| Artículos | 01 NOV 2001

Recursos Humanos: Hacia el e-talento

Samuel Pimentel.
“...se va uno de nuestros comerciales a una empresa nueva y le pagan más que a mí”, comentaba un Director Comercial al Director General de una conocida multinacional del sector de tecnologías. Aunque en los últimos tiempos hemos observado algo atónitos la evolución y la ruptura de bandas y estructuras retributivas, el mercado de las tecnologías ha pasado por diversas fases siguiendo como es natural la propia tendencia de mercado y de la economía en general.

Aprincipios de la década de los noventa, la situación del mercado era considerablemente distinta a la de hoy en día, se seguía con la bonanza económica iniciada a finales de los años ochenta y nada hacía prever que la situación fuera a empeorar, como más tarde se percibió. Por su parte, el negocio de las telecomunicaciones se centraba en empresas estatales mientras que el negocio de la informática se agrupaba en torno a grandes multinacionales, fundamentalmente.
Los salarios eran muy competitivos respecto a otros sectores y además de fuertes beneficios sociales, la estructura salarial existente se basaba en una remuneración fija muy alta, mientras que la parte variable, en la mayoría de los casos, no superaba el 20% de dicha retribución fijo.
La crisis del 93 afecta, entre otros, al sector de la informática. Las grandes multinacionales empiezan a modificar la estructura salarial haciendo especial énfasis en la retribución variable, con porcentajes muy altos respecto al salario fijo e incorporando multiplicadores en función de los resultados conseguidos.
En los años posteriores al 95, se observa una fuerte expansión del sector informático, especialmente en todo lo relacionado con comunicaciones: servidores, redes, software. En poco tiempo el número de empresas relacionadas con este sector se incrementa de forma desmesurada y, como es lógico, su objetivo principal es obtener una parte importante de la cuota de mercado a costa de las grandes compañías del sector. Para conseguir esto, necesitan incorporar a sus compañías profesionales cualificados y no dudan en atraerlos directamente de la competencia.

Cambio en la motivación
Este movimiento de profesionales conduce a paquetes retributivos muy atractivos que provocan la variación en la motivación al cambio de los profesionales: ya no influirá tanto el proyecto en sí (ya que existen muchos retos ambiciosos e interesantes) sino una oferta económica alta. La motivación pasa de ser cualitativa a cuantitativa.
La liberalización de las telecomunicaciones contribuyó y aceleró de forma obvia el cambio en las estructuras salariales. Al romperse la situación de monopolio del que se había disfrutado en muchos países y surgir nuevas empresas competidoras surge un nuevo problema, la falta de profesionales cualificados para hacer frente a la demanda existente. Se recurre a reclutar dichos profesionales en sectores afines, por lo que la gran mayoría de empresas de telecomunicaciones captan profesionales en empresas informáticas.
En esta época muchos profesionales formados en empresas informáticas se unen a empresas de telecomunicaciones, creando nuevas sinergias e influencias entre ambos sectores.
La liberalización de las telecomunicaciones, la explosión en el mercado de los ERP, la expansión del sector informático, entre otros factores, han influido positivamente en un aumento salarial de los profesionales del sector. La estructura retributiva que se está imponiendo con mayor frecuencia se basa en un 50 % parte fija y otro 50 % en la variable. Dicha estructura es la que tienen hoy en día la mayoría de empresas multinacionales de software de nuestro país, especialmente en sus departamentos comerciales, ya que en los departamentos técnicos los variables son considerablemente inferiores.
Otro hecho destacable que favorece el incremento salarial en el sector tecnológico está relacionado con las contraofertas que realizan las compañías para no perder los profesionales cualificados de su compañía en el momento que deciden abandonarla. Si bien las contraofertas se pagan, y a medio plazo los profesionales que las aceptan suelen arrepentirse, son un elemento desestabilizador de la estructura salarial.

Stock options
El 2000 revoluciona el mercado español con la aparición en escena de empresas de Internet: incubadoras, dot com, portales etc... aparecen nuevos conceptos de retribución basados en tendencias de mercado, se incrementa la apreciación por las stock options, se infravaloran los conceptos tangibles de sueldo fijo y se le da una gran preeminencia a valores intangibles reembolsables en un periodo de tiempo previamente marcado, por ejemplo: stocks a uno, dos o cinco años. Triunfan planteamientos del tipo de: “...quiero pagar dos millones fijos y cien millones en stock options al director general de mi empresa de Internet”.
Hay que señalar en cualquier caso que el concepto de las stock options no es nuevo en el mercado y que buena parte de las multinacionales informáticas las llevan otorgando hace décadas a sus profesionales clave.
Internet infla los salarios generalmente en la parte intangible del sueldo, aunque hoy en día y salvo en contadas ocasiones el valor está por debajo del mercado con lo que dichas stocks no resultan atractivas.
A pesar de todo, es un hecho que Internet revoluciona los salarios y ocurre un fenómeno parecido al observado cuando aparecieron las nuevas empresas de telecomunicaciones: la carencia de profesionales de Internet en nuestro país obliga a dichas empresas a captar todo tipo de perfiles en empresas de sectores afines como son el informático y en algunas firmas de telecomunicaciones.
Actualmente, tras el descalabro de muchas dotcom y la caída del Nasdaq los profesionales del sector vuelven a apostar por valores seguros: buscan tanto en compañías sólidas como en estructuras salariales tangibles, el fijo vuelve a recobrar su importancia, así como el variable asociado a la consecución de objetivos. Las stock options siguen teniendo gran valor, aunque en empresas multinacionales sólidas, cuya tendencia a futuro es subir su valor, en un momento actual en que los valores están bajos.
Como comentaba un directivo de una multinacional dedicada a la integración de sistemas: “En mi remuneración valoro el fijo, el coche y los beneficios sociales; el variable hay que ganarlo y las stock options, si dan un beneficio, son como la lotería”.


SE IMPONE EL PROFESIONAL POLIVALENTE
----------------------------------------------------------
Según un estudio realizado por Aniel, el COIT y el Consejo de Universidades, el denominado núcleo duro de las empresas españolas demandará unas 12.000 personas con una formación polivalente en Tecnologías de la Información para cubrir sus necesidades en el año 2003.
La Asociación Nacional de Industrias Electrónicas y de Telecomunicaciones, el Colegio Oficial de Ingenieros y el Consejo de Universidades presentaron el pasado verano las conclusiones de la propuesta de acciones para la formación de profesionales de electrónica, informática y telecomunicaciones, que ha elaborado la Universidad Politécnica de Madrid. El estudio, pensado para determinar las necesidades profesionales del sector empresarial, evidencia la tendencia a disponer de profesionales con formación polivalente, capaces de integrar y absorber tecnologías para diferentes dominios de aplicación.
El trabaj

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información