| Artículos | 01 MAR 2002

Las bases de la Internet Móvil

Phil Roberts.
El nuevo IP representa una de las tecnologías clave que impulsarán los servicios móviles de datos, tanto por su mayor espacio de direcciones como por su arquitectura, que mejora y simplifica el despliegue de nuevas ofertas.

Aunque con pobres resultados hasta ahora en el segmento empresarial de la demanda, los servicios de datos sobre redes móviles no son nada nuevo. Pero es ahora cuando la sinergia nacida de la confluencia de factores como la aparición de nuevos dispositivos, tecnologías de networking “always-on” y aplicaciones optimizadas puede invertir la tendencia.
Entre otras estrategias para expandir el mercado de usuarios empresariales, los operadores móviles pretenden introducir una diversidad de pequeños dispositivos de mano (handheld) capaces de proporcionar una gran variedad de servicios de datos corporativos sin necesidad de utilizar laptops. Existen ya de hecho asistentes digitales personales (PDA) que permiten visualizar y manipular la mayoría de los archivos de textos utilizados comúnmente, hojas de cálculo y correo electrónico. Esta nueva generación de dispositivos fomentará la aparición de aplicaciones móviles para empresas, como la gestión remota de información personal y fuerzas de ventas.
Además, los servicios multimedia móviles incluyen nuevas tecnologías tan prometedoras como cámaras digitales de mano y videoteléfonos, que permiten a los usuarios no sólo ver a la gente con la que se están comunicando sino también disfrutar de aplicaciones orientadas al ocio, como descarga de música y juegos interactivos, que pueden requerir un elevado ancho de banda. Asimismo, se producirán importantes innovaciones en la forma en que los proveedores cobran sus servicios, como la facturación subvencionada, facturación inversa (llamadas a cobro revertido), acceso premium y libre de peaje.
El éxito de servicios tales resultará no sólo en decenas de millones de dispositivos de mano conectados, sino también una tecnología que proporcione a los usuarios una identidad estable y siempre alcanzable y que soporte una rica mezcla de capacidades de networking. El enorme número de nuevos dispositivos requiere un amplio espacio de direcciones como el que proporciona el nuevo IP. La capacidad de estos dispositivos para estar siempre conectados (always on) y la necesidad de ser accesibles a través de una identidad estable también es proporcionada con IPv6. Además, estos dispositivos requieren tener poca carga de configuración, y el nuevo protocolo ofrece autoconfiguración independientemente del servidor (serverless).
Por otra parte, la obvia movilidad de estos dispositivos exige un protocolo sólido capaz de soportarla, que también es proporcionado por IPv6. Y la expectativa tanto del cliente como del operador en relación con que sus datos sensibles no sean expuestos al mundo o que las redes no se vean desbordadas por un exceso de demanda obliga a soportar servicios seguros, precisamente otra de las características clave de IPv6.

Parches provisionales
La necesidad más inmediata en la tecnología que permitirá la aparición de estas redes y servicios es la escasez de direcciones en el mundo IPv4. Algunos suministradores están construyendo dispositivos basados en el ampliamente conocido NAPT (Network Address and Port Translation), que fue introducida en la década de los noventa como una forma de ampliar el espacio de dirección de IPv4 y se puso rápidamente de moda. Esta alternativa es una funcionalidad estándar en muchos dispositivos de bajo coste con capacidades de servicios de datos de alta velocidad orientados al hogar.
Aunque esta vía puede ayudar a aliviar la congestión en el espacio de direcciones, no carece de sus propios problemas. NAPT rompe en esencia la transparencia de la comunicación de extremo a extremo y lleva a la creación de un software especial Application Level Gateway para adaptar unos protocolos que no fueron definidos para trabajar con esta tecnología entre los puntos finales.
La introducción de NAPT incrementa la carga de procesamiento de los elementos de la red. Y, lo que es más importante, la presencia de tecnología NAPT dificulta el mantenimiento de una identidad de usuario estable cara al exterior. Esto limita seriamente la clase de aplicaciones que pueden ser utilizadas en estos dispositivos.

Motores del cambio
La iniciativa 6Bone fue creada para probar la interoperatividad de servicios IPv6 y cuenta con cientos de sitios, en su mayoría universidades, laboratorios de investigación y fabricantes, que están probando el nuevo IP. Pero el despliegue comercial de IPv6 en ISP es todavía limitado. Para los operadores de móviles, como siempre, el componente clave para prestar servicio en sus redes es el handset móvil, ya sea un teléfono o algún tipo de PDA.
La comunidad móvil europea ha mostrado un gran interés por la adopción de IPv6 especificando su utilización en las normas básicas de General Packet Radio Service (GPRS). Además, ya hay especificaciones definidas para la operación del nuevo IP sobre handsets móviles. En cuanto a la 3G, es de destacar el paso significativo que dio la organización de estandarización 3gpp al establecer que todos los protocolos Internet Multimedia Service (IMS) para UMTS han de operar sobre IPv6 y sólo sobre IPv6. Tal medida implica que todos los dispositivos móviles que utilicen IMS y aquellos elementos de red que los soporten han de estar actualizados al nuevo IP.
Hasta hace poco IPv6 era visto como una tecnología interesante sin business case ni demasiado momentum en el mercado. Sin embargo, ahora emerge como una importante, si no esencial, opción de direccionamiento para Internet Móvil, quizá la primera razón real para la adopción de IPv6 por parte de los operadores, que probablemente serán los que lideren el cambio al nuevo protocolo.


Una transición suave
-----------------------------
El despliegue de IPv6 no obligará a deshacerse de las redes actuales. Los diseñadores del protocolo eran conscientes de que era clave asegurar una transición suave durante la cual convivirán ambos mundos. Es probable que los dispositivos finales operen en redes que tengan algunas capacidades v6 y otras v4, por lo que será necesario el uso de una pila de protocolo dual. Un ejemplo son los hadsets móviles que pueden utilizar algunos servicios sobre v4 (como acceso Internet general a sitios convencionales) y otros sobre v6 (servicios IP multimedia). La infraestructura que soporte este tipo de operación también tendrá soporte de pila de protocolo dual. Además, deben instalarse gateways que transporten los paquetes IPv6 e IPv4 en función del tipo de usuarios.
Los diagramas adjuntos muestran una posible evolución de las redes GPRS hacia el soporte de servicios basados en IPv6, empezando con GPRS y llegando al soporte completo de IMS. El primer diagrama introduce los componentes clave para el networking de datos en un sistema GPRS. Aquí, el handset tiene la habilidad de abrir contextos PDP IPv4 y contextos PDP IPv6. Un gateway termina ambos contextos y envía el tráfico v4 a través de sus interfaces v4. El tráfico IPv6 es dirigido a través de túneles v4 a routers con capacidades v6 que tienen acceso a plataformas de servicio IPv6.
Es de destacar que todo el equipamiento de acceso por radio está basado en protocolos convencionales, incluido IPv4. En este escenario IPv6 no será necesario durante algún t

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información