| Artículos | 01 ENE 2003

Siempre Ethernet

También en la MAN y la WAN
Treinta años después de su aparición, Ethernet, la tecnología prácticamente ubicua en la LAN, toma posiciones para dominar también en la WAN, la MAN y el bucle local. Conectarse a Internet a altísimas velocidades o construir redes de campus o metropolitanas sobre redes públicas es hoy posible sin abandonar Ethernet.

Ethernet está presente hoy en prácticamente todos los entornos corporativos, dominando las LAN y las redes troncales, y prepara ya el salto a las redes metropolitanas y de área amplia. Gracias al estándar 1G Ethernet, disponible desde hace tiempo, y ahora a la aprobación del borrador final de 10G Ethernet (802.3ae), Ethernet comienza a conquistar nuevos territorios en la WAN, la MAN y los accesos de banda ancha. Pero cuándo llegará a convertirse en una alternativa consolidada en estas nuevas áreas, depende de las condiciones económicas de los operadores y de la aceptación que entre ellos pueda lograr.
Ethernet empieza hoy a ser incorporado por los operadores a sus catálogos de ofertas, dominados actualmente por servicios convencionales como las líneas alquiladas, Frame Relay y ATM. Y, gracias a los desarrollos del grupo de trabajo IEEE 802.3ah Ethernet in the First Mile (ver página 60), se perfila también como una atractiva opción de acceso de banda ancha para el bucle local al poder operar a altas velocidades sobre los pares de cobre tradicionales. Según la firma consultora Burton Group, nadie debería minusvalorar a Ethernet en ningún entorno de comunicación, y mucho menos ir contra esta tecnología: “Ethernet acabó con Token-Ring en la LAN y ya hay quien vaticina que hará lo mismo con SONET/SDH en las redes de los operadores; incluso podría vencer a Fibre Channel”.
La velocidad a la que hoy viajan los paquetes Ethernet es sólo un indicio de su enorme potencial y atractivo, hasta el punto de que Bob Metcalfe, su inventor y en la actualidad máximo responsable de Polaris Venture Partner, lo ve ya más como un modelo de negocio que como una simple tecnología. “En mi posición actual dentro del capitalismo riesgo, cada día veo más planes de negocio para todo tipo de áreas que tienen a Ethernet como pieza clave”.

Primeros pasos
Aunque en España la aprobación definitiva del borrador final del estándar IEEE 802.3ae para Ethernet a 10 Gbps el pasado mes de junio pasó sin pena ni gloria en la mayoría de los medios especializados, la ratificación final de la norma supondrá un enorme espaldarazo al futuro de esta tecnología en el mundo MAN y WAN, en lo que se ha dado en llamar “Metro Ethernet”. Sin embargo, todos estamos ya curados de espantos y sabemos muy bien que las buenas expectativas no suponen ninguna garantía de éxito. Y menos en la incierta situación económica actual. De hecho, en Estados Unidos, donde comenzó y está más avanzada la presencia de servicios Ethernet –de momento a 1 Gbps y sobre fibra–, la ralentización del gasto en TI ha acabado por afectar seriamente a los proveedores de servicios especializados en estas ofertas. Por ejemplo, Yipes Communications, uno de los pioneros en este campo, entró en suspensión de pagos en marzo de 2002, y, tras vender tres de sus trece redes de fibra a Expedient, se refundó como Yipes Enterprise Services con un capital de 54 millones de dólares. Otros ejemplos desagradables son las penurias experimentadas durante 2001 por proveedores como Cogent Communications, XO Communications y Time Warner Telecom.
¿Cuál es la verdadera dimensión de estos fracasos empresariales? ¿Un aviso a navegantes de la inconsistencia tecnológica de Ethernet en las redes metropolitanas o una simple y lógica consecuencia de la crisis económica? Impasible el ademán, Frank Robles, uno de los fundadores de Yipes, sigue creyendo en los servicios Ethernet de alta velocidad, desde su nueva empresa Neopolitan Networks, fundada en agosto con el objetivo de recortar el coste de los servicios T-1 y T-3 (E-1 y E-2 en Europa) un 25%.

También en España
En España la situación es diferente, puesto que los pioneros en servicios Ethernet no han sido proveedores especializados en esta tecnología, sino firmas que han incluido estas nuevas ofertas en sus catálogos generalistas. No obstante, es este modelo el que, según algunos observadores, acabará triunfando, por cuanto aseguran que, si bien algunos proveedores de servicios adoptarán la tecnología, no lo harán en exclusividad; es decir, no esperan que haya proveedores y operadores de sólo Ethernet.
Son varias ya los operadores que, en distintas modalidades, ofrecen en nuestro país servicios Fast Ethernet y Gigabit Ethernet a las empresas, de cuya evolución se espera que, a medida que crezca la demanda de mayores anchos de banda, vayan incorporando también velocidades de 10 Gbps. Por ejemplo, desde 1999 Colt Telecom cuenta con el servicio LAN Giga Ethernet, y desde fechas más recientes Ufinet –operador de Endesa– proporciona Fast Ethernet y Gigabit Ethernet sobre DWDM, fundamentalmente en Madrid y La Coruña, donde la compañía cuenta con anillos metropolitanos creados inicialmente para dar soporte a las actividades de las filiales del grupo.
Otro operador que ofrece en España este tipo de servicios es Al-Pi telecomunicaciones, de Uni2, que el pasado mes de junio abrió el servicio Giganet en la zona metropolitana de Barcelona. Giganet permite aumentar online el ancho de banda por incrementos mínimos de 1 Mbps y se ofrece en tres modalidades. Giganet Link aporta una solución de transporte Ethernet cuya finalidad es interconectar de manera transparente las sedes de un cliente como si estuvieran en la misma LAN, mientras que Giganet Port, dirigida a la mediana y gran empresa, ofrece una solución que emula una red dedicada abierta a cualquier topología. Finalmente, la modalidad Giganet IP permite añadir al servicio Link funcionalidades como firewalling, QoS IP o NAT, entre otras. Al-Pi asegura, además, haber probado ya en laboratorio interfaces de 10 Gbps con resultados óptimos. Su intención es incorporar estas nuevas posibilidades cuando el tráfico de sus clientes lo requiera.
En general, quizás el verdadero reto para 1G y 10G Ethernet sea lograr abrirse camino en el modelo de negocio de operadores no sólo generalistas sino también más o menos dominantes. Y aquí hay luces y sombras.
Cuando los operadores comenzaron a instalar equipamiento SONET/SDH hace más de una década, utilizaron un modelo de depreciación de 15 a 30 años. Por el contrario, el equipamiento adquirido por las empresas, incluidos los equipos LAN Ethernet, generalmente se deprecian durante un periodo de tres años, modelo en el que los fabricantes basan la programación de sus productos de nueva generación.
Los operadores quieren ingresos por sus servicios para soportar o exceder sus inversiones en equipamiento. Y el nuevo modelo de tarificación por megabit de los servicios Ethernet podría canibalizar el modelo de precios por capas aplicado a los servicios convencionales, como el de líneas E-1. Si a esto se añade las presiones económicas hoy en juego, se comprende fácilmente por qué los operadores miran con lupa sus gastos en nueva tecnología e infraestructura.
“Si nadie tiene un modelo de negocio suficientemente sólido para 10G Ethernet en la WAN, la tecnología queda en entredicho. Y podríamos ver como el I+D de los principales

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información