| Artículos | 01 MAR 2006

"Somos un integrador de red de extremo a extremo con presencia global"

Per Kristiansson, director de Marketing y Estrategia para EMEA de Lucent Worldwide Services
Arancha Asenjo.
La apremiante convergencia de las redes, tanto a nivel de operador como de empresa, requiere de una gama de servicios que cubra de principio a fin las necesidades del cliente. Para satisfacer esta demanda, Lucent Worldwide Services (LWS) combina experiencia, soporte multifabricante y presencia global en su batería de servicios, respaldados por la reputación de calidad que le proporcionan los Bell Labs.

¿Cómo surge la unidad de servicios de Lucent y sobre qué pilares se sustenta su oferta actual?
- Todos nuestros negocios están interrelacionados. Por ello, en un primer momento nos dedicamos a ofrecer servicios de despliegue y mantenimiento de nuestros propios productos, si bien en los últimos cinco años nos hemos abierto a otros fabricantes, como Juniper o Riverstone. Por otra parte, la evolución del mercado y el conocimiento de nuestros clientes nos llevó a establecer otras dos ramificaciones: los servicios profesionales y los servicios gestionados. Los primeros abarcan todo lo relacionado con aplicaciones, seguridad, migración, optimización y transformación de la red, mientras que los servicios gestionados –el outsourcing– comprenden gestión de red, alojamiento de aplicaciones y externalización completa de la infraestructura. Estas tres líneas constituyen en sí mismas y en su conjunto una oferta de extremo a extremo; un equipo puede responsabilizarse desde la planificación hasta la ejecución de las aplicaciones de la red de un cliente. Somos un integrador de red de extremo a extremo con presencia global.

¿Qué ventajas aporta a los clientes la presencia global de la unidad?
- Tener presencia global nos da una fuerza especial para llevar a cabo los procesos de implementación y despliegue que nos piden los clientes de multinacionales, y nos permite a la vez adaptarnos a los mercados locales y comprender sus necesidades particulares. De hecho, la estrategia es la misma para Europa que para Estados Unidos, si bien existe una subestructura bajo la organización paraguas que se dedica a implantar en cada país las diferentes soluciones y disciplinas según sus características.

¿Con qué activos cuenta LWS y en qué áreas tiene más presencia?
- En Europa contamos con una plantilla de unas 1.700 personas en el área de servicios, de los cuales 200 están en España. Asimismo, confiamos en las 30 diferentes soluciones disponibles que cubren las demandas de los operadores de extremo a extremo. Además, tenemos el soporte de los Bell Labs, con una presencia significativa en España. Son una parte integral de los proyectos, un marco de consulta, una metodología que nos proporciona herramientas para modelar escenarios de red, patrones de rendimiento del tráfico, algoritmos para la calidad de la red, etc.
Estos recursos nos han llevado a jugar un papel importante en Europa en áreas como la migración de red. Hemos realizado con éxito proyectos de consultoría para la migración y optimización de infraestructura en la primera generación de redes UMTS. También en seguridad disfrutamos de destacadas referencias, varias en España. La convergencia de redes ha convertido la seguridad en una prioridad porque la infraestructura se ha abierta a diversos agentes.

La unidad insiste en que su oferta cubre por completo el ciclo de los clientes. En concreto, ¿qué ofrece en este sentido?
- Nuestras soluciones se estructuran en cuatro categorías. En primer lugar, el soporte multifabricante proporciona al cliente un único punto de contacto para todo lo relacionado con el despliegue y mantenimiento de su red. Por otra parte, la migración y transformación de la red permite gestionar la transición de una red fija tradicional y fusionarla con las redes móviles en una única infraestructura IP. Creemos que la arquitectura IMS cumple con todos los requisitos necesarios para acometer este cambio. La tercera categoría está constituida por servicios gestionados basados en nuestra propia infraestructura. Hay una clara tendencia de los proveedores de servicios hacia la externalización de sus recursos para reducir gastos. En el caso de los operadores de nivel 2 y 3, la pieza fundamental de su negocio es el servicio y el cliente, no operar la red, y sin embargo, los operadores tradicionales la utilizan como herramienta competitiva para poseer, si no el cliente final, sí los clientes de su cliente. Generalmente, externalizan algunos de sus viejos recursos o los nuevos servicios que introducen, como la telefonía IP, pues la inversión inicial para crear la infraestructura y ofrecerla a los clientes sería bastante fuerte. Cuando llegan a una masa crítica, pueden elegir entre continuar con nuestra tecnología o implementar la suya propia. Finalmente, se encuentra el área de aplicaciones, en estrecha relación con la transformación de la red. Especial atención en este apartado merece la fusión de las TI con la voz, que requiere un proceso de migración, despliegue y mantenimiento que nosotros podemos afrontar.

Siendo parte de Lucent, ¿qué retos plantea gestionar redes y equipos de terceros, y ser además imparcial a la hora de proponer soluciones sin comprometerse con ningún fabricante?
- Es un macro reto porque tienes que probar tu capacidad. Sin embargo, las redes multifabricante han sido uno de nuestros puntos más fuertes en los últimos años. Seguiremos lanzando productos y reduciendo los gastos de mantenimiento para los operadores, y si hay que desplegar una red y el cliente quiere productos Cisco, se los instalamos. Es una línea delgada con la corporación porque tenemos nuestros propios productos, pero el planteamiento multifabricante es más amplio: hay que preguntarse por las necesidades del cliente y tener las aptitudes para proporcionarles la tecnología que quiere. De hecho, mantenemos más de 500 tipos diferentes de producto, que, como estamos comprometidos con la calidad, son probados por los Bell Labs. Ahora bien, tampoco queremos perjudicar a nuestros propios productos. El propósito es cuidar la variedad de equipos en el mercado y conseguirlos más baratos y más eficaces para nuestros clientes. Pero también vemos oportunidades para la consolidación, y si surge la oportunidad de unificar y se puede hacer con Lucent, lo haremos, especialmente si tienen mejor calidad o mejor precio.

Además de a los operadores, ¿a qué otros segmentos se dirigen?
- Aunque tenemos otros tipos de clientes, la mayor parte de nuestro negocio procede de los operadores. Trabajamos con operadores y proveedores de servicios fijos y móviles dominantes, de nivel 2 y 3, y, en algunos casos, operadores de red virtual. Esta es nuestra herencia de la telefonía, pero también nos dirigimos a las grandes cuentas, si bien en Europa no son un gran segmento. Uno de nuestros clientes es Cap Gemini; nos encargamos de todas las operaciones de la red de su sede de Texas. Esperamos contratos similares de las grandes firmas de TI.
Otra área de negocio es la Administración Pública. Las necesidades de comunicaciones entre los distintos organismos que la componen son enormes, desde los hospitales y la policía a la Defensa. En España y en Estados Unidos contamos con varias referencias en el ámbito militar. Los Bell Labs mantienen además una estrecha relación con el gobierno estadounidense, más que en Europa, si bien hemos llegado a un acuerdo de consultoría con la Comisión Europea, por el que nuestros laboratorios realizarán un análisis del mercado

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información