| Artículos | 01 JUN 2005

"Las comunicaciones multimedia cambiarán radicalmente el modelo hoy existente"

Casimir Alonso, presidente y director general de Nortel Iberia
Ana Segura.
Nortel ha culminado el proceso de reestructuración de los últimos años y se encuentra, según su nuevo presidente y director general en Iberia, Casimir Alonso, preparada no sólo para afrontar el nuevo escenario de las comunicaciones, que tendrá en las redes convergentes su máximo exponente, sino para ser uno de los artífices de esta revolución que ya se está produciendo y que supondrá un cambio del paradigma actual.

Tras un ciclo de seis años en Nortel bajo la dirección de Jordi Casamitjana, ¿qué aporta Casimir Alonso a la estrategia de la compañía para el mercado ibérico? ¿Qué retos se ha fijado y cómo piensa acometerlos?
- Me he encontrado con una compañía con muy buena salud y muy buen espíritu. Casamitjana hizo un gran trabajo y su legado es un equipo humano con mucho empuje y ganas de hacer cosas. Llevo tres meses escasos en mi nuevo cargo pero pretendo llevar a Nortel en Iberia a la posición de liderazgo que le corresponde y tiene en otros países con más trayectoria. Estamos enfocados a ofrecer a nuestros clientes las mejores soluciones en cada momento, y en esa línea vamos a ampliar significativamente la posición de Nortel en la región.

Y para conseguirlo, ¿cuál es la estrategia a seguir? Porque aunque destaca la buena herencia dejada por Casamitjana, lo cierto es que los resultados de 2004 no son muy brillantes. ¿Qué espera Nortel realmente de 2005?
- En 2004, Nortel tuvo un crecimiento muy significativo en España, cercano al 40%. Para el año 2005, la previsión pasa también por un incremento en la facturación de dos dígitos, probablemente por encima del crecimiento del sector, en aquellas áreas claves en las que nos movemos: convergencia, comunicaciones y redes convergentes multimedia, extremo a extremo; el segmento enterprise, que abarca productos y servicios para empresas e instituciones; y, por último, todo el entorno específico del mundo wireless y los operadores de telefonía móvil, donde la actividad de Nortel en la región es muy significativa.

¿La caída en la facturación en el pasado ejercicio es en cierta medida un castigo por posibles irregularidades en las cuentas o simplemente reflejo de la evolución del mercado?
- En 2004, Nortel hizo un esfuerzo muy significativo en todo el proceso de reestructuración que ha implicado la revisión de las cuentas anuales de 2000 a 2004. Con la publicación hace unos días de los resultados del año pasado se dio por culminado este proceso. Ha sido largo y duro, sin duda, pero a la vez extremadamente importante para nosotros, y en buena parte, por lo que significa que una compañía de nuestro tamaño haga un análisis de este tipo, por iniciativa propia, además. Todo ello para aplicar de forma exhaustiva los nuevos criterios contables. La lectura que hacemos de los resultados, por contra, son altamente positivos, ya que demuestran un crecimiento secuencial trimestre a trimestre del 20%, una mejora de nuestra posición de cash de 300 millones de dólares, sólo en el cuarto trimestre, y unos resultados de este periodo positivos de más de 100 millones. Con todo ello, es cierto que el global del año arroja una cifra negativa de 54 millones. Sí hay un decrecimiento en facturación con respecto a 2003, pero en un año en el que lo que hemos hecho es reemitir todos los resultados de la compañía en los últimos cinco años, lo que se está demostrando es la alta solidez y honestidad de Nortel. Y también son positivas las previsiones para 2005. Creemos que se ha cubierto una etapa importante y ejemplarizante en muchos sentidos en el entorno del mercado.

Recientemente Nortel ha adquirido PEC Solutions para reforzar su posición en el sector público estadounidense, ¿significa esto que van a hacer un gran foco en esta área?
- Una de las líneas claves de actuación de Nortel es el mundo de la seguridad. Por una serie de motivos históricos llevamos el concepto de seguridad dentro de nuestro ADN, pero hasta ahora no hacíamos gala de ello. El acuerdo alcanzado con PEC, como otros, se va a traducir en nuevos productos y servicios en una serie de áreas relacionados con el entorno de seguridad y negocios con la Administración, que en España tardarán más tiempo en plasmarse, aunque aquí ya tenemos un fuerte posicionamiento en el sector público, y vamos a seguir ofreciendo nuevos productos y servicios siempre con ese enfoque de seguridad y fiabilidad. El nuevo entorno del mundo de las comunicaciones requiere un nuevo concepto en el área de seguridad y eso es lo que Nortel está tratando de aportar. En parte a través de nuestra tecnología base y en parte a través de las adquisiciones.

Actualmente Nortel tiene una fuerte presencia en operadores y proveedores de servicio, ¿dejará algún día de estar a la sombra de Cisco en el mundo corporativo?
- Nuestro negocio enterprise representa el 25% a nivel mundial, y el 35% en Iberia. Nortel co-lidera el primer puesto del mercado de soluciones de telefonía IP para empresas, y somos número dos en soluciones de transmisión de datos para este segmento, lo que muestra una posición de fortaleza. No comento sobre la posición de otros fabricantes, aunque debo reconocer que Cisco es un gran jugador, pero para Nortel su situación conlleva una satisfacción muy significativa. No sólo eso sino que además entendemos que nuestra aportación por estar simultáneamente en los dos mundos, carrier y enterprise, es singular pues podemos trabajar tanto con las empresas como con los operadores, con soluciones plenamente integradas y que encajan perfectamente. Aparecen unas sinergias importantes que vamos a ir desarrollando.

¿Cómo se traduce ese liderazgo de Nortel en tecnología IP en nuestro país, cuando aquí parece que sigue siendo un futurible? Y por otro lado, ¿cómo se combina esta apuesta con el hecho de que el 60% de las ventas de su compañía siga generándose de la venta de equipos tradicionales de voz?
- La evolución a la telefonía IP, las comunicaciones multimedia, es imparable. Al principio era difícil percibir el crecimiento que se estaba produciendo, pero su propia dinámica llevará a su explosión. Hoy ya hemos salido de la fase experimental. Hay grandes instalaciones de IP en el mundo migradas desde redes de telefonía tradicional. Hace pocos meses anunciamos el mayor centro de llamadas europeo, con 10.000 agentes, todo ello basado en telefonía IP. En España hay en estos momentos proyectos muy grandes basados en esta tecnología. Todavía estamos en la fase en la que se ve la ebullición, pero en breve asistiremos a su explosión. Las últimas cifras que apunta IDC prevén una multiplicación por cinco de este mercado en España en los próximos años, que pasaría de generar 50 a 250 millones de euros.

A pesar de los datos que apunta, nuestra percepción no es tan brillante, ¿qué falla en el discurso de la convergencia: claridad de concepto, costes, complejidad…?
- Como digo, este mercado ha superado la fase experimental. Hay grandes instituciones en España haciendo el cambio a IP, otras ya lo han hecho, aunque es cierto que nos encontramos en el primer estadio, que no implica más que la sustitución de la telefonía TDM por IP. De ahí a que exista una verdadera telefonía multimedia, convergente, queda un mundo. Se ha sa

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información