| Artículos | 01 MAR 2002

Paso a las redes multiservicio

Mitch Lewis.
La llegada de IPv6 supone un paso fundamental para hacer realidad las redes multiservicio. Tales redes estarán basadas en troncales capaces de transportar cualquier tipo de servicio sobre cualquier infraestructura, haciendo posible la verdadera convergencia de los distintos servicios que por separado han dominado hasta hoy las comunicaciones.

El concepto tradicional de disponer de redes separadas para soportar los distintos tipos de comunicaciones se está quedando obsoleto. Las arquitecturas de red de nueva generación –construidas sobre plataformas multiservicio basadas en las nuevas características de IP en cuanto a alto rendimiento y calidad de servicio (QoS)– están convirtiendo en realidad el sueño de la convergencia.
Nadie pudo predecir el rápido crecimiento del tráfico Internet cuando IP fue concebido, ni siquiera cuando IPv4 vio la luz en 1983: Internet se ha convertido en un verdadero medio de masas. Ahora, con el constante crecimiento del tráfico Internet y la llegada de los accesos móviles de alta velocidad a la Red, se requiere una nueva tecnología IP más escalable y flexible.
Para IPv6, el reto consiste en dar respuesta a las cambiantes y más amplias necesidades de las futuras aplicaciones IP convergentes. Debe suministrar el rendimiento y las capacidades de servicio requeridas por la nueva infraestructura móvil (incluidas las redes 3G y las basadas en paquetes), las redes de banda ancha, los terminales de nueva generación y la gestión simplificada de red. Y el nuevo IP ya es capaz de hacerlo, sirviendo de base a nuevos servicios comerciales.

“Always on”
La próxima generación de servicios IP han de ofrecer los contenidos que deseen los usuarios cuándo y dónde quieran.. Se están viendo rápidos desarrollos en diferentes áreas que satisfacen este deseo: aplicaciones móviles 3G y basadas en paquetes, vídeo bajo demanda, juegos interactivos, networking corporativo móvil… Los usuarios del futuro no soportarán métodos de acceso farragosos y lentos: esperan que sus dispositivos estén siempre “always on”.
En las redes IP actuales, las direcciones IP se asignan dinámicamente a los usuarios cuando se conectan. Pero para estar “always on”, los dispositivos de los usuarios deben tener una dirección IP asignada antes de que la información sea enviada o recibida; cada dispositivo debe tener su propia dirección IP asignada permanentemente. El problema es que la reserva de direcciones IP se está agotando, incluso antes de la llegada de Internet Móvil. IPv6 soluciona el problema permitiendo 3,4x10 elevado a 38 direcciones individuales, comparado con la “minúscula” cifra de 4.000 millones de direcciones de IPv4, garantizando una dirección IP única para cada dispositivo futuro.
Otra ventaja de IPv6 es la flexibilidad. El nuevo protocolo tiene un estricto sistema jerárquico de direcciones, con pequeñas tablas de routing, que aporta a los diseñadores de troncales IP una gran eficiencia y escalabilidad. Como los routers de la troncal no necesitan almacenar información de tablas de rutas de cada subred, se simplifica la gestión y el proceso de actualización de las que probablemente serán muy grandes redes. Características tales como CIDR (Classless Interdomain Routing) –ya disponible en IPv4– permiten la agregación de rutas y simplifica las tablas de routing.

Calidad en tiempo real
La capacidad de priorizar diferentes servicios y asegurar la entrega eficiente de aplicaciones en tiempo real, como voz y vídeo, es vital para el éxito de los futuros servicios IP. Hasta ahora, la calidad de servicio (QoS) no ha sido el punto fuerte de IP, por lo que muchos operadores han optado por ATM como tecnología de red subyacente para tratar tráfico basado en celdas o paquetes. Pero IPv6 ofrece un amplio conjunto de funciones QoS, como reserva de ancho de banda y limitación de retardos.
En IPv6, cada paquete dispone de un byte de “clase de tráfico” para diferenciar servicios. Además, la cabecera del paquete contiene un campo de identificación de flujo de tráfico y una etiqueta de flujo, que puede ser utilizada para distinguir flujos de tráfico y optimizar rutas. La etiqueta de flujos se puede emplear para, por ejemplo, identificar paquetes que requieren un tratamiento especial, como streaming de audio o vídeo.

Protección de datos
Las redes multiservicio tratarán enormes volúmenes de datos corporativos y servicios críticos con accesos “always on” desde cualquier sitio. Y, potencialmente, esta información podría ser accedida rápidamente por cualquier dispositivo inalámbrico dentro del área de cobertura. La seguridad es también un factor clave: el tráfico debe ser autenticado, autorizado y protegido de extremo a extremo.
IPv6 incorpora diferentes características de seguridad. Gracias a sus flexibles extensiones de cabecera, IPv6 puede asegurar los paquetes que se están generando en un momento dado desde el host indicado en la dirección fuente. Esto protege de la falsificación de direcciones fuente, una de las formas más comunes de intrusión.
Las cabeceras de encriptación permiten la encriptación interoperativa de la carga útil (payload) de los paquetes IPv6. Las cabeceras de seguridad se pueden utilizar para añadir una nueva capa de seguridad a nivel de red, y puede ser usado directamente entre hosts.

Internet móvil
Los usuarios están empezando a utilizar dispositivos móviles para mucho más que hablar: servicios ricos en contenidos de toda clase pronto estarán disponibles para los usuarios en movimiento. Y, a medida que crece el número de trabajadores móviles, las empresas querrán que sus empleados puedan acceder a la intranet corporativa mediante dispositivos móviles desde dondequiera que estén.
IP cumple dos funciones fundamentales en las redes 3G. A nivel de usuario, proporciona comunicaciones entre dispositivos móviles y hosts de aplicación. A nivel de transporte, permite la comunicación entre los nodos de la red móvil. Cada capa puede usar diferentes protocolos de conectividad o versiones IP.
Se ha desarrollado una versión especial de IP, Mobile IP (MIP), para gestionar la movilidad IP de los dispositivos móviles y permitir a los dispositivos desplazarse por la red IP (entre subredes IP) sin interrupciones. En servicios de Internet Móvil, IP es utilizado de extremo a extremo, desde un dispositivo móvil a otro. MIPv6 ofrece distintas ventajas frente a IPv4 en redes móviles, como mejoras en el procesamiento de opciones de destino, autoconfiguración, cabeceras de routing, etiquetes de flujo y nuevas características de seguridad.
Sin embargo, pese a abrir nuevas posibilidades a los servicios móviles, la mayor cabecera de IPv6 supone un inconveniente dado el limitado ancho de banda disponible en las interfaces de aire de la red móvil. Afortunadamente, se han desarrollado técnicas de compresión de cabecera que solucionan el problema.
Los dispositivos móviles 3G podrán funcionar con diferentes tecnologías de acceso radio, como Bluetooth, infrarrojos y LAN inalámbricas, así como GSM y WCDMA. Y es muy probable que estas redes de acceso diferentes se conecten a routers de acceso distintos, y que las direcciones IP del dispositivo cambien cuando nos movemos entre ellos. MIPv6 ha sido diseñado para asegurar una movilidad transparente y mantener las conexiones entrantes

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información