| Artículos | 01 MAR 2004

Servicios móviles en alta disponibilidad

Amena
Fernando Ujaldón.
Amena ha homologado una plataforma de conmutación de Nivel 7 basada en la tecnología de Gestión de Tráfico de Aplicaciones de F5 Networks. Este proyecto, que persigue dotar al operador de altos niveles de disponibilidad, le ha permitido incorporar a su oferta nuevos servicios multimedia, como descargas de juegos, portales o correo electrónico sobre PDA.

Para un operador de comunicaciones móviles como Amena, con más de siete millones y medio de clientes, resulta crucial poder garantizar la máxima disponibilidad, calidad, rendimiento y fiabilidad de sus servicios. Por ello, el pasado año, la compañía decidió homologar una plataforma de conmutación que le permitiera mejorar el rendimiento y la calidad de sus aplicaciones móviles, incluso en los períodos de mayor demanda, y que garantizara mejoras en la experiencia del usuario. No se trataba de un proyecto puntual, sino de homologar una solución tecnológica que hiciera posible, de un modo rápido y flexible, afrontar cualquier necesidad presente y futura.
Según Joaquín Cruz, responsable de Servicios IP de Redes de Amena, se buscaba “una plataforma capaz de cubrir cualquier tipo de sistemas o servicios críticos para la compañía, con una alta disponibilidad y de forma homogénea en toda la red”. También se consideró un requisito imprescindible que la solución permitiera una gestión “transparente, tanto para el propio servicio como para el usuario final”. Con estos condicionantes como punto de partida, se comenzó a trabajar en un proyecto que ha durado tres meses y ha servido de base para la introducción por parte del operador de nuevos servicios multimedia en su oferta.

Balanceo de cargas
Una alternativa considerada en principio, y desechada por su alto coste, fue la adquisición de servidores redundantes con altos niveles de fiabilidad y discos RAID. También se estudió la posibilidad de comprar hardware de bajo coste, complementado con software de clustering para aumentar la disponibilidad de los sistemas y el control de las tareas. Sin embargo, dicho software resultaba “además de caro, de difícil gestión cuando se escala el número de nodos”.
Finalmente, tanto por criterios tecnológicos como económicos, se eligió la solución de Gestión del Tráfico de Aplicaciones, también llamada de balanceo de carga o conmutación de Nivel 7, que F5 Networks ofrece en sus equipos BIG-IP. En el proceso de selección participó Soluziona telecomunicaciones, que colabora con Amena desde el comienzo del despliegue de su red, realizando maquetas y pruebas de los sistemas propuestos. “Soluziona nos aportó su experiencia en esta tecnología y nos guió durante las fases de pruebas. Posteriormente, en la primera integración en red con servicios “reales”, participó en la implantación y configuración de la plataforma, y además realizó un desarrollo para medir el `estado de salud´ de varios servicios para móviles”, puntualiza Cruz. “La integración y actualización de nuevos servicios se realiza ahora de una manera más sencilla y sin suponer, en muchos casos, ningún tipo de corte del servicio.”

El valor de la flexibilidad
La propuesta de F5 se basa en una tecnología surgida originalmente para proporcionar alta disponibilidad específica en servicios Web, pero que con el tiempo se ha ido abriendo hasta cubrir cualquier tipo de servicio o aplicación IP. “Se trata de un sistema que, instalado en red, analiza el tráfico y el estado de salud de los servicios y aplicaciones para, en consecuencia, enviar el tráfico al destino, utilizando los recursos idóneos en cada momento”. Tras identificar la tecnología de balanceo de carga como la más adecuada, Amena realizó un completo proceso de análisis de los productos de este tipo existentes en el mercado, tarea en la que, de nuevo, contó con la colaboración de Soluziona. La compañía se decantó por la solución BIG-IP de F5 Networks debido, ante todo, “a su flexibilidad en cuanto a prestaciones de balanceo, alta disponibilidad y monitorización de los servicios”.
Dicha flexibilidad se evidencia la hora de adaptarse “a múltiples servicios y aplicaciones a los que se desea dotar de la máxima disponibilidad”, sean éstas aplicaciones estándar o específicas de Amena. “Esta flexibilidad resultó determinante dado que no se trataba, como se ha dicho, de un proyecto concreto sino de la definición de una plataforma común para soportar proyectos actuales y futuros, cada uno de ellos con sus propios requerimientos”, explica Joaquín Cruz. Las posibilidades que proporciona de origen fueron “lo suficientemente amplias como para cubrir una gran variedad de servicios”. Sus capacidades de monitorización podían además ser fácilmente adaptadas a las necesidades específicas de un operador móvil. Por otra parte, los departamentos de Operación de la compañía “quedaron conformes por la sencillez de su gestión, que posteriormente permitió agilizar la integración de servicios.”
También jugaron a favor de la oferta de F5 Networks los múltiples métodos de persistencia que ofrece BIG IP. “El equipo reparte la carga entre distintos nodos pero, en algunos casos, debe además garantizar que una misma sesión se mantenga de principio a fin en un mismo nodo. Para este requerimiento, BIG-IP ofrece un amplio abanico de métodos que garantizan la persistencia, derivados fundamentalmente de su capacidad de inspeccionar el tráfico a nivel de aplicación”. Estos mecanismos son especialmente importantes en determinados servicios móviles, como por ejemplo, los de juegos online, en los que las herramientas tradicionales para garantizar la persistencia no son efectivas.

Soporte de pruebas y escalabilidad
Otro aspecto de la tecnología BIG IP especialmente valorado por Amena fue su capacidad de desarrollar “monitores específicos” con lenguajes de programación estándar. Estos monitores permiten simular cualquier transacción, incluso con dispositivos móviles, para comprobar la disponibilidad y calidad de una aplicación o servicio determinado. Asimismo, la escalabilidad fue también un factor determinante en la elección. “Esta solución permite variar la capacidad y rendimiento del servicio de forma rápida y ágil para responder a las situaciones cambiantes, algo especialmente útil para Amena. En períodos en que se incrementa la demanda de un servicio o en los que se ha de dar soporte a determinadas campañas de marketing, podemos aumentar fácilmente la capacidad incluyendo más nodos en el “pool” de una forma rápida, sencilla y transparente al usuario final”, explica Cruz.
Estas prestaciones se ven reforzadas, además, por altos niveles de rendimiento y seguridad, según subraya el responsable de Servicios IP de Redes de Amena. “El equipo no sólo cumplió satisfactoriamente distintas “pruebas de estrés” en las que se simulaban momentos de máxima carga, sino que, ya en producción e incluso cuando los nodos del servicio alcanzan las más elevadas tasas de ocupación, BIG-IP no supera el 40% de su capacidad”. En cuanto a seguridad, la plataforma de F5 permite el cifrado de las comunicaciones mediante SSL, y, gracias a un chipset integrado e

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información