| Artículos | 01 MAR 2004

Por un "wireless global"

Hacia la itinerancia entre WLAN y las redes móviles
Eva Martín y Juan F. Marcelo.
Los usuarios de servicios de datos tienen un sueño: un dispositivo capaz de buscar en cada momento la red más rápida y barata, y conectarse a ella desde cualquier lugar y de un modo sencillo y transparente. Aunque aún quedan muchas cuestiones pendientes, la entrada de los operadores de móviles en este mercado está acercando cada vez a la realidad este concepto de “wireless global”.

Hasta que aparecieron las tecnologías inalámbricas WLAN (Wireless Local Area Network) el usuario echaba mano de su teléfono móvil o de un portátil conectado al móvil para acceder a servicios de datos. En la actualidad los usuarios van acostumbrándose a servirse de las ventajas de Wi-Fi tanto en sus entornos corporativos como en entornos públicos (hoteles, aeropuertos...), incluso desde el hogar. Y es que no hay color en cuanto a velocidad de conexión.
Mientras que GPRS (General Packet Radio Service) ofrece hasta 40,2 Kbps, WLAN aporta uno o varios megabits por segundo y usuario, según las condiciones, y con un máximo teórico global de 11 Mbps, según la norma IEEE 802.11b, y de 54 Mbps, bajo las normas 802.11g y 802.11a. Además, en cuanto a precio, en la mayor parte de las ocasiones resulta más barata la opción WLAN (factura por tiempo, desde 9 euros la hora) que GPRS (por volumen de información descargada; desde 0,01 a 0,05 euros un KB según operador y modalidad). Es lógico, pues, que los usuarios se decanten por WLAN allí donde está disponible, especialmente si trabajan con ordenadores portátiles o PDA. Por el momento, no hay teléfonos móviles que lo permitan.
Así, los operadores móviles se están viendo obligados a entrar en el negocio WLAN, hasta ahora dominado fundamentalmente por los operadores de redes fijas y por proveedores específicos. Y no porque vean negocio, sino para crear marca y evitar que les roben clientes. En la mayoría de las ocasiones se decantan por llegar a acuerdos con proveedores inalámbricos (WISP) para revender el acceso a hotspots incorporándolo a sus ofertas de servicios de datos. Menos habitual, pero también hay casos, es que implanten sus propios puntos de acceso públicos.
La idea de lograr la itinerancia entre redes GSM/GPRS y WLAN no es nueva. Ya en octubre de 2001 Sonera y Nokia realizaron pruebas en Finlandia. Nokia presentó una solución comercial, según la cual los usuarios podrían usar la tarjeta SIM de su móvil e insertarla en una tarjeta PCMCIA WLAN, de modo que pudieran disfrutar de un acceso de banda ancha en cualquier lugar donde los operadores móviles hubieran llegado a acuerdos de acceso seguro a WLAN con los proveedores inalámbricos de la zona. De hecho, pocos meses después, Sonera fue el primer operador móvil en incorporar un servicio de datos WLAN dentro de su oferta.

España: primeros pasos
Al cierre de este número, ninguno de los operadores móviles había iniciado la comercialización de servicios de datos WLAN en España, aunque, a mediados de enero, Vodafone anunciaba un acuerdo con Kubi Wireless en este sentido. “Se trata de un acuerdo por el cual operador móvil podrá comercializar servicios de acceso Wi-Fi a Internet utilizando nuestra red cuando configure sus productos”, explica Lidia Caba, responsable de Marketing de Kubi Wireless. “No es un servicio conjunto. El cliente será un cliente de Vodafone”.
Fuentes oficiales de la filial española del operador señalan que el servicio podrá empezar a contratarse a finales de febrero de 2004, pero sólo por sus clientes. Aunque aún no se han desvelado los precios, se sabe que se cobrará por sesiones de media hora, de dos horas y de 24 horas, con cargo a la factura del móvil del cliente. En cuanto al equipamiento necesario, hay dos posibilidades. “La primera, que el cliente tenga un ordenador Intel Centrino con funciones wireless; no necesitará nada más. La segunda, mediante tarjeta PCMCIA GPRS/Wi-Fi, a disposición del cliente en las tiendas Vodafone”.
Telefónica Servicios Móviles, por su parte, tiene la intención de lanzar un producto durante las próximas semanas que se incorporará a la Oficina Movistar, mediante una tarjeta con acceso simultáneo vía GPRS y Wi-Fi. En este caso, se van a servir de los hotspots de Telefónica de España.
Pese a estas iniciativas, ninguno de los servicios de datos comercialmente disponibles permiten una continuidad de servicio entre las WLAN y las redes móviles; es preciso reiniciar las sesiones de datos. Según José Luis Martínez, responsable de Soluciones y Estrategia de Redes Wi-Fi de Alcatel España, “uno de los motivos principales es que las redes troncales de ambos servicios suelen ser diferentes y no existen mecanismos para realizar un traspaso entre ellas sin pérdida de conexión”. En su opinión, sin embargo, esto no representa una limitación, “en tanto que las aplicaciones de datos más comúnmente empleadas, como el acceso a Internet, responden más al concepto de nomadismo que al de movilidad”.

Especificaciones en marcha
Aún se está trabajando en las especificaciones. “Actualmente, el organismo 3GPP está evaluando, dentro de sus foros técnicos de discusión, las distintas posibilidades que existen para que un mismo operador celular pueda dar servicios WLAN y 2G/2,5G/3G simultáneamente y con solución de continuidad. Al mismo tiempo se están buscando soluciones para la mejora de los aspectos de seguridad, roaming, calidad de servicio, etcétera”, apunta Antonio Toscano, del Departamento de Tecnología de Motorola España.
En esta situación transitoria “es difícil pensar que un operador móvil celular vaya a dar servicios de movilidad (itinerancia) entre las redes celulares y las redes WLAN desde un primer momento. Inicialmente, creemos que ambos servicios serán prestados en forma aislada y que en el futuro se integrarán de acuerdo con los distintos escenarios elegidos y consensuados por los organismos reguladores”, asegura Toscano.
Básicamente, existen dos procedimientos para lograr la itinerancia 2G/2,5G/3G y WLAN utilizando la misma tarjeta SIM: uno por SMS (mensajes cortos) y otro automático. En el basado en SMS, como explica Antonio Pindado, gestor senior de Soluciones de Redes Móviles de Ericsson España, “cuando un abonado intenta acceder a los servicios WLAN con su SIM, efectúa el login mediante la introducción del número de teléfono móvil, como identidad del abonado, en la página Web de la red WLAN a la que se quiere conectar. Ésta solicita su autenticación a la red del operador móvil a la que pertenezca la SIM. Después, la red del operador genera una clave, denominada OTP (One Time Password), que envía al terminal móvil mediante un SMS. El abonado marca la clave recibida, que se reenvía a la red del operador móvil para que éste verifique la autenticación y le comunique al operador de la WLAN los servicios que dispone el abonado. A partir de ese momento, la WLAN empieza a proporcionar los servicios indicados.
En cuanto al procedimiento automático, denominado (U)SIM Card Authentication, “el terminal de conexión a la WLAN (generalmente un PC) dispone de un software y un lector de (U)SIM. Este software es el encargado de solicitar el PIN al abonado (como cuando se enciende una terminal móvil) cuando éste intenta acceder a una WLAN”, afirma Pindado. Ad

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información