| Artículos | 01 FEB 2004

Novell ofrece protección a sus clientes frente a las demandas de SCO

Como medio de garantizar la tranquilidad de sus clientes actuales y evitar que otros potenciales desestimen la posibilidad de migrar a Linux por las continuas acusaciones y amenazas de SCO, Novell ha decidido ofrecer protección a sus usuarios a través de un programa específico. Este programa da cobertura a los clientes de SUSE Enterprise Linux 8 garantizando protección en caso de demandas por infracción del copyright. SCO ha respondido –sinceramente o no– expresando su satisfacción por el anuncio de Novell, ya que para la compañía significa que la compañía “está reconociendo lo fundamentado de los problemas con Linux”.
Desde el pasado mes de marzo SCO ha reiterado ser la poseedora de la propiedad intelectual del código fuente de Unix, y por tanto, tener también derechos sobre Linux, sacando a la luz una lista de archivos y documentos con los que intenta demostrar a IBM que ha violado sus derechos de propiedad sobre Linux. En aquel momento demandó a IBM por distribuir software derivado del código fuente Unix. Ahora, desde la compra de SUSE por Novell, ha extendido sus acusaciones a esta compañía, manteniendo que Linux utiliza partes del código que la compañía desarrolló para Unix, desde que lo adquirió a Novell en 1995.

Distribución autorizada sólo para Unix
Según el presidente y consejero delegado de SCO, Darl McBride, “el contrato de adquisición de activos firmado en 1995 entre SCO y Novell, las enmiendas, notas de prensa y otros documentos disponibles públicamente, demuestran que SCO tiene los derechos sobre todo el código fuente de Unix y UnixWare”.
En concreto, SCO afirma que existen 71 partes del kernel Linux 2.4.21 que son idénticas a su código Unix System V. Estas partes del código estaban autorizadas a ser redistribuidas según un acuerdo suscrito en 1992 entre AT&T y los desarrolladores del sistema operativo Berkeley Software Distribution, pero no a ser utilizadas en Linux. Los defensores de Linux y el código libre afirman que el acuerdo de 1992 ya solucionaba el problema que ahora plantea SCO, porque dejó claro que los API no eran susceptibles de ser registrados bajo copyright. Por su parte, Novell afirma su derecho a ofrecer bajo licencia la tecnología Unix , UnixWare y el código Unix System V.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información