| Artículos | 01 FEB 2004

Linux entra en la gama alta para empresas

LinuxWorld Expo & Conference
Siguiendo la tónica de la pasada edición, LinuxWorld Expo & Conference se ha centrado también en esta ocasión en la vertiente empresarial de Linux. Como telón de fondo, las múltiples denuncias de SCO por presuntos usos ilegales de su propiedad intelectual en el sistema de código abierto.

Durante la celebración de LinuxWorld Conference & Expo el pasado mes de enero en Nueva York, IBM, Novell y Sun Microsystems reforzaron el atractivo de Linux para el mercado empresarial, detallando productos ya disponibles y otros que serán lanzados en los próximos meses. En general, todos los lanzamientos y estrategias presentados por estos y otros suministradores persiguen hacer del sistema operativo un recurso más rápido, más potente y mejor dotado para grandes despliegues de aplicaciones en entornos empresariales.

Soluciones sobre hardware de 64 bits
Ya la edición de 2003 se centró en gran medida en Linux como plataforma empresarial. Si bien este año la feria ha seguido, en términos generales, una línea similar, las estrategias de los suministradores se han materializado en productos y anuncios muy concretos. Las herramientas de gestión necesarias para facilitar la operación de entornos Linux en entornos de empresa se han convertido en el centro de los esfuerzos de muchos suministradores, como Red Hat, que presentó un nuevo módulo de aprovisionamiento para su herramienta de gestión Red Hat Network. Este módulo permite a los administradores de sistemas instalar, desplegar, configurar y gestionar redes con plataformas Red Hat Linux. De momento, Red Hat Networks sólo puede gestionar sistemas operativos de este fabricante, pero es casi seguro que la próxima revisión del producto abra la plataforma al soporte de tecnología de terceros, según la compañía.
IBM reforzó su compromiso para llevar Linux a sus servidores basados en procesador Power; concretamente las líneas pSeries e iSeries, y ha ampliado su oferta con unas 300 aplicaciones para el sistema de código abierto capaces de trabajar en ambas plataformas servidor. La compañía se muestra convencida de que la unión del hardware de 64 bits y de la versión 2.6 de Linux convertirá a este sistema operativo en una robusta alternativa a Unix. “Realmente encontramos muy interesante la posibilidad de tomar el valor de Linux y llevarlo sobre Power”, aseguró Jim Stallings, director general de Linux en IBM. Opinión que coincidía con la de algunos usuarios, que consideraban que la oferta de Linux sobre Power podría reunir lo mejor de ambos mundos dado que sería posible, contando con la fiabilidad de los sistemas pSeries, elegir entre correr AIS 5L o Linux.
Como nuevo pero ya destacado jugador en el tablero del sistema de código abierto, Novell, a cargo de cuyo presidente y CEO, Jack Messman, corrió el discurso inaugural de la feria, presentó la beta de su sistema GroupWise 6.5 para Linux, cuya versión final estará disponible en la primera mitad del año en curso. El producto de mensajería ofrece soporte nativo de la aplicación de gestión de información de grupos de trabajo Ximian Evolution de Novell. Además, en un movimiento que simboliza la firme apuesta de la compañía por el desarrollo de código abierto, Novell anunció su entrada en el consorcio Eclipse. Esta iniciativa le permitirá ofrecer a los desarrolladores una estrategia de herramientas comunes proveyéndolas de un entorno más unificado para la construcción y puesta a prueba de las soluciones.
Intel aprovechó el encuentro para anunciar su decisión de introducir soporte de Linux en su chipset Wi-Fi Centrino. El driver que hará posible esta integración tecnológica será lanzado primero en formato propietario, y, una vez el fabricante haya encontrado el modo de “esconder” su tecnología wireless, con fuente abierta. Claramente, esta iniciativa, dada la popularidad de Centrino, contribuirá de manera decisiva a que Linux cale aún más en la mente de los usuarios.

Un horizonte conflictivo
Era difícil seguir la feria sin recordar los conflictos generados por las reiteradas denuncias de The SCO Group contra los grandes suministradores de Linux. Al conflicto entre SCO e IBM, cuando la primera denunció el pasado mes de marzo el uso ilegal de su tecnología Unix en parte de la oferta Linux de IBM, se sumaba una nueva demanda contra Novell. Según SCO, Novell estaría tomando parte “en los esfuerzos de algunos por denegar a SCO los derechos de Unix y UnixWare”. La demandante asegura que Novell ha afirmado poseer los derechos de Unix y Unixware, algo falso según sus argumentos.
El problema no es nuevo. Desde mediados de 2003 ambas compañías se han visto envueltas en una disputa legal para discernir quién es realmente la propietaria del código abierto de Unix System V. SCO alegó que éste código le pertenece puesto que el sistema operativo Linux contiene parte de su propiedad intelectual, a lo que Novell respondió asegurando que ya había adquirido previamente los derechos de algunas partes del código de Unix System V. Ahora, SCO también denuncia que Novell ha adquirido de forma inapropiada el registro de algunos derechos de la tecnología Unix, que ya estaban cubiertos por los propios derechos de SCO. Además, le acusa de haber realizado falsas declaraciones con el objetivo de provocar que determinados clientes se negaran a negociar con SCO, y del intento de bloquear su capacidad de ejercer derechos de autor.
El empeño de SCO por luchar contra todo aquel –gran– suministrador que pretenda hacer uso libre de Linux en aplicaciones empresariales ha despertado la suspicacia de muchos. Así, algunos expertos han apuntado en repetidas ocasiones la probabilidad de que SCO cuente con el apoyo informal de Microsoft para minar la fuerza del sistema operativo de código abierto, un competidor de creciente envergadura para Windows en las organizaciones.

Protección al cliente
Aunque consideran infundadas estas acusaciones, con el fin de contrarrestar el temor que en el cliente pudiera generar una supuesta utilización ilegal de Linux como sistema libre, Novell, SUSE Linux, Sun Microsystems, Hewlett-Packard y Red Hat han comenzado a ofrecer programas de protección e indemnización a los usuarios frente a posibles acciones legales por la utilización del sistema.
No obstante, IBM no se ha sumado a este tipo de iniciativas argumentando que no existe realmente necesidad de indemnizar a sus más de 6300 clientes Linux, por la sencilla razón de que la demanda abierta contra ella por SCO no tiene bases sobre las que sustentarse. Según Stallings, “los puntos alegados por SCO contra IBM no tienen fundamento, y por tanto prever indemnizaciones, tampoco”. No obstante, incluso si aún así algún cliente llegara a tener problemas, las principales distribuciones de Linux –Red Hat y SUSE– cuentan ya con programas de protección al usuario que contemplan la defensa de sus derechos contra eventuales acciones legales de The SCO Group.


Vías de entrada y salida a Linux
--------------------------------------------
IBM y Microsoft han coincidido en el lanzamiento de sendos programas de soporte técnico y de software con el respectivo propósito de introducir y sacar a los usuarios corporativos de los entornos Linux. Mientras que el programa Microsoft NT-to-Linux Migration de IBM pretende proporcionar una vía de migración de entornos Wind

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información