| Artículos | 01 MAR 2004

UMTS inicia la fase de despegue en España

Primeros servicios comerciales, sólo para empresas
Durante el mes de febrero, y en lo que bien podría interpretarse como un apresurado movimiento en respuesta al conocimiento de sus respectivos planes, Vodafone y Telefónica Móviles España han iniciado la comercialización de servicios móviles de tercera generación. De momento las ofertas son limitadas: sólo soportan servicios de datos sobre portátiles y están orientadas a clientes empresariales.

La 3G se ha hecho esperar. Tanto, que ya muchos ponían en duda que llegara a existir en algún momento, especialmente cuando ya empezaba a hablarse de la cuarta generación de móviles. Pero ha resultado que la tercera generación –en Europa, UMTS– era de verdad. El mes de febrero ha sido pródigo en buenas nuevas al respecto en nuestro país: con pocas horas de diferencia, Vodafone y Telefónica Móviles anunciaban el comienzo de la comercialización de sus primeros servicios. No obstante, la llegada de la tan esperada 3G a nuestro país ha sido modesta, algo que ya se preveía tras los anuncios previos de los operadores al respecto. Los primeros servicios sólo estarán disponibles para empresa y su soporte se limitará a los datos.
En la mañana del jueves doce de febrero, Vodafone anunciaba para el lunes siguiente el comienzo de la comercialización de sus nuevos servicios. Parecía haberse adelantado a Telefónica, pero esa misma tarde, la filial de móviles de la operadora dominante en nuestro país hacía lo propio comunicando la disponibilidad inmediata de su oferta. Ambos lanzamientos sin embargo no tendrán de momento impacto alguno para el usuario de a pie, dado que los nuevos servicios quedan, de manera bastante similar, en la oferta de estas operadoras para sus clientes corporativos, y, serán sólo utilizables mediante portátiles, dotados de las tarjetas específicas con soporte dual GPRS/UMTS que cada una facilitará a sus usuarios 3G.

Soporte dual GPRS/UMTS
Las tarjetas de Vodafone, con un precio inicial de en torno a 400 euros empezarán a comercializarse en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Bilbao, Zaragoza y Málaga. Después irán introduciéndose en el resto de la geografía española, para llegar a dieciséis núcleos urbanos en otoño, y, si se cumplen las previsiones de la operadora, estar disponibles en un plazo de dos años en todas las ciudades con más de 20.000 habitantes. En cuanto a las tarifas, han sido fijadas por volumen de información situándose en un euro por megabyte transmitido, cantidad equivalente al precio del GPRS de Vodafone. Aunque las tarjetas de Telefónica Móviles serán algo más caras (la tarifa será igual), unos 500 euros, esta operadora incluye 150 megabytes de consumo gratis.
El soporte de GPRS, capaz de transmitir datos pero a velocidades menores que UMTS, en estos primeros sistemas, ofrecido tanto por Vodafone como por Telefónica, pretende evitar los problemas de carencia de servicio en aquellas zonas donde aún no haya sido deplegada infraestructura de tercera generación. Las tarjetas están dotadas de capacidad para detectar de manera automática la disponibilidad de un tipo u otro de cobertura, adaptando en consecuencia su modo de funcionamiento. No obstante, el servicio ofrecerá su pleno potencial cuando la conexión se realice vía UMTS, alcanzando velocidades de 348 Kbps, hasta diez veces más que el rendimiento soportado por GPRS y superior al del ADSL estándar de Telefónica (256 Kbps). La oferta de ambos proveedores está inicialmente orientada a usuarios empresariales, que podrán acceder a través de los nuevos servicios a aplicaciones corporativas como correo electrónico, agenda electrónica y acceso a Internet y a intranets.

Superadas las pruebas piloto
En el caso de Vodafone, el lanzamiento se producía simultáneamente en España, Alemania, Holanda, Italia, Portugal, Reino Unido y Suecia, una vez la tecnología había superado con éxito las pruebas piloto llevadas por la operadora con miles de usuarios corporativos en diversos países europeos.
Por lo que respecta a Telefónica Móviles ha definido para este servicio un pack que consta de una tarjeta PCMCIA UMTS/GRPS, la tarjeta USIM MoviStar y 150 Megabytes de transmisión gratuitos. Esta facilidad permitirá, según la operadora, extender el servicio 3G a segmentos como profesionales y pymes. De momento, los clientes que pueden ya beneficiarse de este pack, parte de la oferta Oficin@MoviStar serán las algo más 500 empresas que han estado probándolo 2.500 tarjetas en calidad de usuarios piloto durante los últimos meses. Por su parte, Vodafone había realizado pruebas con unas 1.000 tarjetas en nuestro país. Las tarjetas de TME son el resultado de un desarrollo conjunto de Lucent Technologies y Novatel Wireless, mientras que Vodafone utiliza una solución desarrollada por Option.
Los planes de los otros dos operadores móviles con licencia para la prestación de servicios de tercera generación en España aún no están tan claros. No obstante, a finales de 2003, tanto Amena como Xfera, la única de estas compañías que no opera GSM y que, por tanto, no ofrece aún servicio comercial alguno, afirmaban tener previsto lanzar sus ofertas UMTS a finales de este año o principios de 2005.


Servicios de consumo en el último trimestre
---------------------------------------------------------------
El despegue de la esperada 3G no ha sido el centro de atención de gran parte del sector aquí en España. También ha acaparado el protagonismo en la pasada edición de la feria 3GSM, celebrada en Cannes. Allí, la polémica ha girado en torno a las responsabilidades de fabricantes de terminales y operadores en la carencia de servicios, especialmente de una oferta masiva que incluya propuestas para el segmento de consumo.
Los representantes de operadores como Vodafone, T-Mobile (filial de móviles de Deutsche Telekom) y mmO2 han apuntado directamente a la falta de terminales adecuados –los actualmente disponibles son demasiado grandes, se calientan en exceso y la batería no dura lo suficiente, según Arun Sarin, consejero delegado de Vodafone– del retraso de un despliegue masivo de servicios, que, según reconocen, no se producirá hasta finales de año, coincidiendo con la amplia disponibilidad de terminales. Esta sería también la razón de la naturaleza restringida de los primeros servicios, limitados a dispositivos portátiles y al segmento empresarial.
También se han aventurado algunas previsiones como que el número de usuarios UMTS alcanzará los 40 millones a finales de 2004 y los 100 millones en 2006.


Inversiones de 4.500 millones de euros
-------------------------------------------------------
En febrero, los cuatro operadores con licencia 3G en España –Telefónica Móviles, Vodafone, Amena y Xfera– han llegado a un acuerdo con el Ministerio de Ciencia y Tecnología en el que se comprometen a haber extendido la cobertura de la nueva tecnología al 50% de la población en 2006 y al 90% en 2009. Para ello, realizarán una inversión de en torno a 4.500 millones de euros destinados al despliegue de las nuevas redes. Esta cantidad reduce a casi una tercera parte la inversión inicialmente fijada en el momento de adjudicación de las licencias hace ahora cuatro años. Una reducción que hace aún más evidente lo desorbitado de las expectativas generadas

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información