| Artículos | 01 MAR 2006

Telefónica, investigada por abuso de posición dominante en banda ancha

Posible multa del 10% de su facturación mundial
Bruselas ha abierto una investigación contra Telefónica por ejercer un supuesto abuso de posición dominante en el mercado ADSL. El operador habría aplicado unos precios de acceso mayorista que dejan poco margen a sus competidores para actuar en el segmento minorista.

La Comisión Europea ha expedientado a Telefónica por abuso de posición dominante en el mercado de banda ancha, alegando que la compañía habría debilitado las actividades competitivas de los proveedores de banda ancha por Internet en España. Según el organismo comunitario, el operador habría ejercicio desde 2001 una estrategia de estrechamiento de márgenes por la cual la diferencia entre los precios mayoristas solicitados por Telefónica a sus competidores y las tarifas minoristas que pagan sus clientes particulares de ADSL es muy similar e insuficiente para cubrir los costes del ex monopolio por el suministro de estos servicios.
Los cargos están contenidos en un dictamen que Bruselas ya ha enviado a la compañía. La acusación habría estado motivada por una denuncia de Wanadoo interpuesta en 2003, tras ser sancionada ésta por la CE por una situación similar. No obstante, el Ejecutivo comunitario ha destacado que la apertura del expediente no implica necesariamente que la operadora española haya infringido las reglas comunitarias de competencia.
La decisión de Bruselas es aún más desconcertante si se tiene en cuenta que las tarifas mayoristas de ADSL están reguladas por la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT), en base a un informe de costes por la prestación del servicio suministrado por el operador. Por ello, en última instancia, la denuncia del regulador europeo tendría como objeto no los precios mayoristas, sino los costes y su variación según el estándar aplicado para su cálculo.
La Comisión deberá ahora decidir si hay o no abuso de posición dominante, aunque sólo después de analizar la respuesta que reciba del operador, que tiene dos meses para presentar alegaciones y justificar su política de precios. De confirmarse el abuso en la evaluación preliminar, Bruselas podría imponer multas a Telefónica por comportamiento anticompetitivo de hasta el 10% de su facturación global.

Caso ejemplarizante
El Ejecutivo comunitario ha recordado además los altos precios minoristas de la banda ancha en España, que se sitúan muy por encima de la media de la UE, así como que el desarrollo de infraestructuras de red alternativas está muy por debajo de la media de los Veinticinco. Y es que, pese a que en 2004 se empezó a implantar el desdoblamiento del bucle local, su uso todavía no ha despegado.
En este escenario, los nuevos proveedores de Internet no tienen otra opción, aparte de la construcción de una red alternativa de acceso local, que contratar uno de los tres productos al por mayor que les ofrece Telefónica: acceso al bucle local, acceso regional al por mayor y acceso nacional al por mayor. Sin embargo, las nuevas empresas no pueden, con los actuales precios de venta al por mayor, repetir las tarifas de Telefónica a los consumidores finales en el conjunto de España.
La experiencia de otros Estados miembros demuestra, según Bruselas, que la actuación de las autoridades de competencia para tratar abusos por precios excesivos puede abrir los mercados y abaratar los precios, creando más posibilidades de elección para los consumidores.
Bruselas pretende utilizar estos casos como ejemplo para el sector. Ya en 2003, Deutsche Telekom se enfrentó a una multa de 12 millones de euros por una situación parecida a la hoy vivida por Telefónica. Como en el caso español, el regulador alemán fijaba las tarifas de acceso, pero esto no salvó de la sanción al operador germano.


La CMT impondrá la cuota de abono
--------------------------------------------------
uPese a que la CMT aprobó en un primer momento dar libertad a Telefónica para fijar sus precios en telefonía fija, el regulador español ha dado marcha atrás y seguirá interviniendo las cuotas fijas del ex monopolio si la CE aprueba su propuesta. Según el documento remitido al Ejecutivo europeo, las tarifas de conexión de las líneas individuales se acogerán a un régimen de precios máximo y la cuota de abono se regirá por un precio fijo establecido por la CMT. De ser así, esta última tarifa –actualmente de 13,4 euros más IVA– se mantendría hasta dentro de dos años, cuando la CMT revise de nuevo el mercado de telefonía fija.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información