| Artículos | 01 JUL 2006

La UE propone dividir los ex monopolios de telecomunicaciones

Reforma de la regulación
Arancha Asenjo.
Bruselas ha presentado una batería de iniciativas destinadas a cambiar el marco regulador del mercado de telecomunicaciones europeo. Entre ellas figura la segregación en servicios e infraestructuras de los operadores tradicionales y la creación de un único organismo regulador paneuropeo.

Con el ánimo de mejorar la competencia entre los operadores de telecomunicaciones, el comisionado europeo para la Sociedad de la Información, dirigido por Viviane Reding, pretende renovar la actual regulación vigente desde 2002. La más llamativa de las medidas propuestas es “la separación estructural de los operadores dominantes en cada mercado”, a imagen y semejanza de los modelos adoptados en Reino Unido y Estados Unidos; de esta forma, el operador perdería el control sobre su red y se incrementaría la competencia. “La mayoría de los americanos obtienen más rápidamente el acceso a Internet de los suministradores de cable que de los operadores de telecomunicaciones. Aquí los consumidores dependen del DSL de las compañías telefónicas porque no tienen elección”, apostilla Reding.
Asimismo, la comisaria europea propone mejorar el espectro para sostener la ventaja competitiva de Europa en el sector de las telecomunicaciones mediante la liberalización parcial de su uso. De esta forma, las empresas adjudicatarias podrían decidir qué nuevos servicios quieren lanzar y con qué tecnología. Además, se plantea la posibilidad de poder comprar y vender los derechos de utilización del espectro, una medida que imprimiría un mayor dinamismo en el mercado. Se prevé que estos cambios en la gestión del espectro radioeléctrico generen un ahorro de 9.000 millones de euros anuales.
Una tercera línea de actuación afectaría a los SMS, un medio de comunicación que ha experimentado una gran explosión en los últimos años. El comisionado sugiere aplicar una medida similar a la impuesta para las llamadas: estipular el coste mayorista que cobran los operadores por los mensajes de texto recibidos en sus redes y originados en las de la competencia.
El programa de Reding contempla también limitar los métodos de supervisión de los mercados minoristas, por considerar que existe suficiente competencia y eliminar la regulación a priori del acceso de los operadores virtuales a las redes móviles y de los servicios de transmisión de contenido audiovisual.
Esta batería de medidas se consultará con la industria, el Parlamento Europeo y los gobiernos nacionales hasta finales de octubre. Antes de terminar el año estará lista la propuesta legislativa, cuya entrada en vigor está programada para 2010.

La industria se pronuncia
La revisión del reglamento de las telecomunicaciones que quiere acometer Bruselas ha recibido críticas por parte de los antiguos monopolios y alabanzas de los pequeños competidores. La European Competitive Telecommunications Association (ECTA) ha dado la bienvenida a estas propuestas, especialmente a la posibilidad de realizar una “separación funcional” similar a la adoptada en Reino Unido. “Estamos muy satisfechos de que la Comisión haya reconocido la importancia de la competencia a la hora de generar inversiones e innovación, y de que esté comprometida con la búsqueda de soluciones”, afirmó Steen Clausen, director general de ECTA. “Sin embargo, al plantear la retirada de los mercados de distribución del marco regulador, la Comisión podría hacer peligrar los muchos beneficios disfrutados por los consumidores con la normativa actual”.
La European Telecommunications Network Operators Association (ETNO) no se muestra tan complaciente. Su director, Michael Bartholomew, opina que las propuestas de Reding amenazan las inversiones en las telecomunicaciones europeas, ya que “las empresas no actualizarán sus redes si están forzadas a abrirlas a sus competidores. Es inaceptable para el futuro de la sociedad de la información europea”.


Una CMT a la europea
------------------------------
El encargado de aplicar las modificaciones que surjan tras la remodelación de la actual normativa sería un regulador de telecomunicaciones único para toda la UE, inspirado en el modelo del Banco Central Europeo. Este organismo coordinaría las actuaciones de los 25 organismos reguladores nacionales que existen actualmente; una situación que “supone un obstáculo para el mercado interior y para una competencia eficaz”, señala Viviane Reding, comisaria europea para la Sociedad de la Información.

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información