| Artículos | 01 ENE 2007

Planificación del crecimiento en los centros de datos

Vicente Chiralt.
Los centros de datos de hoy deben ser diseñados a prueba de cambios, ya que su principal naturaleza es el crecimiento. En un principio, la previsión de cambios se contemplaba desde el diseño original o cuando se añadían nuevos componentes. En otras palabras, se tendía a realizar especificaciones sobredimensionadas para permitir el crecimiento futuro. Esta manera de proceder, en un ambiente actual de optimización de recursos, nos obliga a buscar otras alterntivas más rentables de planificar el crecimiento.
Comprar e instalar más software, equipos de almacenamiento, memoria o servidores es la parte más sencilla de la expansión. Lo complicado es planificar el crecimiento de la propia infraestructura o de los servicios, como la gestión del suministro eléctrico o las condiciones de climatización. Además, la tendencia actual de concentrar cada vez más elementos en armarios o racks hace que la demanda de suministro eléctrico se incremente de manera considerable.
Como es sabido, la infraestructura física de cualquier centro de datos necesita un suministro eléctrico constante. El SAI (sistema de alimentación ininterrumpida) es fundamental para prevenir corrupción y pérdida de los datos, costosos daños en el hardware y, especialmente, para asegurar la disponibilidad del negocio. Dotar de mayor potencia a nuestra red eléctrica es sencillo y económico, pero ofrecerle la protección adecuada no lo es tanto.
En un estudio que APC realizó con las principales 500 cuentas a nivel mundial detectó los siguientes imperativos para la concepción y despliegue de un centro de datos: costes de explotación/funcionamiento, adaptabilidad/escalabilidad, disponibilidad, gestión y servicio. En los primeros, se incluyen la optimización del capital invertido y el espacio disponible, la reducción de los costes de mantenimiento y la creación de una cifra de beneficio al margen de la inversión en sistemas de potencia. En cuanto a adaptabilidad/escalabilidad, el objetivo es reducir los gastos de ingeniería debidos a soluciones a medida, la planificación para densidades de potencias crecientes e impredecibles y la gestión del incremento de circuitos eléctricos y cableados, entre otros. Por lo que se refiere a disponibilidad, se persigue minimizar el error humano y reducir los puntos de fallo, así como eliminar armónicos y optimizar la solución de fallos a través de un interlocutor único. Controlar el consumo de las salidas eléctricas, monitorizar el estado de potencia de cada rack y disponer de un análisis de posibles fallos son los objetivos en cuanto a gestión. Y, finalmente, en lo que hace a servicio, se pretende reducir el tiempo de reparación de equipos, simplificar la complejidad de los sistemas, eliminar intervenciones en equipos en funcionamiento y reducir el número de interlocutores.
Muchos componentes de los centros de datos de hoy en día han sido diseñados para poder ampliar sus funciones o capacidades de manera rápida y sencilla. Esto es lo que se denomina una arquitectura ‘pay-as-you-grow’, en la que se invierte solo cuando la demanda nos lo exige. Con las infraestructuras físicas para centros de datos ocurre lo mismo. Lo que hoy se precisa para maximizar el retorno de la inversión son arquitecturas escalables que permitan añadir módulos o componentes adicionales en función de la demanda y las necesidades de cada momento.


Vicente Chiralt Pérez
Director de Marketing y Comunicación - APC España y Portugal

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información