| Artículos | 01 JUL 2003

SMS en la telefonía convencional

Christopher Dulya.
El crecimiento que registra el mercado de los mensajes cortos SMS es de tal magnitud que cabe afirmar que estamos ante una revolución de las comunicaciones. A diario se envían y reciben miles de millones de SMS en todo el mundo, y lo más grande es que el proceso no ha hecho más que comenzar: las opciones que se abren son muy prometedoras.
Llama la atención el contraste entre el "boom" de los mensajes cortos en los teléfonos móviles y la escasa atención que la telefonía convencional (fijos de sobremesa e inalámbricos analógicos y digitales DECT) ha prestado a este fenómeno. Hasta ahora era casi imposible encontrar en el mercado un teléfono de este tipo que incorporara la posibilidad de utilizar SMS. Sin entrar a examinar el porqué de este retraso, lo más relevante es que ya está apareciendo la primera generación de fijos e inalámbricos con la posibilidad de soportar la funcionalidad SMS de manera similar a los teléfonos móviles.
Son dos las circunstancias que propician este cambio en el mercado. La primera es la consolidación de unos usuarios (no sólo joven sino incluso segmentos de más edad) que han adquirido el hábito de comunicarse empleando esta clase de mensajes. Y la segunda es el aumento del parque de estos aparatos convencionales (no de las líneas telefónicas, que se encuentran estancadas desde hace años ante la eclosión de la telefonía móvil), puesto que en los hogares domésticos donde antes había un teléfono es habitual que haya hoy dos, tres o incluso más.
Aunque no hay estimaciones concretas sobre las perspectivas en España, todo hace prever que este mercado va a conocer un fuerte crecimiento a corto y medio plazo. Y aquellas compañías que ya están apostando por él serán las que tengan el mayor número de papeletas para hacerse con una significativa parte del pastel.

Funcionalidades añadidas para un mercado emergente. La gestión de SMS por parte de esta clase de teléfonos ha de incluir tres componentes diferenciados: envío, recepción y almacenamiento. Todo ello ha de completarse con gran facilidad de manejo, similar a la existente con los celulares (escritura predictiva, por ejemplo) y posibilidades anexas como generar fax y correo electrónico. Que un teléfono incluya la función de SMS no va a ser suficiente; hay funciones ya disponibles en aparatos de gama media y alta que habrán ser incorporadas de serie en estos modelos. Como la cada vez más extendida identificación de llamada entrante asociada a la agenda del teléfono, que permite que si el número entrante está en la agenda la pantalla del teléfono nos muestre además el nombre; la función manos libres, antes asociada a entornos de tipo profesional pero cada vez más demandada en el ámbito doméstico; y detalles de tipo estético pero muy útiles, como los displays de mayor tamaño y menores dimensiones y peso en las unidades portátiles.
Esto es sólo el principio. El futuro a medio y largo plazo depara muchas sorpresas y bastantes oportunidades de negocio que será preciso afrontar con una amplia gama de productos que garantice innovación, fiabilidad y coste ajustado. Invertir en el desarrollo de nuevos equipos (que aúnen diseño, nuevas funciones y máximos niveles de calidad) y contar con una adecuada red de distribución que garantice su comercialización y mantenimiento, serán dos factores clave que permitirán distinguir los ganadores de los perdedores en este negocio.

Christopher Dulya, Director Comercial de Astec

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información