| Artículos | 01 ABR 2006

Lucent y Alcatel: volver a empezar

Como hace cinco años, Lucent Technologies y Alcatel volvían el pasado Abril a intentarlo. Según reconocían en un comunicado oficial conjunto, ambos fabricantes habían iniciado conversaciones con vistas a alcanzar una fusión que les permitiera fortalecer su posicionamiento en un entorno industrial cada vez más competitivo. “Podemos confirmar que Lucent y Alcatel mantienen conversaciones sobre una potencial operación de fusión entre iguales, que, en nuestra opinión, será positivamente valorada por el mercado”, indica el comunicado. Y añade que no se realizarán “más comentarios hasta que se haya alcanzado un acuerdo o las negociaciones hayan concluido sin que se produzca”. Fin que, por los propios condicionantes de los medios impresos, es posible que se haya producido en el momento en que estos papeles lleguen al lector, pero que al cierre de este número todavía dejaba las especulaciones en el aire.
Al día de hoy, la jugada podría ser maestra. La unión de Alcatel y Lucent, dos de los mayores y más veteranos fabricantes de telecomunicaciones del mercado, mejoraría la situación de la nueva empresa para hacer frente a la creciente competencia en el negocio de operadores, alimentada hoy fundamentalmente por la irrupción en los mercados occidentales de los gigantes chinos Huawei Technologies y ZTE, que se afanan, y con éxito creciente, por ganar cuota. Y justo en un momento en que las inversiones de las compañías de telecomunicaciones empiezan a despegar tras años de apatía.
Un acuerdo de estas características adquiere sentido en la medida que no existe demasiado solapamiento entre las bases de clientes de las dos compañías. Mientras que Lucent es especialmente fuerte en Norteamérica, Alcatel cuenta con un posicionamiento destacado en Europa y Asia. Si se mira desde esta perspectiva, teniendo en cuenta además las reducciones de costes que lograrían y el enorme poder de compra que están consiguiendo los grandes operadores a consecuencia de su proceso de consolidación, se trata de un movimiento estratégico muy acertado.
Adicionalmente, ambas se beneficiarían de la combinación de sus presupuestos de I+D para lanzar soluciones capaces de impactar con fuerza el mercado en áreas como los móviles y la banda ancha, los verdaderos motores del negocio durante los próximos años.
En el mercado de empresa, que para Alcatel representa el 10% de sus ingresos y que Lucent segregó hace años en Avaya, también la fusión podría resultar positiva. La multinacional francesa conseguiría reforzar su marca en el mercado estadounidense, donde, si bien mantiene presencia desde hace muchos años le cuesta competir con firmas allí consolidadas como Cisco, Nortel o la propia Avaya. A su vez, Lucent lograría retomar con éxito un segmento de negocio del que salió hace tiempo y al que intenta desesperadamente volver para reforzar sus ingresos, como demuestra el énfasis que está haciendo últimamente en los servicios para grandes empresas. Aquí, la potente oferta de Alcatel en telefonía corporativa y su fuerte apuesta por las redes y las aplicaciones convergentes le sería de gran valor.
Para la norteamericana, la fusión supondría además una opción financiera ventajosa para acabar con su larga travesía del desierto. Dificultades económicas que explican en parte que las conversaciones iniciadas por las dos compañías se estén viendo desde un primer momento como una adquisición encubierta de Lucent por Alcatel, a la que incluso algunos medios ya han puesto precio: alrededor de 13.000 millones de dólares.
Como decíamos, al cierre de este número los contactos entre las dos compañías aún no habían producido ningún resultado concreto, pero todo lo dicho hasta aquí seguirá teniendo sentido en cualquier caso. En 2001, las negociaciones concluyeron sin acuerdo, atribuyéndose el fracaso al hecho de que Lucent insistió en aplicar una fórmula de “fusión entre iguales”, con igual número de representantes de cada una en el consejo de dirección de la organización naciente. Ninguna de las dos compañías dio explicación oficial alguna sobre el fracaso de este primer acercamiento. En esta ocasión, lo cierto al día de hoy es que se habla incluso de que Patricia Russo, la CEO de Lucent, podría ser la máxima responsable de la nueva compañía, con un consejo formado a partes iguales.


Sólo por detrás de Motorola
---------------------------------------
La unión de los negocios de Lucent y Alcatel daría lugar a un gigante sólo superado mundialmente en cuanto a ingresos por Motorola, situándose a prácticamente el mismo nivel que Cisco, muy por encima de los 20.000 millones de dólares. Tanto una como otra reportaron ingresos de miles de millones de dólares en su más reciente año fiscal. Los de Alcatel ascendieron a 13.100 millones de euros de enero a diciembre de 2005, un 7% más que el ejercicio anterior. En el caso de su beneficio neto, la mejora fue aún mayor, de un 61%, situándose en 930 millones de euros. Por lo que respecta a Lucent, en su último año fiscal aumentó sus ingresos un 4%, alcanzando los 9.400 millones de dólares, aunque su beneficio, de 1.200 millones de dólares, supuso una reducción del 41% frente al ejercicio anterior.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información