stand by” que no tiene parangón. La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) está embarcada en el traslado de su sede desde Madrid a Barcelona. Sin poner en tela de juicio la idoneidad política de esta decisión, lo cierto es que se produce en el peor momento de todos. Este traslado ha provocado la salida del organismo de varios de los directivos clave en el funcionamiento de la institución, así como una clara dilución del rendimiento de sus profesionales, comprensiblemente más preocupados por encontrar casa donde vivir y colegio para sus hijos en la Ciudad Condal que por tramitar expedientes o incluso por rematar el análisis de los mercados, una pieza clave para trazar las que deben ser las reglas de juego para los próximos años en el mercado telefónico.
El bloqueo de la CMT contamina a otros organismos, retrasando así algunas de las decisiones más trascendentales que tiene que tomar Industria y Economía, como, por ejemplo, la de levantar definitivamente la regulación de precios de Telefónica por la vía de lo que se conoce como price cap. Este mecanismo de fijación de precios teóricamente iba a ser ampliamente revisado, o incluso suprimido a mediados de 2005. Sin embargo, dado los retrasos que acumula la CMT, seguirá vigente al menos un año más, hasta mediados de 2006.
Mientras la Administración permanece instalada en un Vuelva Usted Mañana que ya parece casi permanente, el sector sigue moviéndose, y muy deprisa. En 2005, en las telecomunicaciones españolas se produjeron operaciones corporativas que han cambiado al completo la fisonomía del mercado. Amena ya no es de Auna, ahora es de France Telecom. Telefónica ya no es el eterno aspirante a jugador de primera fila mundial; ahora, con la compra de O2, está en la liga de campeones. ONO ha dejado de ser aquel cableoperador limitado a regiones periféricas; hoy ya está en Madrid y Cataluña tras la compra de Auna Telecomunicaciones. Así una larga lista: hay menos operadores de LMDS, el negocio de UMTS ya está funcionando, Wi-Fi ha dado paso a Wi-Max y ADSL se ha transformado en un fenómeno que poco a poco está conduciendo al triple play.
Si se mira fuera de las fronteras españolas, se comprueba que el parón que sufre la CMT contrasta con la rapidez de movimientos que viven otros reguladores. En Francia, por ejemplo, la Administración ha impuesto multas millonarias a los operadores celulares por un problema con ciertas similitudes al que se pueden estar produciendo en España.
Para que un mercado funcione empresas y poderes públicos deben ir acompasadas en los ritmos de sus proyectos, de su inventiva y de su quehacer general. Lo realmente preocupante no es que, parafraseando a Larra, la Administración diga “vuelva usted mañana”, sino que cuando llegue ese mañana sea demasiado tarde. El insigne escritor, no en vano, acabó su famoso artículo con una exclamación aterradora: “¡ay de aquel mañana que no ha de llegar jamás!”

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información