| Artículos | 01 OCT 1999

Proyectos, tecnologías y estándares

Angeles y Martín Grado Caffaro.
A pesar de la rápida expansión que ha experimentado Internet durante los últimos años, sus perspectivas de crecimiento siguen siendo extremadamente optimistas: según IDC, para el año 2002 se prevé que el número de personas con acceso a la World Wide Web ascienda a 320 millones. Y de acuerdo con las estimaciones de MIDS (Matrix Information and Directory Services), la Red -conformada a enero de 1999 por un extremadamente elevado número de redes autónomas, con 43.230.000 hosts en 214 países-, de seguir el ritmo actual de crecimiento anual (un 46 por ciento en 1998), llegará a albergar 100 millones de hosts en el segundo trimestre del año 2001. De los hosts contabilizados en enero de 1999, 12'1 millones (el 28%) correspondían al dominio .com, 8'85 millones .net y 5 a .edu.

Siguiendo un modelo de relaciones sinérgicas, tales tasas de crecimiento están generando la necesidad de disponer de grandes anchos de banda y una gran potencia de computación distribuida que sirvan de base a aplicaciones avanzadas multimedia con un marcado componente en lo que a posibilidades de colaboración/cooperación global se refiere. En particular, esta nueva generación de aplicaciones son de especial relevancia en áreas como la telemedicina y la teleinmersión en tiempo real (aplicaciones en las que el vídeo de alta calidad constituye un factor crítico), o la vigilancia medioambiental y teleenseñanza, por citar sólo las más conocidas, y en general, aplicaciones que lleven asociado el concepto de proximidad virtual.

Para el desarrollo de este escenario de aplicaciones avanzadas en Internet se han puesto en marcha una serie de proyectos entre los que cabe destacar, por su magnitud, Internet2 y Oxygen. En términos generales, estas y otras actuaciones existentes en aplicaciones de Internet avanzado se basan en una infraestructura física de fibra óptica en la que se utilizan técnicas para aumentar y optimizar el ancho de banda, como DWDM (Dense Wavelength Division Multiplexing).

También las infraestructuras basadas en radio están tomando cada vez más fuerza por las posibilidades que ofrece a medio y largo plazo de crear espacios de trabajo asociados a un usuario en movimiento. Asimismo, los avances en software, concretamente en el lenguaje Java, que han generado la nueva tecnología conocida como Jini, junto a la aparición de nuevas normas (IP Multicast, IPv6), constituyen factores cruciales para el desarrollo de estas aplicaciones avanzadas.

grafInf138-01.gif

Los proyectos
Tras una serie de actuaciones preliminares que datan de 1996, el proyecto conocido como Internet2 se inició de forma tangible en el año 1998 como una iniciativa orientada a promover tecnología Internet avanzada sobre la base de aplicaciones científicas en una primera fase. Por ello, cuenta con un fuerte componente académico que se extiende a universidades, centros de investigación y grandes empresas de Estados Unidos, aunque su filosofía puede considerarse global por la propia idiosincrasia de la tecnología.

Este marcado carácter académico del proyecto guarda una gran similitud con los inicios de Internet. Actualmente, en Internet2 están involucradas más de 150 universidades y 25 empresas, entre las que se encuentran firmas como Cisco Systems, MCI WorldCom, 3Com, Lucent Technologies, Nortel Networks o Microsoft. La participación gubernamental se canaliza a través de la Casa Blanca en forma de ayudas financieras; el NSF (National Science Foundation) mediante el vBNS (very high speed Backbone Network Service), red de altas prestaciones (se espera alcanzar próximamente los 2,4 Gbps) que conecta los POP (Points Of Presence) de Internet2 y que gestiona MCI WorldCom; y a través del programa NGI (Next Generation Internet), programa de la Oficina de Ciencia y Tecnología de Estados Unidos basado en las redes de alta velocidad de la NASA y del Departamento de Defensa y Energía, además de en vBN. De la gestión de los diferentes proyectos se ocupa el consorcio de universidades UCAID (University Corporation for Advanced Internet Development).

Una alternativa a vBNS en cuanto a redes troncales, dentro del marco de Internet2, es Abilene, iniciativa puesta en marcha en abril de 1998 por Cisco Systems, Nortel y Qwest Communications International con el objetivo de alcanzar una velocidad de 9'6 Gbps. También dentro de Internet2 hay que considerar el proyecto Qbone, cuyo propósito es la construcción de una plataforma de pruebas para mejorar el estado del arte de la calidad de servicio en el entorno IP.

En cuanto a infraestructura tecnológica, Internet2 consta de redes de área de campus CAN (Campus Area Network) que se conectan a POP de alta velocidad, conocidos como "gigapops". Estos gigapops, que de momento alcanzan velocidades de 155 Mbps y se enlazan con el vBNS de la National Science Foundation, actúan como puntos de agregación de la conectividad de ámbito regional.

Fuera del ámbito de Internet2, pero con el mismo objetivo de conseguir una Internet de altas prestaciones, se encuentra el proyecto Oxygen. Básicamente consiste en una red de fibra óptica submarina de ámbito global que actúa como infraestructura física de aplicaciones avanzadas. Aunque sus orígenes se remontan a 1997, es en 1998 cuando se convierte en una iniciativa tangible, a raíz de una reunión celebrada en el mes de enero de ese año para analizar el modelo de despliegue en la que participaron 300 operadores de 175 países. Oxygen, que fue promovido en un principio por CTR, firma con sede en New Jersey (Estados Unidos), cuenta actualmente con el apoyo de 88 operadores que aportan en torno a 3000 millones de dólares. Otras compañías involucradas en el proyecto son Alcatel Submarine Networks, Tyco Submarine Systems, Corning y las japonesas Mitsui&Co, NEC y NTT International Sumitomo.

Al margen de Internet2 y Oxygen, existen otras actuaciones que también tratan de contrib

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información