| Artículos | 01 FEB 2000

Soluciones de alta disponibilidad y alto rendimiento

El papel fundamental que juegan hoy las redes en la actividad de las empresas y la aparición de aplicaciones que exigen tratar tráficos convergentes -voz, vídeo y datos- obligan a los administradores de red a proporcionar altos niveles de disponibilidad y de rendimiento. Las demandas actuales de los usuarios no se ciñen sólo a poder disponer de mayores anchos de banda y una gran tolerancia a fallos, sino también una administración de dicho ancho de banda que permita adecuar los recursos de la red a las necesidades de las diferentes aplicaciones.

Afortunadamente, la conmutación proporciona a las redes de hoy las prestaciones de control escalable requerido para satisfacer estas demandas, como "switch meshing" (mallas de conmutadores) y "port trunking" (agrupación de puertos). La técnica de switch meshing permite formar enlaces activos simultáneos y redundantes de red de gran ancho de banda y gran disponibilidad por múltiples caminos y a un coste efectivo. La de port trunking, por su parte, establece conexiones punto a punto, tolerantes a fallos y de alto ancho de banda (entre un conmutador y un servidor, por ejemplo).

Asimismo, mantener altos niveles de disponibilidad y rendimiento exige disponer de módulos y fuentes de alimentación redundantes y sistemas de resolución automática de problemas que mantengan en perfecto estado la red con una intervención mínima por parte del administrador. Tampoco hay que olvidar la importancia que supone poder disfrutar de un excelente servicio de garantía, soporte y mantenimiento, algo directamente relacionado con la calidad de servicio del proveedor elegido y que se debe medir en virtud de tres tiempos: rapidez en el tiempo de respuesta, rapidez en la calificación del problema y rapidez en su resolución.


 SWITCH MESHING
Volver al sumario  

"Switch meshing" proporciona múltiples enlaces activos simultánemente y redundantes entre los conmutadores, equilibrando además las cargas en función de los patrones de tráfico en cada instante. Al utilizar varios conmutadores enlazados redundantemente entre sí para formar un dominio "switch mesh", el tráfico se distribuye dinámicamente entre las rutas de conmutador equilibradas mediante la búsqueda de los caminos más rápidos para el nuevo tráfico que fluye entre los nodos.

cu142fig2.gif

En la operación real, la malla de conmutadores determina periódicamente las mejores rutas (las de menos latencia) y las asigna cuando se incrementan las demandas. La asignación de rutas permanece hasta que vence el período de entrada de la dirección MAC correspondiente. La malla ve el tráfico posterior entre los mismos nodos como "nuevo tráfico", y puede asignar una ruta diferente en función de las condiciones y el tiempo.

Al aportar redundancia integrada puede resultar mucho más eficaz que "Spanning Tree Protocol" (STP). Supongamos que el nodo C envía un paquete al servidor A. En el método de operación "spanning tree", sólo hay un único camino entre el servidor A y el usuario C y todos los enlaces redundantes permanecen en modo de espera -desocupados- hasta que se rompe el enlace primario. Switch meshing, por el contrario, utiliza todos los enlaces redundantes existentes entre los conmutadores sacando partido de todas las interconexiones de conmutación instaladas.

En switch meshing, si existe un alto nivel de tráfico en un determinado enlace, se seleccionará automáticamente la siguiente mejor ruta. El paquete será entregado a través de esta nueva ruta, además del tráfico propio de ese enlace, duplicando así el ancho de banda de la red. La carga de tráfico será distribuida entre las rutas posibles, manteniendo baja la latencia de todas ellas. Este equilibrio de cargas asegura el uso completo de los enlaces instalados, sin el problema añadido de los nuevos equipos de red. Si se pierde un enlace, switch meshing redistribuye la carga inmediatamente, por lo que no hay pérdida de conectividad.

Como las rutas redundantes están activas, la malla se ajusta rápidamente a los fallos de los enlaces. Si un enlace de la malla falla, el tráfico que estaba a él destinado puede utilizar una nueva ruta seleccionada alternativa en menos de un segundo.

Asimismo, la malla soporta respuestas escalables para demandas crecientes de ancho de banda. Cuando se necesita más ancho de banda en la troncal de una LAN, se puede añadir otro conmutador y otro grupo de enlaces a la malla existente. Es decir, el ancho de banda no se verá limitado por el número de puertos soportado por un solo conmutador. En un dominio de malla se soportan hasta doce conmutadores.

Según la técnica de switch meshing, en un dominio mallado se permite un máximo de cinco saltos entre los conmutadores a él pertenecientes.


Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
BENEFICIOS Y SOLUCIONES DE SWITCH MESHING
Volver al sumario  
Revistas Digitales IDG

ComputerWorld Digital

CSO España Digital

DealerWorld Digital

ComputerWorld Digital

ComputerWorld Digital Especial Sanidad Índice SEIS