| Artículos | 01 NOV 2002

Mobipay

.... y ahora también pagar la compra, el taxi, ver el saldo...
Javier Jiménez.
Pagar cualquier compra, servicio o factura, incluso en Internet, utilizando para ello tan sólo el teléfono móvil, es ya una realidad. Mobipay, un sistema de pagos a través del teléfono móvil, lleva cuatro meses funcionando con éxito en Valladolid, y está listo para dar el salto al resto del territorio nacional. Detrás de esta iniciativa, pionera en todo el mundo y que reúne a operadoras de telefonía y entidades financieras, se encuentra SchlumbergerSema como socio tecnológico.

Hace tiempo se decía que el “dinero de plástico” (las tarjetas de crédito, débito o prepago) algún día sustituirán totalmente al dinero “real, contante y sonante”. Todavía no ha sido así, aunque en los próximos meses surgirá un nuevo competidor: el “dinero telefónico”. Y es que el teléfono móvil, nuestro “móvil”, ha decidido “tutear” a cualquier tarjeta de pago o cantidad en metálico a la hora de abonar directamente la factura, y además, aportando mayor garantía y seguridad en la operación comercial.
Este sistema de pago a través del teléfono móvil se llama Mobipay, y permite comprar de forma rápida, sencilla y segura sin cambiar de entidad financiera, tarjeta de pago ni teléfono móvil, e incluso a través de Internet. Tan sólo hay que darse de alta en alguna de las entidades financieras participantes –casi todas– y utilizarlo en los establecimientos comerciales asociados, máquinas de vending, etc, que se hayan adherido al sistema.
Se trata de una iniciativa pionera en todo el mundo que supone un modelo de colaboración entre empresas de distintos sectores. Entre sus fundadores se encuentran BBVA, BSCH y las operadoras Amena, Airtel y Telefónica Móviles, creadores de la sociedad Mobipay España en 2001. En la actualidad, sin embargo, forman parte como accionistas con un total del 48% del capital, 92 entidades financieras que gestionan entre todas cerca del 80% del volumen de pagos con tarjetas bancarias; otro 40% se lo reparten los tres operadores móviles activos en España antes citados; y el 12% restante queda entre las tres sociedades de medios de pago: Euro 6000, Sermepa y Sistema 4B. Además queda abierto un porcentaje de acciones para el caso de que Xfera comience sus operaciones.
Como socio tecnológico, participa SchlumbergerSema, seleccionada para desplegar el servicio de comercio móvil gracias a su experiencia tanto en sistemas de pagos para entidades financieras y procesadoras como en integración de sistemas de mensajería para operadores móviles.
Hoy día son muy raras las personas que no llevan teléfono móvil, por lo que la comodidad de pagar con estos terminales supone una gran ventaja. La mecánica es muy sencilla. A través del terminal se identifica al titular, y le permite confirmar cada transacción a través de un número secreto distinto al PIN propio del teléfono. De esta manera, cada operación realizada con Mobipay pone en marcha una sesión de mensajes (con tecnología USSD) que junto con las tarjetas bancarias permite un cruce interactivo de mensajes entre el emisor y el receptor del pago (operativa similar a la de los cajeros automáticos).

Fácil y cómodo
Si la operación la inicia el comercio, éste identifica el teléfono del comprador a través de la tarjeta SIM del terminal y teclea el importe de la compra. La pantalla del móvil del comprador muestra los datos de identificación del comercio e importe de compra, y le pide que teclee su código secreto. Si la operación se autoriza, el comercio y el comprador reciben confirmación simultánea de que la operación se ha realizado con éxito; si se deniega, aparece un mensaje correspondiente informando de esta circunstancia. Cuando la operación es iniciada por el comprador, es éste quien introduce en su terminal telefónico el código del vendedor, el importe de la compra y a continuación teclea su número secreto. Una vez autorizada la operación, el comercio y el comprador reciben confirmación simultánea.
Para el caso de Internet, u otras compras por referencia, no es necesario dar ningún dato financiero (número de cuenta corriente o número de tarjeta de crédito), ya que el usuario únicamente tiene que teclear en su teléfono móvil la referencia que le ha sido asignada a la transacción de compra. La referencia –normalizada– bien la asigna el propio comercio, bien la asigna un gestor de referencias tercero. En este caso, el sistema se ocupa de cruzar la transacción de aceptación del usuario y pago de la compra con la transacción de venta que está realizando el establecimiento a través de Internet.

Seguridad
De esta forma, el comprador introduce en su teléfono móvil la referencia que le facilita el establecimiento o proveedor de servicio, que figura en la página Web de compra. El sistema la cruza con la compra que está realizando el cliente, y, si el cruce es correcto, pide a éste el medio de pago con el que desea atender la compra y su número secreto. Autorizada la operación, el comercio y el comprador reciben confirmación simultánea de que la operación se ha realizado con éxito.
A efectos del comercio, las operaciones a través de Mobipay se computan como cualquiera de las realizadas por medio de una tarjeta, y aparecen consignadas en los estadillos diarios de actividad que se ejecutan al final de la jornada. A efectos del usuario, la compra tendrá un coste adicional en torno a los 0,08 euros.
La seguridad de las transacciones viene garantizada porque el comprador comprueba en la pantalla los datos de su compra y los acepta tecleando el código secreto que sólo él conoce, lo que impide que nadie más pueda hacer compras incluso en el caso de que el terminal sea sustraído. “Desde el TPV (Terminal Punto de Venta) se envía al banco, que confirma la transacción económica con un mensaje con los datos de la operación comercial, y pide la validación con el PIN (Personal Identificación Number) para dar conformidad a la operación. Por seguridad, todas las operaciones se validan con el PIN”, afirma Javier Valencia, responsable del proyecto en la parte de SchlumbergerSema. “Además, la información entre todos los nodos del sistema Mobipay viaja encriptada para aumentar la invulnerabilidad del sistema”.
La participación de SchlumbergerSema se inició a finales de 2001, a raíz de la colaboración que la compañía había mantenido con Airtel, y tras una petición de oferta. La aportación de SchlumbergerSema se basa en el producto Telcofinance, un enrutador transaccional para las operaciones que intermedia entre los múltiples agentes que participan en la operación (bancos y cajas, procesadores de pago, operadores de telefonía móvil, comercios), además de aportar servicios de consultoría e integración de los distintos sistemas y protocolos.
Una vez puesto en marcha, la compañía se responsabiliza además del mantenimiento y explotación del sistema desde su datacenter por un período de cinco años. “El enrutador es la parte central; es la que pone en contacto el mundo del móvil con el mundo bancario”, explica Javier Valencia. “Las peticiones pueden venir del móvil para solicitar una transacción, a través de mensajes USSD, c
Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios