| Artículos | 01 MAY 2001

"Seremos compañías sanas porque nos han forzado a ajustar nuestros costes"

John Alcántara, consejero delegado de Broadnet
Arancha Asenjo.
Aún no han comenzado a ofrecer sus servicios todos los operadores de LMDS y ya han tenido que enfrentarse al “espectrazo” y a un decreto sobre las radiaciones electromagnéticas. John Alcántara, consejero delegado de Broadnet, confía en no encontrarse con más retos en el futuro que el de conseguir clientes.

“Los niños, cuando tienen un parto difícil, luego son muy sanos”, asegura John Alcántara, consejero delegado del consorcio Broadnet adjudicatario de una licencia LMDS en la banda de 26 GHz. “Seremos compañías sanas porque nos están forzando a analizar muy bien nuestros costes y a asegurarnos la rentabilidad y viabilidad de nuestros planes de negocio”. Y es que por todos es sabido el rifirrafe mantenido entre los operadores y el Gobierno por la tasa sobre el espectro radioeléctrico, también conocida como “espectrazo”. Finalmente, “han reconocido el problema que constituye y la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, ha dicho claramente que el próximo año la va a reducir”, afirma Alcántara. No obstante, la polémica “ha dañado considerablemente la percepción que los inversores puedan tener de los proveedores de LMDS”.
Por lo que respecta a este año, los operadores, tras recibir el giro de la tasa, ya han presentado el recurso contra ella. “Estamos buscando flexibilidad dentro de lo posible. No esperamos que el Gobierno ceda en todo a nuestros intereses porque hay otras compañías implicadas, y la Administración tiene intención de favorecer la supervivencia de al menos algunas de ellas para fomentar la competencia”.
Además de la tasa, los operadores de esta tecnología de radio se han visto en cierta medida afectados por el Real Decreto sobre radiaciones electromagnéticas que está preparando el ejecutivo. A pesar de todo, el consejero de Broadnet da la bienvenida a este proyecto, “porque ayudará a paliar la `psicosis´ que existe en el país”. Además, “ los proveedores de LMDS ya cumplimos con el proyecto de ley”.

El tiempo, factor clave. El pasado 18 de abril el operador cumplía su compromiso de tener implantado el sistema en 36 municipios, catorce más de los exigidos por el pliego de las licencias, y ya ha anunciado el lanzamiento de sus servicios a mediados de mayo.
Cuando Broadnet haga su entrada, “sólo tendrá que enfrentarse a dos competidores. Uno es una compañía de telecomunicaciones muy grande –aludiendo claramente a Telefónica- y otra el tiempo. El mercado es enorme:el 97% de los edificios de oficinas en este país no tienen acceso a una red de banda ancha”. De todas formas, “nuestro éxito depende de la capacidad que tengamos para desplegar la red rápidamente, y esto está subordinado a su vez a la demanda”. Con la tecnología LMDS, Broadnet pretende cubrir “una demanda latente” y aliviar “la frustración que supone conectarse a Internet”, posicionándose como “una compañía especializada, enfocada en Internet y datos, con líneas punto a punto y conectividad de alta capacidad”. Posteriormente, ampliará sus servicios a la telefonía, “porque encaja muy bien con la red de datos, al contrario de lo que se hace hoy en día, que adaptamos el envío de los datos a una red de telefonía”.
Con esta oferta, Broadnet se dirige a todo tipo de empresas y sectores que tengan una alta necesidad de ancho de banda, “desde las que no disponen de una infraestructura informática hasta las que ya la poseen. Estamos trabajando con algunas compañías que, como las financieras, deseen dar banca electrónica con alta rapidez”. Además, Alcántara está seguro de que el mercado se va a ampliar hacia sectores, por ejemplo, como “el de la agricultura o la logística, a los usuarios de tecnologías GPS; en definitiva, a todas aquellas redes de información que necesitan transmitir en tiempo real”.
Otro sector potencial son los operadores sin acceso al bucle local. “En España hay cerca de ochenta compañías de telecomunicaciones que no pueden conectarse al cliente final por no contar con bucle local y depender para ello de Telefónica, que, aunque tiene una cuota altísima, ya comienza a perder mercado a favor de operadores como C&W o BT. ¿Tiene Telefónica interés en acelerar la conexión para que ellos puedan dar el servicio?”, se pregunta Alcántara. “Creo que no. Nuestra licencia nos permite actuar como operador de operadores y acabar la milla final”. Además, la compañía ha solicitado una licencia para dar voz directamente a cualquier tipo de usuarios.
Por otra parte y debido a la relación que le une con Xfera (Broadnet está participado por ACS, que cuenta con un 20% en la operadora UMTS), la compañía “está en condiciones favorables para prestar sus servicios a este operador móvil de tercera generación” al que ya le han presentado una oferta. “Xfera deberá desplegar cientos de estaciones base que irán conectadas a una red de telecomunicaciones. Ahora mismo dependen del operador dominante, pero con nuestra red podemos concentrar todo ese tráfico y entregárselo en un punto”. Al mismo tiempo, mediante un acuerdo de marca blanca, “Xfera podría proporcionar a nuestros clientes telefonía móvil”.

Oportunidades. La tecnología de bucle local inalámbrico permite “disponer de una red independiente de otros operadores y dar un servicio a las empresas muy rápido y fiable”, explica Alcántara. “Además, por banda ancha se pueden enviar aplicaciones, ficheros con imágenes, documentos. Con esta tecnología, los propietarios de edificios podrán ofrecer infraestructuras modernas como valor añadido y alquilar oficinas con conexión a Internet a 8 Mbps”. Por otra parte, como la mayoría de las empresas están localizadas en los centros urbanos, “pagando altas rentas por metro cuadrado, nuestra tecnología permite que puedan salir a los polígonos industriales con las mismas condiciones, pues LMDS tiene una gran capilaridad; instalas una estación base e `iluminas´ gran parte de la ciudad, sin abrir zanjas ni incordiar a los vecinos”.
Respecto al futuro, Broadnet utilizará su red “como un canal de comunicación a través del cual ofrecer servicios como ASP u ofimática online, ya que el ancho de banda lo permite”. Su actual infraestructura, compuesta por 48 estaciones base y dotada de una inversión inicial de 45.000 millones, irá ampliándose a medida que aumenten los clientes. Por el momento, la compañía aspira a duplicar ese número en 2002.
Broadnet cobrará una “tarifa plana y sencilla en función de los servicios contratados”. Su consejero delegado se muestra cauto al hablar de cifras en el año del lanzamiento, pero sostiene que “en el segundo año tendremos un plan de negocio con unos ingresos de entre diez y veinte millones de euros”.


Respaldo paneuropeo
-------------------------------
John Alcántara, consejero delegado de Broadnet, asegura tener un proyecto sólido y paneuropeo, apoyado por sus accionistas: Broadnet (40%), ACS (21,2%), JP Morgan (12,6%), Bankinter (11,5%), Mercapital (6,6%), TOR 26 (4,3%) y Corporación Financiera Alba (3,9%). “No somos una start-up dentro de

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información