| Artículos | 01 JUL 2004

Satélites que arden

Eugenio Pedrero
Que Hispasat está en venta es un secreto a voces desde hace más de medio año. La única novedad es el creciente grado de calentamiento que están provocando algunos accionistas para sacar el mayor partido económico posible a la salida del capital de la compañía española de satélites. Joan David Grimá, primer ejecutivo del holding de telecomunicaciones Auna, en la presentación de los resultados del grupo hasta mayo de este año, aseguró que la participación que la compañía tiene en Hispasat (un 17%) está en venta. Le faltó tiempo para reconocer que Eutelsat ha hecho una oferta de compra, al mismo tiempo que otras fuentes del grupo aseguran que no es ésta la única.
Casi paralelamente a estas declaraciones, contadas a los cuatro vientos en los medios de comunicación, también se conoció que Abertis, el holding de infraestructuras ligado a La Caixa, está preparando una oferta de compra por el 28% que Eutelsat tiene en Hispasat. Es decir, de repente parece que a todo el mundo le interesa la empresa española de satélites. Algunos grupos, como Eutelsat, incluso parecen interesados en comprar y en vender al mismo tiempo. Curiosa postura. Eutelsat, con su 28% de Hispasat, es en la actualidad el mayor accionista. La compra del 17% que posee Auna le situaría a un paso de alcanzar la mayoría del capital del grupo de satélites, con un 45%. Conseguir el 50%, y por tanto la mayoría, no sería difícil si además se hace con el 5% que posee el grupo EADS. Para Eutelsat, por tanto, alcanzar la mayoría de Hispasat es más fácil que lo que sería para Abertis, que tiene que partir de cero.

Cuestión política
En juego entrará la voluntad política que manifieste el actual Gobierno del PSOE. Hispasat ha sido un proyecto que, por razones más o menos estratégicas, ha estado tradicionalmente controlado por la Administración, o en el menor de los casos, muy vinculado. El Estado controla, a través de distintos organismos, más del 25% de la compañía. Sería difícil para el ejecutivo socialista justificar que Hispasat cayera en manos de un consorcio no español como el de Eutelsat, y perdiera su, a veces mal justificado y mal entendido, “carácter nacional”.
Pero la opción Abertis tampoco es fácil. A finales de 2001, Eutelsat adquirió la participación en Hispasat dando un valor al conjunto de la compañía de más de novecientos millones de euros. Con un satélite nuevo en órbita (el Amazonas, el más grande y completo de todos los que están operativos), no es descabellado pensar que esa valoración hoy se quedara pequeña, por mucho que se quiera insistir en que el valor de los grupos tecnológicos ha caído en picado desde el pinchazo de la burbuja.com. Paralelamente al cambio accionarial de Hispasat –un proceso en el que desde algunos ámbitos se ha llegado a incluir como futuro protagonista a su mayor rival, Astra–, se producirá lo que muchos juzgan como ineludible sustitución de Pedro Antonio Martín Marín como presidente.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información