| Artículos | 01 MAY 2005

La historia interminable

Cinco medidas para impulsar el sector
Eugenio Pedrero.
A finales de febrero, el Gobierno anunciaba un paquete de medidas para la mejora de la productividad española, en el que iban incluidas cinco iniciativas referidas directamente al sector de telecomunicaciones. ?Reliberalización? del sector, ?impulso??, a esas cinco medidas se les ha llamado casi de todo; excepto una: ?la historia interminable?. Para el que tenga memoria histórica, justo cuando se estaban presentando esas cinco medidas, se cumplía el séptimo aniversario del principio del proceso de la liberalización total del sector en España, ocurrido a lo largo de 1998. Ha llovido mucho desde 1998. Pero no en forma de agua, sino en forma de normativa. Desde aquel febrero de ese año en el que Retevisión realizaba su primera llamada de telefonía fija se han sucedido tres leyes generales de telecomunicaciones distintas, y cinco ministros diferentes con competencias directas en el sector (Rafael Arias Saltado, Ana Birulés, Josep Piqué, Juan Costa y José Montilla). Estos cinco ministros han ejercido su poder desde tres ministerios distintos (primero fue Fomento, después el de Ciencia y Tecnología, ahora el de Industria). Por su puesto, cada uno ha tenido su equipo de coroneles. Si con Arias Salgado el secretario de Estado de telecomunicaciones fue José Manuel Villar, con Birulés llegó Baudilio Tomé. Carlos López Blanco sobrevivió a Costa, aunque le nombrara Piqué. Y finalmente, Montilla se ha traído a Francisco Ros. Todo este rosario de nombres ni siquiera tiene en cuenta a los ministros de Economía y/o Hacienda, que de alguna manera también han influido y ejercido su poder en materias como la fijación de precios de Telefónica y el nombramiento de los máximos responsables de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). En cuanto a este organismo, ha habido dos presidentes, y está a punto de llegar otro. Entre tanto trasiego, encontrar la palabra ?continuidad?, más que una casualidad, sería un milagro. La ruptura de la línea normativa y de su coherencia no sólo se ha producido entre ministros de distintos partidos. Ha sido una constante incluso entre ministros de la misma formación política. Por ejemplo, donde Arias Salgado apostó por el incipiente modelo de ADSL y la banda ancha, Ana Birulés impuso otro, el de la tarifa plana para banda estrecha. La falta de continuidad también se ha producido, incluso, entre ministros del mismo partido aunque mantuvieran como nexo de unión el mismo secretario de Estado de telecomunicaciones. Es el caso de Josep Piqué y su sucesor Juan Costa. Mientras el primero se empeñó en dejar total libertad para los precios de los móviles, el segundo hizo un amago de regular las tarifas de los mensajes cortos premium. Idas y vueltas Para muchos, las cinco medidas que ha anunciado el Gobierno socialista este año, apadrinadas por Montilla, son la gota que colma el vaso del hastío. A comienzos del mes de marzo, César Alierta, presidente de Telefónica, se reunía con un grupo de personalidades del mundo de las telecomunicaciones y las tecnologías en una cita distendida para charlar sobre su forma de ver el panorama actual del sector, sus retos estratégicos, la metamorfosis del negocio, su visión del mercado. Convergencia, ADSL, Voz IP, UMTS, contenidos, adquisiciones en Latinoamérica y en Europa, retribución al accionista vía dividendos, buen gobierno corporativo?, ninguno de los temas que preocupan al presidente de Telefónica se quedó en el tintero. Pero sin dejar de ser interesante todo lo que habló, lo más impactante llegó a los postres. Alierta, de forma humilde y sincera, vino a decir que, después de los años que ha estado en el sector ?a mediados de 2000 fue nombrado presidente de Telefónica?, sigue habiendo algo que es incapaz de entender, que no le cabe en la cabeza, que se le escapa: la incertidumbre regulatoria. A Alierta, un señor que tiene a gala decir que es de Zaragoza y que llama a las cosas por su nombre, le avala la realidad. Si por algo se ha caracterizado la regulación de