| Artículos | 01 ABR 2002

Ni tanto, ni tan calvo

Jenaro García.
Hubo una época en la que todo el mundo estaba convencido de que ser el directivo más agresivo de la tierra y tener las mayores agallas del mundo era lo necesario para triunfar. La velocidad de los negocios tenía que estar a la altura de la velocidad del pensamiento (Bill Gates). Ahora los negocios se han decelerado y, por ello, algunas empresas pierden oportunidades únicas que no volverán. Aquí ofrecemos algunas pautas que pueden ayudar para aumentar la velocidad.

Tras la época dorada de los sueños de Internet, ahora todo el mundo piensa que ha vivido una pesadilla. Nuestros abuelos, recapacitando sobre la situación, dirían aquello de “ni tanto, ni tan calvo”. Para empezar, la máxima de que la velocidad de los negocios de Internet es un requisito para hacer negocios en la Red, sigue siendo una realidad. Ahora parece que todos los analistas, apuestan por la prudencia a ultranza, cuando meses atrás era la osadía la que ganaba adeptos. Sobre todo en los “Venture Capitals” y los Bancos de Inversión. Pero realmente las oportunidades sólo son aprovechadas por aquellos que imprimen velocidad a los negocios que llevan entre manos. Las empresas grandes pueden crecer, pero crecen más las que más rápido se mueven.
La velocidad y la osadía siguen siendo características fundamentales a poseer en el mercado de la tecnología y de las telecomunicaciones. En los momentos de crisis, más que nunca las oportunidades son numerosas. Es importante la osadía para desprenderse del negativo mar de fondo que hace que muchos directivos no den el paso necesario para destacar, perdiendo así las ventajas que les proporciona el entorno de inseguridad que existe en este momento.
Actualmente hay operadores que antes eran de tamaño no muy considerable y que ahora están sacando partido de las gangas que abundan en el mercado. Entre otras cosas, estos operadores han absorbido empresas que estaban en mala situación económica, obteniendo dos mejoras competitivas claras: crecer y eliminar rivales. Con este tipo de movimientos se están convirtiendo en contendientes de peso dentro del sector.

A tener en cuenta. Los operadores que consigan mayor tamaño de esta forma tienen ante sí un número considerable de retos. En estas líneas exponemos algunos de los puntos a tener en cuenta para poder elegir adecuadamente las oportunidades:
- 1. Es importante realizar una auditoria de lo que se adquiere, ya sean activos de una empresa o la empresa completa. Desde que se acuerda una compra hasta que se realiza, es necesario evaluar si lo que pactamos comprar es lo que realmente compramos.
- 2. Crear un plan de contingencia. Esto ayuda a no tenerlo que crear más adelante, cuando sea demasiado tarde y no nos podamos concentrar en este asunto por atender lo urgente.
- 3. No apostar todo lo que se tiene. Sin duda, no podemos comprometer todo lo que tenemos por una oportunidad.
- 4. Que el negocio que se capte no descentre el foco corporativo. La diversificación es buena para las grandes, pero las pequeñas ya tendrán tiempo en el futuro.
- 5. Por último, hay que pensar siempre que “el último duro se lo gane otro”, un viejo dicho de la bolsa aplicable a muchos lances de la vida que es preciso enlazar con el punto 1. No compre nada por más dinero de lo que valga pensando que lo va a vender más caro.
Seguir estas recomendaciones no siempre garantiza acertar pero ayuda a pensar más rápido y a actuar de forma más adecuada, y, siendo osado, no cometer errores insalvables. Con lo cual, aquellos actores que tomen ventaja de estos puntos pueden salir muy favorecidos, dado que los pequeños tienen la oportunidad de convertirse en grandes y los grandes tienen que aumentar su velocidad para poder aprovechar las mismas oportunidades. E Iber-X, dada su experiencia, puede ayudar mucho en la tarea. Todo lo dicho anteriormente, hay que aderezarlo con un elemento clave en el crecimiento, que es hacerlo de forma racional y externalizar una parte de las actividades corporativas, concentrándose en aquellos ámbitos en los que la empresa es única.

Jenaro García, Director General de Iber-X

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información