| Artículos | 01 FEB 2002

Telefonía IP como herramienta interna y como servicio

GlobeCast ofrece Internet y VoIP por satélite a través de Arabsat
Javier Jiménez.
Cada vez son más las empresas que apuestan por la implantación de un sistema de telefonía IP para gestionar sus comunicaciones, tanto internas como con el exterior. La apuesta parece clara; la pregunta es cuándo hacerla. GlobeCast, una compañía especializada en transmisión de vídeo y telefonía por satélite, aprovechó la ampliación de oficinas para dar el salto a la telefonía IP, y además añadir esta tecnología a su cartera de servicios.

La mejor ocasión de renovar la infraestructura de telefonía de una empresa es sin duda cuando se produce una mudanza. Este es el caso de la filial española de GlobeCast Corporate, división multimedia del Grupo France Telecom. La compañía se dedica a ofrecer servicios de telefonía vía satélite, además de a la retransmisión de noticias y corresponsalías para la CNN, Bloomberg TV y Alice, así como eventos deportivos, como las ligas de fútbol española, portuguesa y holandesa, y la Euroliga de Baloncesto. Y como eventos especiales, prepara el Mundial de Fútbol de Corea de 2002, cubre la Copa África en Mali y los campeonatos europeos de atletismo de Munich 2002.
Creada hace dos años por la operadora francesa France Telecom (51%) y el grupo Mediapro (49%), especializado en la retransmisión de eventos especiales y deportivos, GlobeCast obtuvo casi 6 millones de euros en su primer ejercicio, alcanzó los 10 millones en 2001, y prevé llegar a los 12 millones este año.

El proyecto
Semejante crecimiento económico en estos dos años ha obligado a la compañía a ampliar las instalaciones que posee en el parque empresarial de la Ciudad de la Imagen de Madrid, donde tiene además instaladas sus antenas de satélite, con la apertura de otro edificio. Así, el proyecto nace de la necesidad de unir las dos ubicaciones y gestionar la telefonía con una sola centralita. “En un principio teníamos un solo edificio, pero ante el crecimiento tan rápido de la empresa tuvimos que buscar otro en esta misma zona para que se pudieran interconectar entre sí las antenas de satélite, en ambos emplazamientos”, afirma Pedro Llamas, responsable del departamento de I+D.
Para conectar ambos edificios se opta por fibra óptica, creando una conexión LAN mediante Gigabit Ethernet que utiliza los conmutadores SuperStack 3 Switch 4400 de 3Com. Esta conexión resolvía también el acceso a Internet, cuya salida reside en el primer edificio. Quedaba por solucionar el grave problema de la telefonía interna y externa de la empresa. “Buscamos ofertas de muchas empresas de telefonía tradicional, analógicas y digitales, pero las soluciones que daban para interconectar dos centralitas eran por lo general muy caras, y en algunos casos nos obligaba a cambiar toda la numeración entre los dos edificios e independizar las centralitas”.
Es en ese mismo momento cuando la Red puso en sus manos información sobre la telefonía IP, y se decidieron a probar. “Como trabajamos con muchos servicios IP por satélite, la adopción de esta tecnología, además de solucionarnos el problema real de interconectar los dos edificios, nos permitía investigar el modo de ofrecerla como nuevo servicio. Decidimos entonces instalar una sola centralita IP que aprovechara la red Ethernet actual entre los dos edificios”.
El proceso de selección no fue nada complicado, aunque sí muy escrupuloso. “Estuvimos mirando varias opciones, como Cisco e incluso Alcatel, puesto que la centralita que teníamos antes era una Alcatel 2000 Profesional. Esta compañía estaba desarrollando un módulo IP para interconectar dos centralitas aprovechando el chasis de la anterior y convirtiendo los terminales telefónicos en teléfonos IP. Pero todas las ofertas solicitadas se iban de precio y no acababan de dar las prestaciones que necesitábamos. Como toda nuestra red siempre se ha basado en equipos de 3Com, nos pusimos en contacto con ellos y el proyecto salió para adelante”. Un proyecto que ha supuesto en total una inversión en torno a los 15.000 euros, incluida la LAN GigaEthernet, la centralita LAN NBX 100 y unos 25 teléfonos IP.

Ventajas
El presupuesto total del proyecto se justifica aún más por las ventajas añadidas que ha aportado la implantación de este sistema para interconectar los dos edificios. Llamas señala que, además de funcionar exactamente igual que una centralita convencional, sin perder un ápice de calidad, aporta algunas mejoras sustanciales, como la sencillez de su configuración a través de una página web, donde se configuran todos los teléfonos, los desvíos y los mensajes del buzón de voz. Esto se realiza centralmente por un administrador o por el propio usuario final en su terminal, que puede configurar su propio buzón de voz y su propia operadora automática. En los próximos días se pondrá en marcha la aplicación de la mensajería al correo, que es otra de las ventajas del sistema.
Por otra parte, la gestión no requiere, como sucede con las centralitas convencionales, de personal experto en la tecnología específica de cada fabricante, sino que es el propio administrador de la red quien se encarga de estas tareas, sin necesidad además de tratar con el cableado específico de los terminales telefónicos. “El cableado de los teléfonos ha desaparecido. Ahora los teléfonos se conectan directamente a la red Ethernet. Los ordenadores se conectan al teléfono y éste al conmutador, lo que evita tirar cableado paralelo y utilizar puertos extras en los hubs o conmutadores, lo que también supone un ahorro importante”.
Otra posibilidad que abre la telefonía IP es la gestión remota de la centralita, “de forma que desde una página web pública el administrador puede acceder a través de un gateway a nuestra red, sin necesidad de desplazamientos”.
Los 40 empleados de la empresa han aceptado bien el cambio, aunque la compañía prevé realizar un curso de formación para enseñar a utilizar el software de telefonía IP y que los usuarios puedan sacarle el máximo partido. En un primer momento llamó mucho la atención el tamaño del teléfono, más grande que los convencionales, pero nada más instalarlos la gente comenzó inmediatamente a utilizar las funciones más básicas, como la trasferencia de llamadas. “El sistema es muy intuitivo. Mandé un email a los empleados explicando cómo capturar las llamadas de un compañero, transferirlas, grabar los mensajes, etc, y nadie tuvo mayor problema”.
El proyecto se desarrolló en dos fases: primero se implantó a nivel interno mediante software, que tuvo que ser actualizado para hacerlo compatible con las tarjetas de acceso básico heredadas, a través del ordenador, y luego se instalaron los propios teléfonos. En conjunto, “el proceso no duró más de dos días, incluido el cambio de todos los teléfonos y la conexión”.
Precisamente, la rapidez de instalación fue uno de los objetivos del proyecto, según explica Llamas. “No podíamos quedarnos ni un segundo sin comunicación exterior, y esa era una de las premisas del proyecto. Hay que tener en cuenta que trabajamos en transmisiones de vídeo a través de unos diez canales permanentes con satélite a nivel internacional en América, Europa y África. Hay que estar conectado

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información