| Artículos | 01 ENE 2003

Las incógnitas del túnel

Perspectivas para 2003
Fernando Ujaldón.
Algunas noticias financieras positivas están haciendo preguntarse a los más optimistas si quizá ya ha pasado lo peor para la castigada industria de redes y telecomunicaciones. Lo que sí parece quedar claro es que el nuevo año plantea, al menos, un escenario con menos adrenalina, donde la cautela resulta básica para la supervivencia.

En los últimos meses de 2002, compañías como Nortel o Hewlett-Packard consiguieron aumentar sus debilitadas ganancias, mientras otros fabricantes, como Cisco, comenzaron a admitir que el incremento de la demanda se mantenía ya a un ritmo constante. En Wall Street, la recuperación de ciertos valores ha empujado el Dow Jones al menos un 20%, en menos de dos meses.
Al menos en Estados Unidos, se percibe ya un cauto optimismo que ha hecho renacer las esperanzas del mercado de fabricantes de equipos de telecomunicaciones. De acuerdo a las proyecciones de la consultora Infonetics, algunos segmentos del mercado de redes ópticas metropolitanas serían unos de los más beneficiados, pero las recomendaciones de los analistas apuntan a que los esbozos de recuperación no cambiarán radicalmente el panorama del sector: “Si existe ya alguna luz al final del túnel, es aún muy difusa. La buena noticia es que ya no retrocederemos”, señala Al Case, vicepresidente senior de Gartner.
Es así como ciertos fabricantes están adoptando una actitud conservadora, sin anticipar resultados altamente exitosos. El CEO de Cisco Systems, John Chambers, se ha mostrado confiado en que el camino hacia la salida de la crisis ha comenzado, pero, como prácticamente todos los expertos, se ha mostrado extremadamente cauto, prefiriendo enfatizar las prioridades de la compañía en la incursión de nuevos mercados, como el almacenamiento, la seguridad y las redes inalámbricas.
Desde HP, Carly Fiorina, también se muestra satisfecha por la marcha del negocio de la compañía, que en determinados segmentos ha conseguido optimizar cuentas y ahorrar unos 3.000 millones de dólares, como fruto de la fusión con Compaq. Un punto fuerte del año fiscal 2002 de HP han sido las ganancias generadas a través de su división de servicios, que consiguió aumentar los beneficios en torno al 14%.

La evolución del gasto corporativo
En este marco, los analistas no prevén, sin embargo, que el gasto de las empresas en infraestructuras de tecnologías de la información (TI) experimente un crecimiento realmente impactante a corto plazo. Gartner considera que la inversión de las compañías en TI se mantendrá plana durante 2003. Concretamente, desde la consultora se explica que las empresas han desplegado costosas infraestructuras tecnológicas en el momento del “boom” económico, y ahora necesitan rentabilizarlas mediante la incorporación y utilización de nuevas prestaciones. A corto plazo, las compañías concentrarán sus gastos en áreas clave como almacenamiento, seguridad y aplicaciones de integración.
Aunque parece quedar muy claro que la seguridad en general se ha transformado en uno de los principales focos de atención cuando se decide a qué destinar los presupuestos de inversión, las redes privadas virtuales (VPN), en particular, aparecen como la tecnología estrella en el panorama de los gastos corporativos. Infonetics señala que en los dos primeros trimestres de 2002 las VPN crecieron un 3%, para alcanzar después el 4% y, en breve plazo, el 10%. Este caso evidencia que los directores de TI de las empresas tienen en cuenta hoy más que nunca, entre los muchos factores de compra, que el retorno de la inversión sea cuantificable a un corto plazo.

¿Desconfianza o cautela?
Por otra parte, el mercado parece mostrar que si el gasto corporativo se inclina hacia nuevas tecnologías, no lo hace para su incorporación inmediata en los procesos de producción de las empresas, sino más bien con vistas a medir su potencial y evaluar su posible implementación en los próximos años, lo que muestra también una actitud marcadamente medida, producto de la necesidad ineludible de maximizar los presupuestos. Tal parece el caso del software destinado a los servicios Web, los servidores blade, redes SAN o tecnologías Grid, que representan actualmente el futuro de algunas compañías y que están entrando en escena, aunque muy tímidamente. Hasta finales de 2003 no parece probable que su incursión en la vida diaria de las empresas sea una realidad.
Pero algunos son aún más drásticos al elaborar sus percepciones. “No creo que haya ninguna tecnología a la vista que estimule a las compañías a invertir a lo largo del próximo año”, afirma Howard Rubin, vicepresidente de Meta Group. De hecho, son muchos los analistas de esta consultora con una perspectiva poco halagüeña del gasto que estiman se produzca a lo largo de 2003. Incluso, consideran que se producirá una contracción de la inversión en TI del 3 al 5% en comparación con la correspondiente a este año. Estos pronósticos son aún más pesimistas que los de la consultora Forrester, firma que augura un crecimiento del gasto en TI de tan sólo un 1% en 2003, mientras que IDC apunta a un aumento de entre un 2 y un 5%.

Prioridad: rentabilizar las inversiones
En el contexto mundial, durante 2002, operadores como WorldCom, KPNQwest o Interoute tuvieron que enfrentarse a situaciones límite que hicieron que muchas de ellas quedaran en el camino. En España el mercado de telecomunicaciones, ha sufrido un proceso de consolidación, tras la explosión experimentada en los últimos dos años. En este nuevo escenario de transformaciones, se han reforzado algunos actores, pero otros han padecido las consecuencias de un sector sobredimensionado.
En cuanto al mercado de los llamados carriers carrier, muy tocado en los últimos tiempos y con firmas ya desaparecidas, Javier López Otero, director general de LambdaNet España, considera que las soluciones al “bajón económico” de este negocio pasan inevitablemente por una estabilización del precio del ancho de banda, cuya caída libre durante el último año ha reducido de forma considerable los márgenes de las empresas que operan en el mismo. Otros puntos ineludibles son la búsqueda de sinergias entre operadores alternativos y de un modelo de coexistencia con el operador dominante, así como el despegue o madurez de aplicaciones que incrementan la necesidad de ancho de banda, entre las que se incluyen la videoconferencia, las redes privadas virtuales para empresas, el streaming de vídeo, etc.
A pesar de la destrucción de empleo durante 2002, el nuevo año se presenta como un potencial punto de inflexión, según señala Arjan Sundardas, especialista en TI y nueva economía del Instituto de Empresa, quien considera que el sector de las telecomunicaciones experimenta en España un crecimiento mayor al registrado en otros países del entorno europeo. Según explica Sundardas, “ ese crecimiento viene respaldado por servicios ya maduros, como la voz y guiado por nuevos servicios como la banda ancha y los servicios de valor añadido”. Sin embargo, la mayoría de los analistas parece coincidir en que aún no se ha conseguido en nuestro país el grado de crecimiento deseado, fundamentalmente en lo que respecta al nivel de competencia, que aún no es muy elevado.

Para remontar el bache
Francisco de Sebastián, director general de

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información