las telecomunicaciones en España desde que se inició la liberalización total del mercado ha sido por las decenas de viajes que se han hecho de ida y vuelta. Igual que cada maestrillo tiene su librillo, cada ministro que ha aterrizado en el sector de las telecomunicaciones ha venido cargado con un paquete debajo del brazo en forma de nuevas normas, como si quisiera autoproclamarse como el gran paladín de la liberalización telefónica y la bajada de precios. El de Montilla se presentó oficialmente el 2 de marzo. Ese día, el Gobierno dio cuenta, a través de casi cien páginas de literatura, de otras tantas medidas de ?impulso de la productividad?. Eran las cien medidas anunciadas apenas una semana antes, el 25 de febrero, y entre las que figuraban las cinco actuaciones referidas al sector de las telecomunicaciones. Un análisis exhaustivo y en retrospectiva lleva a la conclusión de que esas medidas específicas de telecomunicaciones son, en el mejor de los casos, una vuelta de tuerca a iniciativas normativas ya existentes. En el peor de los casos suponen un borrón y cuenta nueva. Sin prejuzgar su efectividad, ya que de momento, y después de un mes del anuncio las medidas siguen siendo eso, un anuncio, lo cierto es que las críticas ya han surgido. Desde distintos ámbitos, como, por ejemplo, Astel, la Asociación de Empresas Operadoras y de Servicios de Telecomunicaciones, se ha criticado abiertamente la falta de debate existente en la preparación de esas medidas. Porque, en realidad, ¿qué tienen de especial? ¿Aportan algo? ¿Cuáles son sus pros y sus contras? ¿No hay cosas más importantes que resolver? El que sigue es un repaso del último paquete legislativo que se avecina en telecomunicaciones: 1- Información telefónica: ¿siempre es bueno liberalizar? Según las medidas propuestas por el Gobierno, los ministerios de Economía y Hacienda, y de Industria, Turismo y Comercio adoptarán las iniciativas necesarias para proceder a la modificación del marco de regulación de tarifas de Telefónica, de modo que queden liberalizados los precios de información telefónica. A juicio del Gobierno, ?la existencia de un precio regulado en el marco del servicio universal junto con un mercado liberalizado genera distorsiones en el normal funcionamiento del mismo?. ¿Qué hay debajo de esta medida? Telefónica de España, desde noviembre de 2002, según una resolución de la CMT, dispone de dos números de información telefónica nacional, el 11822 y el 11818. Con el primero puede operar en igualdad de condiciones con el resto de operadores (Telegate, Conduit y otros). Es decir, está liberalizado. El 11818 es el que sustituyó al 1003. Sus precios y sus servicios están regulados. Telefónica no puede cobrar más de 0,3546 euros por conexión, ni puede realizar otros servicios que no sean los de informar del número de abonado contemplados en las guías telefónicas de papel. Pros: Son pocos. La liberalización, a priori, es buena. Deja que las fuerzas del mercado interactúen, lo cual lleva a más competencia. Ahora bien, este principio universal es discutible dependiendo de la situación de la que se parte. Es lo que lleva a los contras, que son muchos. Contras: El mercado de los números 118 mueve más de 72 millones de euros en España pero Telefónica y sus distintas filiales (TPI, por ejemplo) controlan el 80%. La CMT advirtió en su último informe anual que ?el grupo Telefónica encuentra ventajas derivadas tanto de la universalidad de su marca como del mejor aprovechamiento de sinergias con otras actividades en las que su posición de antiguo monopolio también lo coloca en una buena situación de partida?. Liberalizar el número 11818 posiblemente refuerce ese poder de Telefónica. Este grupo no sólo contaría con dos números para competir libremente; también podría imponer precios en un mercado donde los márgenes ya de por sí son escasos. Una de las obsesiones de Telefónica ha sido que se liberalice el 11818. Montilla viene a cubrir ese deseo. A partir de ahí surgen varias pregunt

Contenidos recomendados...

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información