| Artículos | 01 ENE 2003

Software libre

AUTEL.
Hace tiempo que algo se está moviendo en el mercado de los sistemas operativos, una onda que poco a poco se está haciendo más evidente no sólo para los profesionales del sector sino también para el usuario final: se llama Linux.
Linux es un sistema operativo cuya característica principal es que su código fuente es abierto, es decir, modificable por cualquiera que con los conocimientos necesarios para ello quiera optimizarlo. Este sistema se encuadra dentro de un movimiento de defensa del software libre que abandera la idea de que los programas informáticos puedan ser modificados y distribuidos libremente, en oposición a la mayoría del software propietario que se utiliza hoy en día, por el que hay que pagar una licencia de uso, siendo imposible, además, ni alterar su información, ni, por supuesto, copiarlo. Estas son las ventajas que los partidarios de este movimiento enarbolan para su defensa: el precio y la flexibilidad. Pero también está la seguridad (muy pocos virus operan con este sistema), o la independencia de una empresa que controle su desarrollo.

Con el respaldo de la industria. En realidad, Linux no es el único software libre pero su popularidad, entre otras cosas, se debe a que se ha convertido en casi una filosofía, compartida por una amplia comunidad formada y unida a través de Internet, un grupo cuyo precepto es: si mejoras el sistema, da a conocer la nueva versión a toda la comunidad. Pero, ¿qué es lo que está haciendo que sus bondades se dejen oír fuera del circuito de la red? Una de las causas es el respaldo que grandes compañías de la industria (IBM, Dell o HP) están prestando a este sistema operativo, preinstalándolo en servidores; otra es que grandes empresas están cambiando sus sistemas por Linux. Pero quizá lo que está dándole un impulso más social son las Administraciones de algunos países, como es el caso de Noruega, Alemania o Japón, que están comenzando a apostar por el software libre. Una de las razones de que los gobiernos se interesen por este modelo no es otra que la puramente económica: apostar por este sistema significa un gran ahorro para las arcas públicas. Pero también lo es el no depender de empresas cuyo código es cerrado o el tener la posibilidad de interoperar con otras administraciones.
En España también comienza a notarse la onda expansiva, más concretamente en Extremadura. La Consejería de Educación, Ciencia y Tecnología ha desarrollado Linex, un sistema que, basado en Linux, ha sido concebido y desarrollado para usuarios finales con poca o ninguna formación informática y está formado por una serie de aplicaciones informáticas tales como procesador de texto, navegador Web o correo electrónico. La apuesta por este sistema tuvo su origen en el proyecto de la Red Tecnológica Educativa, a través del cual la Consejería pretendía dotar a todas las escuelas extremeñas con un ordenador para cada dos alumnos. Las cifras no cuadraban, ya que comprar licencias de software para todos los ordenadores que necesitaban implicaba un alto coste. Así, pues, decidieron apostar por el software libre.

Apoyo a Extremadura. La aventura emprendida por la Junta de Extremadura hasta la fecha no había tenido ejemplo en ninguna otra administración del mundo y, como ya destacó el Washington Post en un reportaje que publicó sobre la iniciativa extremeña, “ha sido el más serio ataque a Microsoft de los gobiernos de todo el mundo”. Y es que Linux no es sólo un proyecto para el sistema educativo sino que la Junta quiere hacer llegar a todos sus ciudadanos (de hecho, ha distribuido miles de copias a través de la prensa local) y al resto del mundo un sistema operativo para los no expertos en informática y que les ofrezca la misma oportunidad de poder acceder a la Sociedad de la Información.
Autel, como asociación que defiende los intereses de los usuarios de telecomunicaciones, apoya la iniciativa extremeña, no sólo valorando el proyecto de una manera técnica (en la pasada edición del Premio Autel, Linux fue galardonado como la aplicación más innovadora) sino también por lo que tiene de democratizador, ya que pone al alcance de los ciudadanos, como usuarios, las ventajas de las nuevas tecnologías de la información y de las comunicaciones al margen de su situación económica.

AUTEL
Asociación Española de Usuarios de Telecomunicaciones
autel@autel.es

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información