| Artículos | 01 OCT 2001

Llegan los MSP: Ayudas, ahorros y mucha confusión

Management Services Provider
Durante 2000, un buen número de MSP (Management Services Provider) lograron consolidarse al otro lado del Atlántico como un nuevo y todavía confuso modelo de negocio centrado en la provisión de servicios de gestión de redes y sistemas, a medio camino entre el outsourcing tradicional y los flamantes ASP. Si el mes de julio del año pasado IDC identificaba como MSP a 40 compañías, la firma consultora duplicaba esa cifra a finales de diciembre. Dando por sentado que la gestión de sistemas y redes es una tarea tan cara como engorrosa, estas firmas están abriendo un nuevo mercado proporcionando ayuda externa a las empresas a la hora de controlar, monitorizar, optimizar en rendimiento y costes, y asegurar sus infraestructuras hardware y software. Que tengan futuro o no depende del valor que demos a 3.200 millones de dólares, la cifra de negocio que, según Gartner Group, generarán los MSP en 2005, partiendo de los 90 millones con que cerrarán el presente año. Conviene irse preparando.

La externalización de infraestructuras y servicios informáticos y de comunicaciones es cualquier cosa menos una novedad, con indeferencia del nombre que, a lo largo de los años, se haya dado a este tipo de ofertas. Ahora, centrada en la gestión de redes, sistemas y aplicaciones, y con la modalidad de pago por suscripción, nos llega de Estados Unidos bajo un nuevo concepto de negocio y de provisión del servicio: son los MSP (Management Services Provider).
Los MSP surgen de la nada en 1999 y sobre todo 2000 al otro lado del Atlántico. Que todavía sean prácticamente desconocidos en España no supone nada; tan sólo un retraso que se curará con el tiempo. Si las cosas suceden como prometen, firmas europeas y españolas de nueva formación, así como las estadounidenses ya en marcha, como @manage, 2ndWave, InteQ, Luminate, ManageIT, SilverBack Technologies, SiteLite, SiteRock y TriActive, acabarán por atacar nuestro mercado. También competirán las grandes compañías de software de gestión y seguridad, que, atraídas por las oportunidades del negocio, han creado divisiones bajo el modelo MSP. BMC Software, McAffe, Mercury Interactive, Freshwater Software, Candle, Campuware y Check Point se encuadran en este apartado. Sirva de ejemplo el caso de McAfee AsaP, una división de servicios de seguridad gestionados de McAfee, firma de Network Associates. McAfee AsaP ofrece servicios gestionados de cortafuegos, antivirus y análisis de vulnerabilidades, entre otros.
Y, aunque es cierto que hoy día casi cualquier técnica, tecnología o servicio cuenta con su propia asociación o consorcio industrial específico, habla en favor de la intención de continuidad de estos servicios la unión de todos los agentes interesados en la MSP Association, presentada en sociedad en junio de 2000 durante la celebración de PC Expo.
Pero lo cierto es que la figura de los MSP, por su novedad, y su amplio, diverso y tantas veces ambigüo modelo de negocio y tipos de servicios, proyecta todavía muchas sombras y algunas incógnitas. Dos preguntas para empezar: ¿son los MSP algo más que unas nuevas siglas bajo el enorme paraguas xSP?, ¿aportan algo distinto al mercado de la provisión de servicios que no sea más confusión? Contestar a estas cuestiones con seriedad obliga a acercarse al fenómeno desde varias vertientes, pero antes de nada habrá que tener una idea clara de qué es en realidad un MSP.

Siglas en la niebla
Muchos analistas, sobre todo durante el año pasado pero aún hoy, siguen buscando una definición precisa de MSP, algo nada fácil si, de entrada, tenemos en cuenta que, pese a que la mayoría de la literatura técnica al respecto despliega el acrónimo como Management Services Provider, algunos siguen empeñados en traducirlo por Managed Services Provider, términos parecidos pero no siempre equivalentes. Quizás sea también que ambos perfiles –y otros muchos– se estén conscientemente confundiendo por parte de algunos que sólo pretenden aprovechar el marketing “gratis total” que el ruido mediático levanta, pese a que a la largo nunca beneficia a nadie. Porque suele ser tan libre de costes como caótico. Por si esto fuera poco, hay todavía analistas y periodistas más o menos (casi siempre menos) especializados que se empeñan en seguir la corriente a aquellas firmas “very fashion/everyday on the last wave” que, sin serlo, se autodefinen como MSP. No es sorprendente que tratar de tener una idea clara y concreta de qué es y qué no es un MSP acabe convirtiéndose en una travesía desesperada por la niebla.
El término MSP, creado en el otoño de 1999 por Garnert Group para denominar a una realidad de mercado que entonces acababa de despuntar, aclara poco por sí mismo, ya que nace empañado por el difuso concepto global xSP en el que encuadramos un sinfin de nuevos perfiles de provisión de servicios, desde los NSP (Network Services Provider) –en lenguaje llano: los operadores y proveedores de servicios de toda la vida– a los antaño arrolladores ISP y los más novedosos ASP, sin olvidar a los FSP (Full Services Provider), verdadero colmo de la pretensión terminológica. Conviene, pues, echar mano de algunas definiciones autorizadas que despejen el panorama.
Para IDC, “un MSP es un modelo de negocios emergente para la provisión de funciones de gestión de infraestructuras y sistemas mediante el hospedaje de un conjunto de software y servicios, vendidos por suscripción y entregados sobre una red”. ¿Dudas? Pronto surgirán más. En las páginas Web de la propia MSP Association se puede leer: “Un MSP suministra servicios de gestión de infraestructuras TI a múltiples clientes sobre una red y siguiendo el modelo de pago por suscripción”. Aclarando un poco más, se añade: “Algunas de estas compañías son firmas de software o firmas de gestión de red tradicionales que han creado un modelo de suministro de sus productos, soluciones y servicios como proveedor de servicios. Otras son compañías de la “nueva economía” que se han centrado en la entrega de sus servicios al creciente mercado e-business, a menudo a través de Internet”. Y aún más: “los tipos de soluciones que un MSP ofrece incluyen productos y servicios que permiten a las empresas mejorar la gestión de sus sistemas informáticos, redes, bases de datos y aplicaciones, así como el rendimiento y disponibilidad de esos recursos TI críticos.”

Entre los ASP y el outsourcing
Teniendo en cuenta estas definiciones, pronto vienen a la mente los modelos de ASP y de outsourcing convencional a complicar las cosas. ¿Una nueva capa con la que embozar más de lo mismo? Desde luego, hay que reconocer que, de entrada, suena igual que lo que han estado ofreciendo desde hace mucho algunas firmas como Telefónica, Vanco o EDS, desde hace menos los ASP. Si además se trata de servicios relacionados con Internet, el comercio electrónico o el más amplio concepto de e-bussines, el perfil se enreda con el de las firmas de hospedaje Web, los centros de datos Internet e incluso los ciberoperadores.
La MSP Association aclara –intenta aclarar– que, “a diferencia de los ASP, que entregan aplicaciones de negocio a los usuarios finales, los MSP ofrecen servicios de gestión de sistemas a los departamentos TI y otros clientes que administran sus propios activos tec

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información